Claudio Orrego es la apuesta más fuerte de la DC en la elección de gobernadores

¿La DC aún ronca?: En las elecciones del domingo se juega más que el destino de Claudio Orrego

En la falange tienen como meta elegir a tres gobernadores; y posiblemente a un cuarto si triunfa su candidato en la RM. Dirigentes del partido han salido a apoyar en terreno; incluso Yasna Provoste se trasladó al norte con esa misión. Si les va bien el domingo, la Democracia Cristiana llegaría con un respetable caudal de votos territoriales para así trazar el diseño presidencial. En el camino, tendrán que evaluar las sumas y restas que les deja el apoyo de la derecha en algunas regiones. Y luego prepararse para un diálogo formal con el PS a objeto de explorar una candidatura única a La Moneda de Unidad Constituyente.

En la mañana del miércoles 9 de junio, tres miembros de la directiva de la Democracia Cristiana se trasladaron hacia las provincias para reforzar la campaña de candidaturas del partido para las gobernaciones regionales, de cara a las elecciones en segunda vuelta de este domingo 13. Así, el secretario nacional de la colectividad, David Morales, viajó hasta Arica para apoyar al candidato Jorge Díaz; la vicepresidenta Cecilia Valdés enfiló hasta Copiapó, para sumarse a las actividades del candidato Carlo Pezo; y la vicepresidenta de la Mujer del partido, Camila Avilés, se instaló en la región del Maule para acompañar a la candidata por esa región, Cristina Bravo.

Este periplo fue a petición de la presidenta interina de la colectividad, Carmen Frei. Luego de los exiguos resultados de la DC en la elección de constituyentes -donde el ex presidente de la tienda, Fuad Chahín, fue el único militante electo como constituyente-, esa imagen de un partido disminuido ante la elección más vistosa y esperada desde el Estallido Social, se podría revertir este fin de semana: la Falange tiene la oportunidad de demostrar que la tienda aún sigue siendo un actor relevante en los territorios en un nuevo cargo que apunta al proceso de descentralización del país.

Sumado a lo anterior, en la interna de la Falange siguen con atención el desarrollo de esta campaña, debido al tono incandescente que adquirió la contienda en la Región Metropolitana, los movimientos políticos subterráneos que estos comicios contienen y el epílogo presidencial que se abrirá en la DC -por consiguiente en el conjunto de Unidad Constituyente- en las horas inmediatas que seguirán tras el cierre de las urnas.

Orrego versus Oliva: de menos a más

Mientras los dirigentes de la directiva DC se desplegaban en regiones, la presidenta interina del partido, Carmen Frei, difundió un video expresando su preocupación por el tenor de la disputa entre los contendores de la gobernación de la RM, el DC y representante de Unidad Constituyente, Claudio Orrego, y la candidata de Apruebo Dignidad, Karina Oliva.

“Nos preocupa y nos decepciona ver que en la elección de Gobernadores, especialmente en la Región Metropolitana, se haya instalado una lógica del todo vale: mentir, agredir y distorsionar la realidad”, dijo la ex senadora, acusando de paso que se “injuria a Claudio Orrego” con apelativos como “pinochetista” y “otros calificativos que son sencillamente falsos”.

La inquietud de Frei apunta a la última semana de campaña en la RM, donde el tenor de la contienda se tornó estridente. Una tensión que comenzó cuando Claudio Orrego acusó que Karina Oliva desistió de participar de algunos debates, lo que desde el otro lado derivó en una constante impugnación de “ los 30 años” de Concertación, época en la cual Orrego fue partícipe como ex ministro y alcalde de Peñalolén por dos periodos. De ahí en más sus partidarios, amplificado por el alcance de las redes sociales, han puesto una línea divisoria entre la “vieja” y la “nueva forma de hacer política”, entre las élites -que representaría Orrego- y el pueblo que estaría representado por la opción de Oliva.

Y si bien entre la dirigencia de la DC siguen reconociendo que la gobernación por la RM se peleará voto a voto, también han alimentado cierto optimismo ante los flancos abiertos en la campaña de Oliva: imprecisiones programáticas, explicaciones confusas ante el conocimiento por parte de Oliva de denuncias de VIF protagonizadas por un candidato de su partido a concejal por La Pintana, Rubén Urrutia, y el apoyo de Pablo Maltés -pareja y gestor político de la diputada Pamela Jiles- hacia Oliva, lo que terminó por dividir al resto del Frente Amplio, dispersando así ciertos apoyos que, hasta hace algunos días, Oliva tendría asegurados.

“Vamos de menos a más”, reconocen las fuentes falangistas, especialmente por las diferencias en la precisión y profundidad en las propuestas programáticas, y un presunto desconocimiento del cargo por parte de Oliva, acusan desde la DC. Diferencias que han quedado de manifiesto -recalcan- en los debates donde han coincidido ambos candidatos. Pese a ello, en el partido reconocen que Orrego tiene la dificultad de contar con un nivel base de rechazo producto de una corriente de opinión que demanda una renovación en los rostros políticos.

