La exministra de Educación, Mariana Aylwin, renunció en 2018 a su militancia en la Democracia Cristiana. Esto en medio de una crisis del partido y de encontrones con la Nueva Mayoría a causa del escaso peso que consideraba que tenían en la colectividad.

A un año de su salida, en una entrevista con The Clinic, la ex secretaria de Estado se refirió a las críticas que constantemente recibe la DC por posibles deslealtades al momento de actuar en política.

Por ejemplo, en nuestra entrevista se le comenta a Aylwin que Nicolás Eyzaguirre y otros han comentado que la DC tenía todo el derecho de negociar con el gobierno. Pero que el haber realizado gestiones paralelas y secretas, sin informar a sus socios, con los cuales había constituido comisiones de trabajo para llegar a acuerdos, fue una deslealtad.

Ante la consulta sobre si ¿No hubo tampoco una falta en las formas? ¿O la política es así no más, sin llorar? la exministra contestó que “la política es sin llorar. O sea, ¡Por favor! ¿cuántas deslealtades ha habido de lado y lado? La política no se define por lealtades, sino también por oportunidades. Requiere ver esas oportunidades y tener la voluntad de influir”.

Añadió que “no digo que las lealtades no sean importantes, pero cuando tú estás gestionando un acuerdo de todos y cuesta encontrar un consenso y no estás de acuerdo en todo lo que se está planteando y tienes la oportunidad de generar un acuerdo en beneficio del país, de destrabar una discusión, a mí me parece que la lealtad principal, al final, es con los electores, con la ciudadanía, con el país”.

En otros pasajes, Aylwin reafirmó su decisión de haber renunciado a su militancia, pero aprueba la dirección que está tomando la nueva directiva de la DC.

“En el gobierno anterior (de Michelle Bachelet), las decisiones que se tomaban pasaban muy por encima de la Democracia Cristiana”, aseguró la exministra, quien considera que, en cambio, eran mucho más escuchados los partidos de ala más izquierda de la Nueva Mayoría.

Sin embargo, dijo que ahora ve la cosa de forma diferente, “Me siento muy cómoda siendo independiente. Siento que puedo opinar, que tengo libertad. También puedo decir que me gusta lo que está pasando en la DC”, dijo a The Clinic.

Una de las conductas de la DC más cuestionadas por la oposición fueron las negociaciones que tuvieron con el gobierno respecto a la Reforma Tributaria, una decisión que Aylwin respaldó. “De verdad, yo siento que la oposición ha sido muy obstruccionista. Llegar a un acuerdo con la oposición ya es difícil, pero además es una forma de decir:
‘Mira, no vamos a facilitarle las cosas al gobierno’”, manifestó.

Del mismo modo, agregó que “la Democracia Cristiana está poniendo la agenda, porque los que van a tener que alinearse o no alinearse son los que antes ponían las reglas del juego”.

Mariana Aylwin: “Los partidos de oposición están enojados porque ahora la DC es la que toca la música”

La exministra de Educación no ha vuelto a militar en la Democracia Cristiana, desde que renunció en 2018, pero aprueba lo que está haciendo la actual directiva. “Es el único partido que está haciendo política”, afirma y rechaza los requiebros de sus colegas de coalición que acusan a la colectividad de deslealtad en las negociaciones sobre reforma tributaria y previsional.