Columna del convencional Gaspar Domínguez Donoso: La inercia de la centralización

Para superar la inercia -insisten los físicos- hay que ejercer una fuerza, y en el interior de la Convención ésta fuerza descentralizadora es ejercida desde la Comisión de Descentralización, Equidad y Justicia Territorial. “Nunca más sin las regiones” fue la arenga desde nuestros territorios, y juntar fuerzas para sacar la Convención de ese palacio pituco, fue la respuesta.

“Es carísimo” – nos dijeron por redes sociales, sin considerar que cada convencional se quedaría en su macrozona para ahorrar los traslados hasta Santiago. “Es poco práctico” – dijeron colegas convencionales y administrativos, pensando en la comodidad que tiene apernarse en el ex Congreso especialmente equipado. “Valoro tu ímpetu juvenil”, expresó incrédulo un convencional septuagenario de la Comisión cuando propuse considerar postas y escuelas rurales para sesionar en lugares aislados. “No alcanzan a organizarlo en tan poco tiempo”, me insistió un periodista puntudo. La centralización impregnada en todo su esplendor, con distintas formas y colores, tanto fuera como dentro de la Convención

En Física, la inercia es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en el estado en que están, es la resistencia a modificar el estado actual: cambiar la cultura de la centralización implica vencer esta inercia política, institucional y social que supone entender el poder supremo desde la capital. Para superar la inercia -insisten los físicos- hay que ejercer una fuerza, y en el interior de la Convención ésta fuerza descentralizadora es ejercida desde la Comisión de Descentralización, Equidad y Justicia Territorial. “Nunca más sin las regiones” fue la arenga desde nuestros territorios, y juntar fuerzas para sacar la Convención de ese palacio pituco, fue la respuesta.

Las 8 Comisiones transitorias de la Convención Constitucional tienen como tarea hacer propuestas para el reglamento del proceso constituyente. En particular, la Comisión de Descentralización debe presentar en dos semanas más una propuesta de funcionamiento descentralizado para toda la Convención. Según la normativa que nos dimos y aprobamos las primeras semanas, todas las comisiones deben realizar Audiencias Públicas, a través de las cuales personas u organizaciones pueden presentar sus propuestas o exponer ideas. Si las Audiencias Públicas buscan recibir aportes sobre descentralización, ¡qué contrasentido hacerlo desde un palacio a escasos pasos de la Plaza de Armas de la capital! y contra todo pronóstico, se definió la necesidad de salir precozmente.

La Comisión de Descentralización debe presentar en dos semanas más una propuesta de funcionamiento descentralizado para toda la Convención.

El puntapié inicial fue dado en el extremo norte de Chile. La Estrella de Arica, el diario de mayor circulación de la región le dio la portada a este histórico evento y le dedicó tres páginas en su interior. “Va a quedar en la historia, afuera la gente está feliz, se saca fotos con el pendón”, dijo Andrés en su exposición en la Universidad de Tarapacá frente a la Comisión. La emoción de sacarse una foto junto a un simple pendón refleja el complejo significado que tiene este acto.  “Nos ha parecido una maravilla”, dijo Noelia en el centro cultural de San Carlos, celebrando la iniciativa. El periódico La Estrella de Chiloé lucía orgulloso el evento que se avecinaba en la Universidad de Los Lagos, mientras el Rector y su equipo se trasladaban a la pequeña sede de Ancud para recibir a la comisión. Porque sí, la centralización también es un problema dentro de las regiones, y en consecuencia se estableció como criterio privilegiar locaciones distintas a las capitales regionales. Nos emocionamos una y otra vez con las muestras de afecto de las comunidades, la frente en alto y el pecho erguido de personas orgullosas de poder recibirnos en su propia localidad, de recibir a la Convención en su propia región y no tener que desplazarse cientos de kilómetros para llegar al lugar dónde se toman las decisiones. Escuchamos repetidas veces cómo la escasez de agua potable se repite en el desierto árido y en el sur austral, y el recelo de un Santiago protagonista y concentrador de riqueza era cuestionado una y otra vez por sus protagonistas jugando de local, sin intermediarios y desde sus propios territorios.

Tuvimos muchas dificultades operativas (y que bueno que así fue) ya que esto nos permitió conocer en terreno los desafíos de sesionar fuera de la comodidad del Ex Congreso Nacional. Comprobamos que es realmente poco práctico -para nosotros, no para las personas- Porque supone mayor fuerza de coordinación. Porque sin fuerza los cuerpos no salen de la inercia. La conexión a internet fue inestable, los micrófonos se acoplaron por inexperiencia en eventos de esta naturaleza, mientras que el anfitrión que aceptaba a los invitados del zoom estaba trabajando desde Santiago, lo cual agregó dificultades adicionales. Descubrimos que es necesario protocolizar el tiempo y espacio para actividades con autoridades regionales, y que esta instancia también puede servir para exponer demostraciones de cultura local y conocer en terreno amenazas ambientales. 

En las próximas dos semanas se discutirán las propuestas para el funcionamiento descentralizado de la Convención Constitucional. Y no me vengan con que no se puede, porque esta comisión lo hizo. Las dificultades que descubrimos en estas audiencias serán consideradas en la propuesta definitiva que presentaremos. Personalmente defenderé al menos una vez al mes cada Comisión fuera de Santiago. Apoyaré con fuerza que el pleno completo sesione por lo menos dos veces fuera de la Región Metropolitana. Así como la paridad vino para quedarse, espero que este impulso itinerante permita imaginar un Parlamento o sus comisiones recorriendo Chile, Salas de la Corte Suprema sesionando dónde se originan las causas que se discutan o equipos de Ministros desplegados en terreno. Sesionar en las regiones es solo el primer impulso. Tengo la esperanza que esto instale un estándar mínimo del que sea difícil echar pie atrás. Porque la inercia de movimiento -puntúan los físicos- es la tendencia que tienen los cuerpos a mantenerse en movimiento (cuando ya iniciaron su movimiento). Finalmente, como dijo Juan, un artista de Ovalle frente a la comisión: “Ustedes tienen en sus manos el bien más preciado de Chile, la esperanza”.

Escuchamos repetidas veces cómo la escasez de agua potable se repite en el desierto árido y en el sur austral, y el recelo de un Santiago protagonista y concentrador de riqueza era cuestionado una y otra vez por sus protagonistas jugando de local, sin intermediarios y desde sus propios territorios.

*Gaspar Domínguez es médico rural y egresado del Magister en Salud Pública de la Universidad de Chile. Trabaja desde el 2015 en Provincia de Palena y actualmente es Constituyente por el Distrito 26.

También puedes leer: Columna de Rodrigo Araya: Participación para el plebiscito de salida


Volver al Home

Comentarios