Recta final Orrego versus Oliva: la sangre llega al río en la RM

La orfandad de la derecha que complica a la DC

A lo anterior se suma otro foco de atención en la campaña de Orrego: los llamados explícitos de los abanderados presidenciales de Chile Vamos, quienes han manifestado que votarán por el candidato DC. Gestos que, a juicio de la falange, suman y restan a la vez.

Señales desde el oficialismo que, en términos brutos, podría sumar votos del electorado de derecha, quienes quedaron en una orfandad de candidatos luego de la sorpresiva derrota de la candidata de Chile Vamos, Catalina Parot, caso simbólico para el sector en la RM. Algo que, como conceptualiza un dirigente DC, atenta contra “la mentalidad de jamón del sandwich” que tienen los electores del centro político: siempre al medio entre la izquierda y la derecha.

La complejidad es que si los resultados de la derecha este domingo son adversos, se confirmará el desfonde de un sector que, por primera vez desde el retorno de la democracia, ratificará la pérdida del tercio del electorado, lo que le permitía ser una fuerza gravitante con posibilidad de veto. En esta línea, con una derecha reducida a su mínima expresión, la DC queda en los hechos como la antítesis de la izquierda, sin ser una fuerza política formalmente de derecha. ¿El riesgo? Abrirle los brazos a los apoyos de Chile Vamos desdibuja la base electoral de la DC que, con todos sus matices, sigue respondiendo a una identidad de centro izquierda.

Por eso Claudio Orrego y su partido han guardado distancia de los apoyos que ha ido recibiendo de Joaquín Lavín (UDI), Mario Desbordes (RN), Ignacio Briones y Sebastián Sichel. Su discurso se ha mantenido dirigido a los electores, no así a los partidos de gobierno ni sus cartas presidenciales. Estos apoyos, que muchos en la DC lo grafican como “el abrazo del oso”, han sido aprovechados por los adherentes de Karina Oliva, que no demoraron para catalogar a Orrego como “el candidato de la derecha”.

Una situación similar ocurre en la región del Maule, donde la derecha se quedó sin candidato a gobernador -tras la pérdida de George Bordachar-, y su electorado se estaría inclinando por la candidata DC, Cristina Bravo, en una zona de raigambre conservadora, catalogada por una fuente falangista como “el riñón de la derecha”.

En este contexto, el riesgo de que la DC sea percibido como un partido de derecha, sin embargo, puede ser contenido por la figura de la presidenta del Senado, Yasna Provoste, quien extraoficialmente se ha instalado como una candidata presidencial con un marcado sello opositor y con una histórica sensibilidad progresista dentro de su partido que le permite tener un radio de influencia que llega hasta los círculos de izquierda como el FA y el PC.

Y en caso de que Claudio Orrego pierda, tampoco quedaría debilitada la figura del ex intendente, aseguran las fuentes: “Perdería con la dignidad de alguien con probada experiencia en la gestión de los gobiernos locales”, dicen en la DC, siempre recalcando que sería una derrota más simbólica que efectiva para las proyecciones del partido. Para ello, será crucial el electorado que pueda movilizar Orrego, principalmente al rango etario adulto que tiene como prioridad la gestión pública, contrario al discurso ideológico de Oliva.

En este sentido, un dato que para la DC es fundamental es el nivel de participación electoral en la RM. Aquí las fuentes se dividen en dos hipótesis: no hay mucho entusiasmo para votar este fin de semana, en un cargo aún difuso en cuanto a sus atribuciones y que ya no tiene el incentivo de las elecciones a la Convención Constitucional. Contrario a ello, otras fuentes DC mantienen un cálculo optimista: 700 mil a un millón de electores en la RM podrían movilizarse hasta los locales de votación.

Más allá de los números, la meta del partido es elegir tres gobernadores en estas elecciones, donde la DC ya ha concentrado esfuerzos en otras candidaturas.

Patricio Vallespín y el nexo con Daniel Jadue

Otra apuesta fuerte de la Democracia Cristiana es con el candidato a gobernador en la región de Los Lagos, Patricio Vallespín. Con un fuerte arraigo local -fue ex intendente y otrora diputado por la región-, el candidato obtuvo la primera mayoría en la primera vuelta de gobernadores, con el 36% de los votos, once puntos por sobre su adversario más cercano, el candidato de Chile Vamos Ricardo Kushel.

En la DC subrayan las altas probabilidades de ser electo pues, además, Vallespín concentró apoyos de buena parte de la oposición. La semana pasada, de hecho, la candidata presidencial del PS, Paula Narváez, fue hasta Puerto Montt a apoyar al candidato, el primer destino de una gira de la ex vocera para apoyar a los candidatos de Unidad Constituyente.

A ello, incluso, se sumó el apoyo del candidato presidencial del PC, Daniel Jadue, el pasado lunes 7 de junio. Inesperado a simple vista, dada las profundas diferencias entre Daniel Jadue y buena parte de la DC, pero con un lazo con el abanderado comunista que ya fue construido en el pasado: mientras fue diputado, Patricio Vallespin abrazó todas las iniciativas parlamentarias en favor de Palestina.

