Crédito: Bárbara San Martín

Chascas Valenzuela y su salto a Netflix con una nueva serie: “Me inspiré en la sensación de injusticia que vivimos en el mundo, donde los poderosos tienen la libertad para hacer lo que quieran”

El guionista y escritor José Ignacio “Chascas” Valenzuela se convirtió en el primer chileno en escribir una producción para Netflix. Se trata de ¿Quién mató a Sara?, una serie de suspenso que se estrenó este 24 de marzo en la plataforma. En esta entrevista, cuenta cómo fue crear una serie para el gigante del streaming.

Luego de haber estado 18 años encarcelado por un crimen que no cometió, la muerte de su hermana Sara, Alex Guzmán busca vengarse de la poderosa familia Lazcano y sacar a la luz al verdadero autor del asesinato. Esa es la trama de “¿Quién mató a Sara?”, la nueva serie mexicana creada por Chascas Valenzuela (48). 

Además de ser el creador de la serie, también escribió todos sus capítulos y fue productor ejecutivo, un rol que nunca había tenido antes. “Fue una experiencia fascinante, una de las mejores experiencias laborales que he tenido en mi vida. Es como cuando hice mi primera teleserie, donde todo era nuevo para mí. Volver a vivir una primera vez a estas alturas de mi vida, con casi 30 años de carrera, fue algo impagable”, dice con una gran sonrisa en el rostro.

En esta entrevista, el autor de teleseries nacionales como “La familia de al lado” y “Dama y obrero”, cuenta cómo fue el trabajo detrás de esta producción –que duró dos años– y revela los ingredientes que usó para darle vida a esta historia. 

La experiencia

El primer capítulo de la primera temporada de “¿Quién mató a Sara?” comienza con una frase de Agatha Christie en pantalla: “Pocos de nosotros somos lo que parecemos”. Y no es coincidencia. Las novelas policiales de la autora británica fueron su primera inspiración para crear esta serie.

 Valenzuela comenzó a trabajar en la serie a fines de 2018 y durante 2019, por encargo de Netflix, quienes le pidieron escribir una serie de suspenso. Por eso, su experiencia anterior escribiendo thrillers fue clave, sobre todo la que obtuvo creando la teleserie “La familia de al lado”. “Era un thriller de suspenso donde nada era lo que parecía. Es un género que he explorado mucho y he tenido el privilegio de poder experimentar antes en pantalla con él, saber qué me ha quedado bien y qué no y usé todo ese conocimiento previo como un precalentamiento para poder escribir esta serie”, dice.

“La Biblia”

Antes de sentarse a escribir capítulos para una producción, Valenzuela dice que lo fundamental es escribir primero “La Biblia”, un documento que contiene dos sinopsis: una larga, una corta y una macroescaleta, donde hace se hace una especie de resumen objetivo y concreto de lo que pasará a lo largo de la temporada. “Con ese documento, tú le vas contando a los ejecutivos de la televisora o Netflix cuál será el primer golpe, el segundo, el tercero y así sucesivamente”, explica.

Este también contiene la descripción de cada uno de los personajes, cómo son tanto por fuera como por dentro. “Una vez que todos los ejecutivos han leído y aprobado todo eso, recién te pones a escribir los capítulos uno por uno”.

Valenzuela se demoró casi un año en escribir los 10 capítulos que componen la primera temporada de la serie, a diferencia de los nueve meses que se demoraba en escribir 120 capítulos para una teleserie. 

Crítica social

Los Lazcano, de quienes Alex quiere vengarse, es una poderosa familia integrada por el español César Lazcano, su esposa y sus tres hijos. Son dueños de un gran casino en México y son un grupo muy influyente en la sociedad.

Valenzuela dice que otra de sus grandes inspiraciones para la serie fue la injusticia. “Me inspiré en la sensación de injusticia que vivimos en el mundo, donde los poderosos tienen la libertad para hacer lo que quieran. La élite puede moverse turbiamente por el mundo, porque para ellos la impunidad no existe como para el resto de la gente”.

