El constituyente del gremialismo, Rodrigo Álvarez, confía en que se puede llegar a acuerdos en la Convención Constitucional

Rodrigo Álvarez, constituyente UDI con ganas de dialogar: “Espero que los sectores de izquierda comprendan que podemos conversar, llegar a posiciones comunes en muchas materias”

"Somos una fuerza relevante de 37 integrantes, pero somos una minoría", reconoce el convencional del gremialismo respecto a la posición de su sector, Vamos Chile, y lo complejo que les resultará incidir en los debates de una Convención Constitucional cargada a la izquierda. Pese a ello, mantiene cierto optimismo debido a su experiencia parlamentaria para lograr entendimientos con el resto de los convencionales. Asimismo, entra al debate sobre la presión que podría ejercer la convención para lograr la libertad de los presos de la Revuelta. "No tenemos atribuciones, más allá de lo que es la redacción de un texto constitucional", asegura.

El ex diputado y otrora ministro, Rodrigo Álvarez, es uino de los 11 constituyentes de la UDI, quienes conforman el grupo de 37 convencionales del oficialismo que integran la Convención Constitucional, órgano encargado de redactar la nueva Constitución y donde las sensibilidades y corrientes de izquierda son hegemonía. En este sentido, el abogado gremialista está consciente de las complejidades estratégicas para influir en los contenidos de la futura Carta Fundamental siendo minoría.

Asimismo, también aborda el debate respecto a los límites de la convención, esa discusión que se reduce a las fronteras entre el poder constituido y el poder constituyente, con un debate que prontamente, es decir, en la segunda sesión de la convención de mañana, quedará expuesto con toda la tensión que ello implica: ¿Puede la convención presionar por la libertad de los presos de la Revuelta, tal como demandan un sector importante de los constituyentes de izquierda?

Agustín Squella: “La Convención vino a sumarse a otros poderes y órganos del Estado chileno, y no a reemplazarlos”

El constituyente PC, Marcos Barraza, sostiene que la Convención Constitucional debe “interpelar a los otros poderes del Estado” para lograr la libertad de los presos de la Revuelta.

Discrepo totalmente de esa afirmación. Creo que la convención tiene facultades específicas, que es proponer a los chilenos una nueva Constitución. De hecho, tiene una norma muy concreta que le prohíbe envolverse, influir o tomar atribuciones propias de otros poderes del Estado. Tenemos que respetar absolutamente esa separación clara entre nosotros, que somos un órgano creado para redactar la Constitución de los verdaderos poderes del Estado. No tenemos atribuciones, más allá de lo que es la redacción de un texto constitucional para todos los chilenos.

De hecho, Barraza plantea la posibilidad de que la convención impulse una “disposición transitoria” en caso de que el Congreso no despache el proyecto de Ley de Indulto, actualmente en trámite en el Senado. ¿La convención puede tramitar una norma de este tipo?

La Constitución, llegado el momento, tendrá disposiciones transitorias, eso es razonable, pero están relacionadas sobre su aplicación, con determinados plazos, con la adecuación de la normativa. Pero eso no tiene nada que ver con esa petición concreta, y cómo señala correctamente Marcos Barraza, me imagino que estamos hablando de normas transitorias de una Constitución que lo más probable es que exista al final del próximo año y, por lo tanto, estamos hablando de normas transitorias que van a tener vigencia a partir del año 2023 en el mejor de los escenarios posibles. ¿Podemos hoy pronunciarnos e influir, intervenir o que gire algo del gobierno como convención? No podemos hacerlo. No podemos intervenir en ese tipo de definiciones, y está específica y claramente dicho en el artículo 135 de la Constitución. Si te fijas, la reacción tanto del presidente de la Cámara como de la presidenta del Senado, señalan que no tenemos atribuciones para inmiscuirnos en un proyecto que tramita y discute el Congreso.

A su juicio: ¿Hay “presos políticos” tras el Estallido Social del 18 de Octubre?

A mi modo de ver, no los hay. Las propias autoridades del mundo judicial lo han señalado de esa forma. No hay presos políticos, hay presos que tienen que responder adecuadamente ante la justicia de las acusaciones que se le han hecho de delitos de incendios, saqueos, robo y hechos de violencia.

El problema entonces es cómo se está aplicando figura de la prisión preventiva

Esas son otras situaciones que desconozco en su magnitud y alcance, pero que evidentemente son una materia dentro de un proceso judicial que se puede discutir.

¿Qué interpreta usted sobre el punto de Barraza y otros convencionales de izquierda?

Esa es una opinión política de un convencional constituyente que es válida. Lo que no puede es transferir esa opinión política a una resolución propia de una convención que tiene una tarea distinta. Discrepo de ella, pero no discuto la posibilidad que una persona constituyente tenga una opinión política sobre determinados hechos, pero que no puede pretender que esa opinión política forme parte de un contenido, una declaración o un trabajo de la convención cuando no está dentro de sus atribuciones. Por eso convencionales que piensan distinto a mi en muchas materias, como Felipe Harboe, han dicho lo mismo: no es propio de las atribuciones de la convención.

¿Advierte que el trabajo de la convención se complejice con la demanda de libertad a los presos de la Revuelta?

Espero que no. Ojalá que en esa discusión podamos demostrar y hacer ver que no son materias propias de la convención. Los chilenos nos han hecho un encargo, a partir de la elección de mayo, que es redactar una propuesta de Carta Fundamental. Si empezamos a usar el tiempo propio de ese trabajo en otras materias que no forman parte de la atribución y la función de la convención constituyente, evidentemente va a demorar y hacer más lento el trabajo. Espero que no sea así, tengo la mejor voluntad y una historia en el Congreso de buscar acuerdos y puentes de entendimiento, pero hagámoslo en el campo donde sí tenemos atribuciones.