Yasna Provoste, su apuesta local y definiciones presidenciales

El fortalecimiento de la figura de Yasna Provoste tendrá su primera medición a nivel local al apoyar al candidato independiente en cupo DC para la gobernación de Atacama, Carlo Pezo. Por ello, la presidenta del Senado desde el miércoles 9 se instaló en su ciudad natal, Vallenar, para acompañar al candidato que se medirá con un contendor con historia dentro de la centro izquierda, Miguel Vargas, ex intendente en la región durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet, a quien Pezo le sacó 7 puntos de ventaja en las elecciones de mayo con un 30% de los votos.

Allá la senadora Provoste se mantendrá hasta este domingo. Votará en la escuela Gualberto Kong de Vallenar, para luego retornar a Valparaíso a sus labores parlamentarias.

Pese a que en las entrevistas de esta semana Provoste ha dicho que el tema presidencial no es la prioridad del país, una vez terminado el proceso de elección de gobernadores comenzarán a correr en cuenta regresiva los tiempos de definiciones presidenciales en su partido.

En este sentido, en el equipo de la senadora Provoste comentan, entre risas, las invitaciones que han recibido de algunos canales de televisión para que la legisladora por Atacama entre de lleno en materia presidencial a partir del lunes 14. Esto, luego que la última Junta Nacional del partido definiera que el itinerario en esta materia se adoptaría tras la segunda vuelta de gobernadores.

En su entorno remarcan que el proceso de definiciones presidenciales no es automático. Probablemente el partido evaluará los resultados en gobernadores, citará a otro Consejo Nacional, con una alta probabilidad de que nuevamente se cite a otra Junta Nacional, todo con un diálogo pendiente con el resto de Unidad Constituyente.

A esa fecha, la DC llegará medianamente fortalecida. Fuentes de la colectividad lo grafican así: las elecciones de gobernadores reforzarán el peso específico de los partidos. Para ello, ponen de ejemplo el caso de Claudio Orrego, quien, de no salir victorioso ante Karina Oliva, igual en primera vuelta obtuvo más de 657 mil votos, techo que debería crecer en las elecciones de este domingo. Para poner esta votación en perspectiva, en la DC lo comparan con la votación senatorial más alta en la región en las parlamentarias del 2013 protagonizada por Guido Girardi, quien obtuvo 360 mil votos. A esto se suma otro antecedente: la DC fue el partido que más alcaldes eligió en las elecciones de mayo: 46 jefes comunales, seguidos por la UDI con 32 autoridades municipales.

En este escenario, si la DC logra su meta de elegir tres gobernadores, -tal vez cuatro con Claudio Orrego-, el partido tomará su definición presidencial con un obligado diálogo con el Partido Socialista, ante quienes los diferencia otros dos elementos de fuerza: el PS tiene una candidatura presidencial que no logra salir del margen de error (2% promedio en las encuestas) frente a la senadora Provoste que sigue subiendo en los índices de popularidad, además de cargar con el hecho de haber intentado romper el eje histórico con la DC, tras los truncados intentos por aliarse con el FA y el PC en una primaria conjunta con Gabriel Boric y Daniel Jadue, y que, luego de lo que todas las fuentes de Unidad Constituyente califican de “humillación”, ahora vuelven al techo de sus viejos aliados.

Triple empate presidencial según Cadem: Lavín, Jadue y Provoste son los favoritos

En esa conversación, lo primero que hará la DC, adelantan las fuentes, es pedirle explicaciones al PS en su abortado intento de girar hacia la izquierda, sin aviso previo a la dirigencia falangista. Luego de eso, comenzarán a trazar el diseño para definir una candidatura presidencial conjunta, donde el socialismo también llega debilitado ante una carta presidencial que se quedó atrás en las mediciones de popularidad, mientras Provoste demuestra un sostenido crecimiento sin entregar mayores luces de su intención presidencial. Ni las presiones del comando de Narváez -desde donde han hecho públicos llamados para que la senadora se defina en este ámbito, sin resultados concretos hasta ahora- han cambiado la postura de la senadora por Atacama: remarcar el trabajo parlamentario y dilatar esa decisión lo que más aguanten los tiempos políticos.

Entonces se abrirán dos caminos: un acuerdo político entre ambos partidos o una primaria convencional. En la DC, sin embargo, ven esta última opción como un lastre. “Las primarias son para definir entre más de una opción competitiva, y Paula Narváez está lejos de serlo”, comenta una fuente DC que, además, agrega otro factor: la convocatoria para este tipo de elecciones organizadas por los partidos. En la DC dan por hecho que las primarias legales convocará a un mayor número de personas que las que pudieran organizar los partidos de Unidad Constituyente. Un contraste de efecto sicológico para el electorado.

Todo un problema para la conducción del PS que encabeza el senador Álvaro Elizalde, quien -comentan en privado las fuentes falangistas- arriesga un alto costo interno ante la posibilidad de bajar a Narváez para liberarle el camino a Provoste.

“Y si hacemos la primaria, la vamos a ganar igual”, dicen en la DC, convencidos de que tras el domingo, el partido volverá a encontrarse a sí mismo.

Tragedia griega en la DC: desde acusaciones de “falta de respeto” hasta intentos de “sacarse los ojos hacia adentro”
Comentarios