¿Por qué ganó Sichel y perdió Lavín?: Tres analistas responden

El único candidato independiente en la primaria de la centro-derecha, Sebastián Sichel, se impuso con un 49% de los votos del sector. Le sacó gran ventaja a Joaquín Lavín, el candidato de la UDI, quien partió esta carrera como el favorito; y este domingo obtuvo casi un 32% de las preferencias. ¿Qué ocurrió?, ¿qué lecciones se puede sacar de allí? Tres analistas dan sus explicaciones.

1. ¿Cómo explica la victoria de Sebastián Sichel?

Juan Pablo Luna (cientista político; académico Escuela de Gobierno de la UC): “Yo creo que son atributos blandos y comunicacionales del candidato. Es un candidato que logró, de alguna manera, siendo el candidato más piñerista de todos, siendo el candidato apoyado por Sanhattan y por los grandes empresarios, generar un relato diferente, un relato más moderno que el de la derecha tradicional y que Lavín en particular. Es una forma de connotar cambios hacia el centro y un cambio muy basado en atributos personales, en una alta capacidad comunicacional”.

Claudio Fuentes (académico Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales): “Bueno, aquí vamos a tener que hacer mucho análisis de la procedencia de los votos, pero a simple vista mirando los resultados parece ser que éste fue un mensaje de que la derecha, o la derecha que fue a votar, no quería al político tradicional y optó por un político independiente y además algo más de centro que los políticos tradicionales. Y, por lo tanto, eventualmente el electorado de derecha por lo menos estaba mucho más receptivo a una cara nueva que a las mismas caras de siempre”.

Cristián Valdivieso (director Criteria Research): “Eso es también la victoria de haber entendido que había que responder el eje izquierda-derecha, salirse del marco de los partidos políticos y hablarle a la sociedad en su conjunto más que hablarle a un sector en particular, que es lo típico que pasa en las primarias. Creo que Sichel logró eso, entendió que tenía que aparecer verosímilmente como alguien independiente, que es sobre lo que la ciudadanía estaba hablando hoy día. Está muy enojada con los partidos políticos y con los candidatos de siempre. Sichel apareció como alguien independiente, se volcó hacia el centro y eso le dio un triunfo porque logró mover a mucha gente que se movilizó por lo que él representaba y su propuesta mucho más allá de movilizarse porque se pertenece a un partido político y votar como un votante disciplinado. Si hubiera sido así, hubiera sido una primaria muy chiquitita, con muy poca votación en la derecha, pero finalmente les fue bastante bien”.

2.¿Cómo se explica que un independiente, con pasado concertacionista, se haya impuesto a los partidos de Chile Vamos?

Juan Pablo Luna: “Queda muy poco de Chile Vamos; el gobierno y su asociación con el gobierno ha hecho que Chile Vamos quede muy mal parado hacia adelante. Es realmente bien impactante el colapso de las estructuras tradicionales como RN, que es un partido quebrado, donde su hasta hace poco presidente no logra traccionar votos suficientes ni de cerca; donde la UDI se queda muy corta y muy abroquelada en una visión asociada al Rechazo, a la defensa de las tres comunas y con ese tipo de relato queda muy arrinconado y muy desfasado con el sentir de la ciudadanía, un sentir crítico con este gobierno, con el pasado y la derecha en particular. Entonces, dentro de ese marco, Sichel logró desmarcarse y logró, a pesar de haber sido ministro de Piñera, mostrar una cara relativamente diferente a la derecha tradicional”.

Claudio Fuentes: “Esto no es tan novedoso; de hecho, Piñera también viene del mundo demócrata cristiano, y por lo tanto, quienes han tenido la posibilidad de llegar a La Moneda, usualmente tienen una trayectoria algo distinta a la derecha y, por lo tanto, de nuevo se está repitiendo esa misma lógica de no optar, por ejemplo, por Lavín, que era un candidato tradicional de la UDI, etc. Por lo tanto, no encuentro tan sorpresivo el que se opte por una candidatura que no viene del ADN de la derecha conservadora”.

