Por Alberto Larraín 

Psiquiatra y Director Ejecutivo Fundación ProCultura