¿Te imaginas poder cometer chanchullos políticos, corrupción, lavado de activos, desfalcos, cohecho, tráfico de influencias, entregar boletas falsas y/o contar con información privilegiada? Bueno, a partir de ahora puedes pues existe un juego de mesa que lo permite y su nombre es ‘Corruptia’.

Si eres un fanático de este tipo de juegos, seguro lo has escuchado, pues se lanzó el 2018 pasado con las ilustraciones de Malaimagen y fue escogido por Mouse.cl como el mejor juego de mesa del año pasado.

Hace unos cuantos meses Camila Muñoz y Fernando Casals, los autores de Corruptia, trabajaron junto a Fractal Juegos para desarrollar la segunda edición del juego, que simplifica el manual y achica la caja, entre otras de sus novedades.

En simple se trata de que los jugadores toman el rol de Senadores y hagan todo lo posible por incrementar sus riquezas en vez de trabajar por el “bien del Pueblo”.  Así, en cada ronda, los Senadores intentarán aprobar los Proyectos de Ley que más les convengan, experimentando entre ellos negociaciones donde los jugadores podrán comprar votos mediante chantajes, sobornos, mentiras y artimañas. ¿Te suena? Todo parecido con la realidad es mera coincidencia.

En The Clinic invitamos a su creadora, Camila Muñoz, Malaimagen y Jorge Larraín de Fractal Juegos e iniciamos una partida de Corruptia. De paso, conversamos sobre su origen, la ideas tras el juego y las novedades de esta nueva edición.

Primero, ¿cómo se les ocurre hacer un juego sobre esto?

CM: En los juegos tradicionales alguien tiene un turno y lo que hace ahí es su decisión. La gracia de Corruptia es que acá todos pueden incidir en el turno. Fernando, el coautor del juego se demora mucho en los juegos típicos y esto surge un poco con la idea de que yo también pudiera participar mientras hacía su turno. Entonces la idea era sacar la mayor cantidad de interacción. Eso derivó en saber qué acción o lugar de la vida real podíamos aplicar este modelo. Así llegamos al Senado donde todos participan, todos se influencian y por supuesto caía de cajón el tema de la corrupción.

¿Por qué pensaron en Malaimagen como el encargado de darle carácter visual al juego?

CM: Una vez que ya teníamos el nombre Corruptia y habíamos definido que la temática iba a ser sobre corrupción, el nombre de Malaimagen surgió de manera natural. En el fondo, quién tenía que dibujar y representar esto, llevar esta sátira a la vida, era él.

Malaimagen, por otro lado, ¿cómo fue trabajar en este formato? Es distinto a lo estás acostumbrado a hacer.

M: Para mí fue un proyecto mucho más motivante de lo que yo pensé en un comienzo. Era muy nuevo porque el último juego de mesa que había jugado había sido Ludo. Yo no soy alguien que conociera demasiado sobre juegos de mesa y me fui enterando, con los chiquillos, que habían muchos y que incluso había gente que se juntaba en carretes a jugar. Entonces para mí fue meterme en un mundo que me era ajeno pero con un tema que era muy cercano como esto de los senadores, diputados, políticos, la información privilegiada, las boletas falsas, etc. La corrupción es el gran tema de mi trabajo como dibujante y por eso participé en Corruptia.

Además tuviste la posibilidad de lucir tu trabajo de otra manera.

M: Llevar mis dibujos a ese formato fue bacán. No sé po, que haya gente que lo juegue en una mesa, que lo discutan y que se vea en cartas, a color… Además la gente busca los parecidos. Evidentemente los personajes están inspirados pero tenía que hacer un juego que funcionara a nivel global entonces yo tenía la misión de hacer personajes que parecieran senadores pero que no fueran tan literales. Fue un proyecto súper interesante para mí porque me pude desenvolver en mi hábitat.

¿Cómo es la industria de juegos en Chile, muy compleja?

JL: Igual esta es una industria súper nueva y pese a que hay varios autores que han terminado sus juegos, hay muy pocas editoriales. Pasa, por ejemplo, que hay personas que crean sus juegos y al final, tienen que crear una editorial para autoeditarse. Por lo general pasa que un autor suele ser un artista muy bueno en crear juegos, pero no necesariamente muy bueno editando o distribuyéndolo. Finalmente los creadores de juegos terminaban haciendo toda la pega. Y estaba  sucediendo que muchos juegos no lograban sacar su máximo potencial tanto porque necesitaban la mirada del editor que les puliera y gente que supiera distribuir el juego.

¿Y cómo se suman a Corruptia?

JL: Estamos tratando de que no todos los diseñadores de juegos tengan que convertirse en editoriales. En el caso de Corruptia vimos que sus creadores habían hecho un juego genial y al que le estaba yendo muy bien, en parte también por la colaboración de Guillermo. Vimos eso y pensamos en la posibilidad de hacer esa pega y el desarrollo. Ellos no querían ser editorial además. Entonces ellos se acercaron a nosotros y dijeron por favor, libérennos de este peso. Y en verdad para nosotros es una forma genial de potenciar la industria: tomar este juego y hacer que funcionara en personas que no necesariamente juegan juegos de mesa. Este es un juego relativamente seguro para nosotros y ahí hicimos las modificaciones para que fuera más barato; que los componentes estuvieran mejor hechos, etcétera.

Espérate, ¿y cómo se edita un juego?

JL: Es exactamente lo mismo que la edición de un libro. Cuando llega un autor y dice: “tengo un libro de 400 páginas”. Viene el de la editorial y te lo acorta 200, quita ciertas tramas narrativas y te aporta con ideas y te queda un mucho mejor libro después… Bueno, con los juegos es lo mismo. Llega un autor con una propuesta que ya funciona pero tu aportas puliendola y que se transforme en lo que puede estar en una mesa. En la distribución también nos hacemos cargo nosotros. Este juego en particular estaba bien editado pero igual habían cosas mejorables: ¿pero cómo mejorarlo sin que las personas que tienen el primero no sientan que perdieron por haber comprado la anterior? Mejorar el manual, mejorar el tamaño de la caja. El componente más caro de un juego siempre es la caja. Entonces si la achicas, abaratas costos. Lo que permite es que la industria de los juegos iguale un poco los precios de industrias europeas.

Revisa parte de conversación a continuación:

*Si quieres participar por un juego Corruptia, te invitamos a estar atenta/o a nuestro Instagram @theclinic_cl que durante los próximos días tendremos novedades. Además te invitamos a seguir la cuenta de @Fractaljuegos