Los constituyentes Marcela Cubillos, Rodrigo Álvarez y Teresa Marinovic en la instalación de la Convención Constitucional el 04 de Julio. FOTO: DIEGO MARTIN/AGENCIAUNO
Tomás Jordán, constitucionalista: “Hay que diferenciar las opiniones individuales o colectivas de los convencionales de la opinión del órgano, de la Convención como entidad”

“Varias minorías en la Convención”

¿Qué rol espera cumplir su sector en la convención, dada la evidente posición de minoría de la derecha en ese espacio?

El resultado no fue bueno para nuestro sector, pero el resultado electoral muestra múltiples voces y diferentes énfasis. Cuando uno ve que tenemos que desarrollar dos elecciones para elegir al presidente y tres elecciones para elegir al vicepresidente, se demuestra que hay múltiples voces. Espero que los sectores de izquierda o centro izquierda, comprendan que podemos conversar, llegar a posiciones comunes en muchas materias. Partimos de ser un importante grupo, pero minoritario. Somos una fuerza relevante de 37 integrantes, pero somos una minoría. Y al mismo tiempo hay otras minorías, y la verdad es que nadie tiene todos los votos para imponer cualquier posición. Hay que conversar.

Usted dice “varias minorías”, pero en su mayoría podrían agruparse en el mundo cultural de izquierda.

Absolutamente, Siempre he actuado en la política en la base de la realidad. Evidentemente, la inmensa mayoría de la convención es del mundo de izquierda, eso no lo discuto. Lo que no significa que haya temas, textos, posiciones e ideas que uno pueda conversar y buscar acuerdos. También hay ciertas minorías de más de centro; están los Independientes No Neutrales, están los representantes de la ex Nueva Mayoría, y habrá que ir conversando. Sabiendo que es difícil, reconociendo que somos una minoría, y que cultural y políticamente los sectores de izquierda tienen una clara preeminencia en la configuración de la Convención.

¿Qué sectores de la convención prevé con mayor disposición a acuerdos con ustedes?

Es muy pronto para decirlo. Primero, conversar con todos. Y segundo, puedo usar mi experiencia en el Congreso. Hubo muchas normas que uno finalmente podía conversar con todos los sectores. Por ejemplo, creo que hay un clamor por descentralización y mayor regionalización en todos los sectores políticos. Por lo tanto, creo que es una materia que perfectamente podemos conversar y dialogar con todos. ¿Con quién finalmente se llegará a acuerdo o construir esos puentes? Yo creo que todavía está por escribirse.

¿Independientes No Neutrales, por ejemplo, es un espacio político que les facilita el diálogo?

Veo a ese sector con disposición a dialogar con todo el mundo, no me atrevería a decir que específicamente sólo con nosotros. Tienen una voluntad de diálogo clara, espero que conversen con nosotros como con todos los sectores. Pero prefiero no adelantar con quiénes conversar, porque mi primera opción es conversar con todos. Y en eso tengo una historia personal que también me precede, que es estar disponible a conversar desde nuestras diferencias, sabiendo que tenemos distintas visiones del pasado, un sello de futuro diferente, pero queremos convivir en un país como es Chile y para eso, ojalá, la Constitución sea de mínimos comunes denominadores para todos.

¿Dificulta la posibilidad de acercar posiciones el hecho de que el centro político esté desdibujado en la Convención?

Como bien señalabas, la Convención tiene una preeminencia de la izquierda, y sí es cierto que los sectores tradicionales de centro y centroizquierda han quedado más debilitados. Pero aún así hay convencionales que fueron parlamentarios muy destacados de ese sector, como Felipe Harboe y como Fuad Chahín, de quienes no me cabe la menor duda de tendrán una voz importante en la Convención.

¿Qué temas en la convención serán sensibles e intransables para su sector?

Hay múltiples temas que son muy importantes para mi sector, no le pongo apelativos. Hay muchos temas, como la construcción del espacio de libertad y derechos, la libertad de asociación, la libertad de educación. El tema de la descentralización es muy importante para mi sector. Es un poco olvidado, pero una de las características más importantes de esta convención es que la inmensa mayoría venimos de regiones. Y en tercer lugar, hay un grupo de normas del orden público y económico que son muy importantes: descentralización, regionalización, libertades y derechos, bases fundamentales del país, la separación de los poderes.

A propósito: ¿Cuál es su hipótesis de que su sector haya llegado a esta postura minoritaria en la convención?

Hay varias, varias explicaciones. Una pérdida de votantes que no fueron a participar y que habitualmente votaban por la centroderecha. Evidentemente hay una crítica hacia la labor de nuestro gobierno muy fuerte. Otra es también el modelo electoral y la búsqueda de candidatos. Hay muchas razones, una crítica al gobierno sin duda alguna, elementos de la propia campaña, no lograr convencer a quienes no se levantaron esa mañana a hacerlo. Todo esto condujo a un mal resultado electoral.

La primera sesión fallida de la convención el día lunes y las críticas al gobierno ¿Le genera costos políticos a los constituyentes de Vamos Chile?

Evidentemente es una situación lamentable el no haber tenido las salas adicionales preparadas. Nos afecta a nosotros como constituyentes, pero fue una situación lamentable para el inicio del proceso, eso es claro.

Las lecciones de Arturo Navarro, director del Centro Cultural Estación Mapocho, por el bochorno técnico de la Convención Constitucional: “Sin pandemia esto hubiera sido una catástrofe”
Comentarios