¿Cuánto creen que puede durar el amor?

Chiara: ¿A cuántos años te refieres? No sé si 20. No he tenido relaciones largas. No hay que dar nada por sentado. Si supiera estaría en una relación muy larga. No sé todavía como hacerla durar mucho tiempo.

Christophe: El problema en definir eso es que tenemos amores que duran más que las relaciones. La duración de una relación no determina la duración del amor. Hay amores que duran cierta cantidad de tiempo, la relación termina, pero el amor continúa existiendo.

¿Cuál es tu concepto del amor? ¿Cuándo tenías 15 años tu concepto del amor era diferente al de ahora o es el mismo?

Chiara: Todavía tengo 15 años en mi interior. Coincido con este concepto que es verdad que a pesar de que una relación termine, aún hay algo que te vincula a esa persona para siempre. De algún modo. ¿Te refieres a si algo cambió en la película?

No, me refiero a tu idea del amor. ¿Es el mismo cuándo tenías 15 años? ¿Cuál era el concepto a esa edad, y cuál es ahora?

Chiara: Creo que aun pienso que cuando te enamoras podría durar para siempre, lo mismo que pensaba a los 15 años. El tema es que cuándo uno crece, pasas por experiencias que te hacen ser un poco menos ingenuo. Pero aún mantienes las mismas ilusiones de cuándo tenías 15 años.

El concepto del amor ha cambiado muchísimo en los últimos 10 o 20 años, porque veo que la gente no da segundas oportunidades. O no tienen la pasión para decir “Ok, veamos qué pasa. Estamos corriendo, es un amor bastante rápido. ¿Cuál es el concepto de amor de ahora?

Chiara: Es una pregunta filosófica.

Christophe: El problema es que esta conversación es acerca del amor. La pregunta es ¿El amor es la entrega a otros? ¿O mas bien el amor a otras personas está centrado en nosotros? Somos sospechosos. ¿Qué pasa si nosotros creemos que el amor es fuerte, pero la persona está más bien ausente? No cuestionamos nuestro amor por otros, no admitimos eso. No creemos que las cosas hayan cambiado los últimos años. Es verdad que, si miras el contexto de la cultura, el amor no es el mismo. Efectivamente ha cambiado en los últimos 10 o 20 años. Es verdad que si miras el contexto cultural el amor no es igual. El divorcio, el matrimonio, la infidelidad no es lo mismo en Paris, en Argentina, en Rusia o en Dubái. Pero en términos específicos de que es el amor, creo que, si lees una novela del siglo XIX, ves que el concepto en sí del amor, no ha cambiado.

¿Hay alguna inspiración o hay ciertos elementos de La ventana indiscreta de Hitchcock?

Christophe: Si, por supuesto. Cuando empiezas a escribir la historia acerca de alguien que espía a otros, es inevitable, no puedes no pensar en La ventana indiscreta de Hitchcock. Es como escribir de la vida de Jesús y no leer el nuevo testamento. Sí, cuando estaba haciendo esta película, vi la película de Hitchcock otra vez, ambos personajes voyeurs. Pero la principal diferencia es que el personaje interpretado por Chiara es un voyeur de su propia vida. Está mirando al otro lado de la vereda, pero se está mirando a si misma.

Viendo la película, tenemos la sensación de que las puertas de la habitación son como las puertas del espíritu ¿concibes el espacio como un espacio de montaje?

Christophe: Tienes razón. Es la primera vez que filmo en un estudio. Pensaba en el cine de La nueva ola, la idea de filmar en estudio era pasado de moda, era cine anticuado. Para mí, la película es enteramente sobre sus pensamientos, de sus ideas que se llevan a cabo en su cabeza. Es como una serie de muñecas rusas. Las reglas y el uso del espacio tenían que reflejar eso. Tenías que entender, había que ayudar al espectador a entender que los pensamientos vagaban no estaban en foco, pero los pensamientos guían estos pasos de habitación en habitación, por los pasillos, no directamente hacia un lugar.

¿Cómo fue la relación de colaboración entre Uds.? ¿Cómo comenzó? ¿Cómo evolucionó? 