Cristián Valdivieso: “Ser independiente le dio verosimilitud a lo que él estaba planteando, pero no porque tuviera un pasado en un partido, sino que porque él se planteaba como un candidato que buscaba romper con los ejes tradicionales de la política. Desde esa perspectiva, aparecía como alguien que de haber estado en un lugar y haberse movilizado para otro como habría hecho una persona inconsecuente, más bien se estaba moviendo en función de sus principios, sus miradas, y hoy se posicionaba como independiente y eso es algo que le hizo sentido a mucha gente. Desde esa perspectiva, fue una campaña bien pensada. Acá hay un claro término también con la transición, si se quiere con la dictadura. Hay rostros nuevos, esto se renovó y quien quiera conquistar al electorado chileno hoy es gente que más allá de si está en la izquierda o la derecha, es gente que va a tener que ser valóricamente muy liberal, por ejemplo, no pueden estar contra el matrimonio igualitario, porque son cosas que ya son conquista de la sociedad. La sociedad ya giró”.

3.En el caso de Lavín, que terminó segundo, ¿se está castigando a viejos rostros de la política?

Juan Pablo Luna: “Sí, yo creo que ése es el signo de la época”.

Claudio Fuentes: “Totalmente; o sea, creo que acá se está castigando a esa derecha. Piensa tú que, por ejemplo, en La Araucanía Sichel ganó con un 50% a Lavín; una región donde uno podría pensar que la derecha va a optar por alguien más duro, más conservador, y sin embargo, se opta también por Sichel. Entonces creo que es interesante ese elemento de un castigo a la política tradicional”.

Cristián Valdivieso: “Es un castigo a los viejos rostros y las viejas formas de la política, las formas tradicionales. El hecho de que Jadue pareciera tan polarizador, lo llevó a las formas tradicionales de la política y el hecho de que Lavín tuviera tantos años en política, incluso antes de la transición, lo hizo ver a él como una persona del pasado versus la novedad. Así como Jadue, que no es tan del pasado, pero tiene las formas que la gente adscribe a la mala política, que es la lógica de la polarización”.

4.¿Diría que es el fin de la carrera política de Lavín?

Juan Pablo Luna: “Lavín ha demostrado poder volver varias veces. Yo creo que a estas alturas ya es una caricatura de sí mismo, pero cada uno es libre de hacer la carrera política que quiera”.

Claudio Fuentes: “Yo creo que sí. A mi juicio cambió y claramente esta elección muestra que, de parte de la derecha, del votante de derecha, hay una opción por un independiente, lo que es bien decidor del clima político que inunda a Chile, no solamente a la derecha”.

Cristián Valdivieso: “Si hay alguien que ha dado muestras que no ha tenido nunca fin de su carrera política ha sido Joaquín Lavín. Creo que es muy temprano para anunciar la muerte de alguien como él. En términos de posibilidades presidenciales, creo que ésta fue la última para él, sin duda”. 

5.¿Considera que ésta es entonces una derrota para los partidos?

Juan Pablo Luna: “Sí, absolutamente. Y también es una derrota para quienes piensen que los partidos siguen siendo aparatos muy fuertes para este tipo de elecciones. Tenemos que entender que los partidos tienen una crisis profunda hace mucho tiempo y que los partidos tradicionales están en esa crisis; también es una derrota obvia y evidente para la Concertación quedarse fuera de esto”.

Claudio Fuentes: “Sí, de todos modos. Que la UDI no haya podido ganar o RN movilizar a un contingente importante de sus electores, yo creo que es una derrota. Imagínate, RN es el principal partido de Chile y obtiene el 10% de las preferencias, ésa es una fuerte derrota, no movilizó ni a ciento y tantos mil electores, es muy bajo en relación a lo que históricamente ha movilizado, por lo que efectivamente es un problema para ellos”.

Cristián Valdivieso: “Hay una gran derrota para los partidos de Chile Vamos, porque son derrotados por un independiente. Eso demuestra que los partidos no movilizaron a la gente que tenían que movilizar, pero al mismo tiempo, es un gran triunfo de Chile Vamos porque logró sacar una votación inesperada. Todo el mundo hablaba que iba a votar muy poca gente en esta primaria y todavía no están los resultados finales de participación, pero va a haber más de un millón de votos, lo que indica que ha sido mucho más convocante y con un candidato que logró no sólo imponerse dentro del sector sino también cruzar las fronteras de la derecha y demostrar que tiene posibilidades reales de competir en la primera vuelta y probablemente también en la segunda. Es una derrota de los partidos por su capacidad de movilizar, que su peso es cada vez menor, pero al mismo tiempo es un triunfo que reenergiza a Chile Vamos después de tantas derrotas. Es un triunfo en ese sentido también”.

Comentarios