Agencia UNO

Acogen demanda por acoso laboral en Hospital San José

En fallo unánime, la Duodécima Sala del tribunal de alzada estableció que a jefatura sometió a acoso laboral a la funcionaria desvinculada. Por lo mismo, anuló la sentencia del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, el cual había rechazado la demanda.

La Corte de Apelaciones de Santiago acogió una demanda de acoso laboral que fue presentada por una exfuncionaria que trabajaba en el banco de sangre del Hospital San José.

En fallo unánime, la Duodécima Sala del tribunal de alzada estableció que a jefatura sometió a acoso laboral a la funcionaria desvinculada. Por lo mismo, anuló la sentencia del Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, el cual había rechazado la demanda.

El fallo sostiene que en el contexto de la destitución de una funcionaria víctima de acoso laboral, “resulta contraria a la legislación laboral protectora de la faz humana del trabajador, pues no obstante alegar desconocer el hostigamiento que sufría la denunciante, este ilícito fue constatado como una realidad en este proceso, más cuando sabía de la problemática que afectaba al área de desempeño de la funcionaria demandante mediante las presentaciones efectuadas por la respectiva asociación como por la intervención que ordenó en la misma a propósito del clima laboral existente, tanto que como una medida paliativa permitió que la denunciante saliera de la esfera del agente persecutor, trasladándola a un centro donde pudiera laborar de manera normal”.

El documento agrega: “De este modo, es reprochable a la demandada que ante una situación de la que tenía o debió perfecto conocimiento, sin adoptar las medidas básicas de protección, respaldara el actuar de la funcionaria que se presenta como el agente agresor, desprotegiendo a la víctima”.

La resolución señala que el sumario que se realizó “evidentemente carece de cualquier defecto formal, viene a constituir el acto último de la vulneración de las garantías constitucionales de la funcionaria”, pues la jefatura hizo eco de la información entregada por la trabajadora que se apunta como acosadora, y decidió sacar de sus funciones a la víctima. Finalmente, la Corte de Apelaciones estimó que los antecedentes constituyen una “vulneración a la integridad síquica y física del trabajador“.

Comentarios