A lo largo de la serie, se ve que la familia Lazcano parece no tener límites cuando de conseguir sus objetivos se trata. “Ellos pueden humillar, echarle la culpa a gente inocente, matar y se van a salir con la suya, porque las leyes no están hechas para ellos, sino que para nosotros. A lo más, a ellos los mandarán a clases de ética mientras que a nosotros a la cárcel. Era una rabia interna que usé para escribir esta serie”, dice.

La serie también contiene una crítica a la relación de las personas con la tecnología. Mientras estuvo en la cárcel, Alex se especializó en tecnología, la que usa a su favor para encontrar los puntos débiles de la familia Lazcano. “Yo sabía por otro lado que para que la historia funcionara Alex el protagonista tenía que ser un hacker. El tema de la tecnología me apasiona, porque siento que mal manejada puede generar un daño enorme. Es cosa de ver a la gente que está todo el día metida en el celular, todo el día, las 24 horas, se despiertan y duermen con el teléfono. Atroz, a mí eso me parece terrorífico”, cuenta Valenzuela.

Familia Lazcano. Crédito: Netflix

Aspectos humanos

La historia no solo gira en torno al crimen y los posibles culpables, sino también trata sobre los dramas que viven sus personajes en el día a día. Decepciones amorosas, la sensación de culpa, dramas familiares y el deseo de ser padres de una pareja homosexual son algunos de los aspectos que se desprenden de la trama.

Lo humano también fue algo importante para Valenzuela y para incluirlo, usó un método de Agatha Christie. “Es un método bien interesante y da cuenta de que lo importante no es netamente resolver cómo se cometió el acto del crimen, sino que enfrentarse a la dinámica humana que ese crimen genera”.

“Por lo tanto, independientemente de resolver quién mató a Sara, a mi también me interesaba ver las dinámicas humanas que esto generaba, cómo eso rompe esta familia, cómo rompe la relación de Alex con sus amigos Lazcano y cómo eso rompe la relación entre los hermanos Lazcano. De ahí se van suscitando una serie de subtemas donde vamos descubriendo la vida de cada uno”, dice.

Los anzuelos

La historia de venganza de Alex, que sucede en el presente, se entrelaza constantemente con flashbacks al pasado, recuerdos que van revelando nuevos detalles de lo que sucedió. Así, al avanzar en la historia, van apareciendo sorpresas que se encargan de mantener viva la tensión. 

“Eso es pura técnica de escritura. Igual que los anzuelos para pescar, yo tengo aquí en mi escritorio una cajita con muchos anzuelos y la gracia y el talento del escritor está en sacar uno de ellos y ponerlo en el momento justo que tu sientas que puede empezar a bajar el interés. Con ese anzuelo, agarras al espectador como un pescado de nuevo, lo mantienes ahí y no lo sueltas”, explica. 

Además, señala que Netflix también le entregó información útil sobre el comportamiento de los espectadores, lo que le ayudó a pulir ciertas escenas. “Eso fue muy importante, porque ellos pueden saber en qué minuto la gente deja de ver una serie, a dónde se va, si fueron hombres o mujeres, qué edad tenían… Hay toda una información que si sabes usar bien, la puedes usar a tu favor a la hora de escribir”, concluye.

Comentarios
Sabía ud que... ME PREGUNTARON SI COMÍA COMIDA CHATARRA, PERO EN VEZ DE CONTESTAR ME FUI POR LAS RAMITAS -------------------------------- Sabía ud que... PINOCHO MENTÍA PORQUE ERA SU MADERA DE SER -------------------------------- Sabía ud que... LOS MORETONES SON LOS TATUAJES DE LOS POBRES -------------------------------- Sabía ud que... ME INSULTARON POR ESTAR LEYENDO AL REVÉS, PERO YA DI VUELTA LA PÁGINA -------------------------------- Sabía ud que... EL ASESINO DEL TELÉFONO FIJO DEBE TENER UN MÓVIL --------------------------------