YOUTUBE

Doble de Zalo Reyes detalla su ausencia en Yo Soy ‘All Stars’: “Para ensuciarme mejor no, a mí me basurearon”

"Conversé con gente de la producción y les comenté que ellos no me ofertan nada, ¿a qué voy a ir? ¿A que jueguen conmigo? Nos daban 100 mil pesos semanales, y en el día podíamos estar filmando tres programas de siete de la mañana a ocho de la noche con solo un pan con queso y café", concluyó.

Luego de tres temporadas, Chilevisión estrenó una nueva versión del programa de imitadores Yo Soy ‘All Stars’, que tiene como particularidad reunir a los mejores competidores de han pasado por el certamen.

Fue en ese contexto, que los televidentes notaron una ausencia importante en esta nueva temporada: la presencia del doble de Zalo Reyes, Carlos Caro, quien no competirá en la versión ‘All Stars’.

Pese a que Carlos Caro fue llamado por el programa para que fuera partícipe, éste rechazo la oferta, asegurando que “Para ensuciarme mejor no, a mí me basurearon. Además ya me agarré con el jurado, no quieren que les digas que sabes de música. Al ellos le pagan una millonada para sentarse a opinar”, según consignó el medio Página 7.

Asimismo, aprovechó de despotricar contra al jurado, con quienes tuvo una serie de desencuentros en su primer paso por el programa: “Cristián Riquelme es un actor y conocido hasta cierto punto”.

“De Myriam no puedo decir mucho porque se le olvidan las canciones en pleno festival televisado y no sé cómo ella puede estar ahí si desafina. Antonio Vodanovic no sabe de música, es fácil estar detrás de un panel con un celular viendo todo sin sentirlo. Se conoce que hasta para tomar el ritmo es descuadrado. Él se enojó porque le dije la verdad”, agregó

“Ellos son los que basurean, acuérdese que a Salvatore Adamo le dijeron que cambiara la cara de ‘huevón’, a otra concursante la molestaron por las piernas, entonces ¿tú vas a cantar o modelar? Son irrespetuosos, se preocupan más de la vida privada que lo musical”.

“Conversé con gente de la producción y les comenté que ellos no me ofertan nada, ¿a qué voy a ir? ¿A que jueguen conmigo? Nos daban 100 mil pesos semanales, y en el día podíamos estar filmando tres programas de siete de la mañana a ocho de la noche con solo un pan con queso y café”, concluyó.

Comentarios