Chiara: Comenzó cuando Christophe hizo Love songs. Fue divertido porque generalmente cuando conoces a un director, te dice: “Te vi en esta película y te quería conocer” pero Christophe no fue así, él necesitaba a gente que pudiera cantar en su película, entonces me dijo: “Escuché tu disco y te quiero en mi película”. Fue bien original desde un comienzo. Fue un personaje pequeño, tenia como 10 días de rodaje, y el ultimo día de rodaje, estaba triste, casi llorando, de estar terminando la película. Es difícil cuando tienes un personaje pequeño, porque la película sigue y tu terminas. Él me dijo que ibamos a trabajar de nuevo juntos y pensé que estaba diciéndome esto para hacerme sentir menos triste, para confortarme, y para deshacerse de mí, para que me fuera del set. Pero mantuvo su promesa. Me llamó de vuelta muy luego y 2 años después hicimos planes para Lena. Es genial porque es interesante escucharlo responder estas preguntas, porque nunca hemos hablado de lo que piensa cuando hace sus películas. Es interesante escuchar su punto de vista. Digo esto para explicarte que entre nosotros hay algo, no sé, quizás no es cierto, pero es lo que siento. No hay necesidad de muchas explicaciones. Hay algo que no puedes explicar. Es un entendimiento mutuo y mucha confianza, por mi lado.

Esto es algo que fue inmediato, cuando nos conocimos para Love songs. La cosa es que es difícil cuando terminas con Christophe porque lo que te da para trabajar, el material, el personaje, la historia, son tan únicos. Es la quinta vez que trabajamos juntos. Cada vez inventa algo nuevo, para que no comencemos de nuevo lo que hicimos antes. Es muy emocionante para un actor que se le entreguen todas estas herramientas. No pasa muy seguido. Desafortunadamente él siempre te lleva a un lugar que no pensabas ir. Me hizo bailar, me hizo cantar, es superficial siempre, es raro, porque siempre sin decir nada, te entrega una experiencia en que descubres algo de ti misma que nunca habías pensado antes. Esto es algo muy increíble. Es maravilloso hacer un trabajo en que lo pasas bien, más encima, cuando tienes suerte, con alguien como él, pasas los límites que pensaste que nunca cruzarías. En este caso fue divertido porque generalmente hacemos historias dramáticas. Es la primera vez que hacemos algo más liviano, muy divertido y gracioso. Fue divertido para nosotros. Cuando hablamos de este proyecto, cuando estaba empezando el guion, me dijo: “Esta vez quiero que el personaje femenino use todos los códigos de los clichés masculinos, pero los pondremos en una mujer”. Tiene amantes, le dice a su marido que es normal, no está mal, es un juego. Eso fue divertido para mí, además que el uso del cuerpo es muy especial. Algunos directores no van a usarte por completo. Pero con él siempre hay un uso del cuerpo, y en este caso el lenguaje corporal es muy fuerte, y creo que es interesante el contraste entre los diálogos que están muy escritos para nosotros, muy literales, y el cuerpo es muy libre. Se genera una mezcla que hace que sea más liviano. Los franceses tienen la tendencia de hacer películas donde hablamos mucho y son pesadas. Pero en este caso hay algo muy orgánico. Desafortunadamente esto no pasa muy a menudo.

Christophe: Cuando empecé a escribir el guion, me dije a mi mismo tengo una idea de la musicalidad, una idea del ritmo, cómo debiera sonar la frase. Llego al set y casi siempre, inevitablemente, el actor no lee las líneas de la forma que imaginé. A veces es mejor, pero otras veces les tengo que corregir y decir cómo lo quiero, lo que es extraordinario de Chiara, es que ella lee las líneas la primera vez en el set y suena exactamente como lo imaginé. Es como si supiera, lo que estaba tratando de hacer, tan bien como yo. Eso es algo extraordinario. De hecho, tenía este proyecto de trabajar con ella en una adaptación de una novela, estuve esperando años por los derechos, en un punto pensé que no podía perder tiempo mientras tanto, así que quería escribir otra cosa para ella. Tenía una foto en mi casa de ella sonriendo con la ceja un poco levantada. Pensé que en el gesto era igual a Cary Grant, la misma mirada, la repetividad, la precisión, el encanto del actor norteamericano de los años 40, tenía una distancia que encontraba tan deliciosa en sus interpretaciones.

¿A quién se le ocurrió la idea de incorporar a Benjamin Boule? Pensé en esa idea de llevarlo a los límites. Uds. estuvieron casados alguna vez, ¿No fue muy delicado? 

Chiara: Quizás esto responde la pregunta de cómo hacer el amor durar. El amor puede evolucionar a otra forma. Si ya no estas juntos, hay otras formas de hacerlo evolucionar no de que lo decidas, pero de repente miras y te das cuenta de que seguimos haciendo cosas juntos, y no estamos juntos. Con Benjamin es la primera vez que filmamos una película juntos, pero en los últimos 10 años hemos trabajado en música juntos, hemos hecho conciertos, el trabajo, siempre ha estado ahí entre nosotros. Es algo que duró, a pesar de que terminamos. Quizás esto es la manera de decir cómo dura el amor, si hace metamorfosis a otro tipo de relación, que se basa en amor, pero no en el amor como pareja. Para mí no fue extraño trabajar con él, fue muy bueno porque creo que yo estaba sorprendida de lo que entregó al personaje, la ternura, algo que no he mostrado en pantalla antes. También fue divertido reírme de él a veces porque hace un personaje totalmente inventado, él nunca ha abierto la lavadora. Le dije que tenía que hacer coaching para aprender a sacar la ropa de la lavadora, algo que nunca ha hecho. Nos reímos de eso. Fue idea de Christophe, yo no fui la que pensó en Benjamin para el personaje. Pero fue una gran sorpresa. Fue algo muy natural porque cantar en el escenario da tanto miedo, que cuando haces eso con alguien, luego es fácil actuar con esa persona, y nuestra relación pasada no es algo que trajo cosas raras en el proceso de trabajo para mí. Pero nunca hemos parado de trabajar juntos. Cantamos juntos, hemos escrito canciones juntos a veces. Es muy natural para nosotros actuar juntos.

¿Incluso con esta temática?

Chiara: No se sintió extraño para mí.

Muchos directores están haciendo teatro, algunos con más éxito que otros. ¿Cuáles fueron los desafíos para hacer esta película? Siendo que eres un director de cine y de teatro.

Christophe: El año pasado después de presentar mi película acá en Cannes, fui a un ensayo de una obra en la que estaba trabajando, y mientras ensayaba empecé a escribir este guion. Es algo que no existe mucho o ha dejado de existir en la tradición del cine francés. En Estados Unidos había una larga tradición de directores que trabajaban para cine y teatro. En Francia desde que eso existe, desde Cocteau en adelante. Es algo que no era de gran interés, pero estaba interesado en acercarme al cine desde el punto de vista teatral y viceversa, quería que esta película tomara una postura del teatro. Cuando escribí este guion, estaba interesado en el aspecto teatral. No era un espacio chambre (de una habitación) per se, pero estaba en un espacio limitado. La película tiene un aspecto Vodevil también, tiene elementos de la comedia, tiene clichés, como el marido golpeando puertas y las disputas conyugales. Aunque hay herramientas teatrales, no creo que sea teatro, para mí es profundamente cinematográfica. Vuelvo a Rear Window, una película absolutamente cinematográfica, una de las grandes películas del cine moderno. El personaje de Chiara en la película, vive sobre un cine.

Chiara: Nunca había hecho teatro antes. Para mí, quizás ahora, si es la única manera de volver a trabajar con él, si lo haría. En los diálogos podía sentir que había algo, especialmente en la escena inicial. Luego se vuelve más suave. La primera escena es la que más me asustó. Pensé que era por la desnudez, pero no cuando empecé a aprenderme los diálogos, me di cuenta de que era por el texto, y cómo hacerlo vivo. Pensé que era muy emocionante, con Christophe siempre tienes algo nuevo que descubrir en la actuación. He tenido suerte porque siempre llega en momentos de mi vida, donde he tenido grandes dudas sobre cómo seguir, a veces los actores nos desmotivamos y siempre tiene que ver con la suerte, llegar al momento que te hace recordar por qué querías ser actor en primer lugar. Es como una reconciliación a través de él. Esta cosa del aspecto teatral, la sentí, pero más que nada en la escena inicial. Había mucho trabajo en cómo aprender el texto, hacerlo no literal, cómo fueron escritas. No cambiando los textos, porque me gusta respetar lo que hace, es un desafío para mi pasar por algo que me asusta un poco.

En la película, tú eres representada por alguien que funciona como tu subconsciente. Si pudieras elegir a alguien que fuera tu subconsciente, ¿A quién elegirías?

Chiara: Hubiera elegido a este hombre. Es un actor increíble, no lo conocía, Stephane Roger, viene del teatro. Pensé que el concepto de tener a alguien que personifique tus deseos era increíble. Espero que sea así en la vida. Ese tipo de hombre, completamente flojo, obsesionado con el sexo, pensé que la idea era tan brillante. Si hubiera querido a alguien en mi vida real, que encarnara mis deseos, habría elegido a este actor porque es increíble. Si quieres que diga un nombre, me gustaría Homero Simpson como Will. Ese sería una gran pareja para mi vida. Muy flojo. Encontré que fue increíble la idea de este personaje. Realmente increíble.

Este artículo fue publicado originalmente en Culturizarte, un blog chileno especializado en cultura. Si quieres ver contenidos culturales, visita www.culturizarte.cl.

Síguelos en Facebook

Síguelos en Twitter

Síguelos en Instagram