Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

2 de marzo de 2022

Columna de Camila Castillo: Partidos políticos y democracia en Chile

La imagen muestra a Camila Castillo frente a una serie de logos de partidos políticos

Los partidos deben buscar mecanismos y puentes que permitan relacionarse de manera adecuada en el proceso político de la sociedad civil y sus distintas formas de expresión.

Por

El estallido social de octubre 2019 y los movimientos que surgieron con posterioridad son muestra de una sociedad civil más autónoma que requiere de mecanismos de participación no tradicionales, más cercanos, inclusivos y transparentes que les permita intervenir de manera directa, pero ¿puede prevalecer la democracia sin partidos políticos?

La relación partidos políticos-democracia es evidente en cuanto a la dependencia de la democracia a un sistema de partidos fuerte. Los partidos desempeñan un papel determinante en la estabilidad democrática, y para sobrellevar cualquier crisis del sistema político es fundamental el perfeccionamiento y fortalecimiento de los partidos políticos. El politólogo Arturo Valenzuela, señala que los partidos políticos son los que deben organizar las expresiones ciudadanas en colectivos afines, dándole coherencia a las distintas expresiones de la sociedad, y estructurando así, la gobernabilidad del país.

Esto deja en evidencia la profunda crisis de representación que existe en el país, producto de una enorme brecha entre la ciudadanía, sus representantes y las instituciones del Estado. Claro ejemplo de la desvinculación de los partidos con la ciudadanía es la disolución de 12 partidos por no alcanzar el 5% de los votos válidamente emitidos en la última elección de diputados.

Los partidos desempeñan un papel determinante en la estabilidad democrática, y para sobrellevar cualquier crisis del sistema político es fundamental el perfeccionamiento y fortalecimiento de los partidos políticos.

La Encuesta Nacional de Opinión Pública N°85 del Centro de Estudios Públicos (CEP), la cual fue realizada entre julio y septiembre 2021, mostró que la confianza por los partidos políticos alcanzó solo un 4%. Asimismo, el informe de Latinobarómetro 2020 reveló que el 91,3% de los encuestados tienen poca o ninguna confianza en los partidos políticos. Además, la encuesta muestra que el 75,8% de los encuestados está no muy bien o nada satisfecho con la democracia en el país, mientras que solo el 17,9% se encontraba más bien satisfecho o muy satisfecho

Actualmente los partidos políticos cuentan con una escasa confianza y popularidad, no son vistos como canales por los cuales los ciudadanos puedan realizar sus demandas de manera efectiva. La creciente despolitización en la que se encuentra actualmente el país se refleja en la mínima confianza que los ciudadanos tienen con las instituciones que componen el sistema democrático (Auditoría a la democracia, 2016. PNUD).

La escasa satisfacción con la democracia está directamente relacionada con la baja en la confianza de las instituciones políticas, lo que influye de gran manera en la relación entre el Estado y la ciudadanía, entre lo público y lo privado: “el desencanto con la política en Chile tiene que ver con lo que puede entenderse como una seria crisis del sistema de representación. Esta surge cuando los vínculos entre la ciudadanía, que es el soberano en democracia, y las instituciones del poder gubernamental se resquebrajan” (Valenzuela, 2012).

Los partidos deben comprender que la acción de la sociedad civil es diversa y plural, y que se encuentra en una constante búsqueda por crear nuevos espacios de expresión. Es por esto que los partidos deben buscar mecanismos y puentes que permitan relacionarse de manera adecuada en el proceso político de la sociedad civil y sus distintas formas de expresión.  Lo que antes no se debía explicar o justificar, hoy la ciudadanía lo exige conocer, por lo que los procesos de transparencia en la toma de decisiones son fundamentales para fortalecer el vínculo con la sociedad y crear lazos de confianza. Es por esto, que la designación de candidatos se torna fundamental: muchas veces de esto depende la imagen y credibilidad que proyectan los partidos y el sistema político, ya que un partido que se vea involucrado en procedimientos pocos claros con pocos canales de participación solo contribuirá a desprestigiar aún más la percepción que la ciudadanía tiene del sistema político.

La escasa satisfacción con la democracia está directamente relacionada con la baja en la confianza de las instituciones políticas, lo que influye de gran manera en la relación entre el Estado y la ciudadanía, entre lo público y lo privado

Los partidos políticos permiten que el poder se ejerza de forma organizada y dan paso al buen funcionamiento de las democracias, ya que son los canales adecuados para que pueda desarrollarse de manera óptima el pluralismo. Estos se adaptan a las sociedades fragmentadas y dan forma a mayorías sociales, representando sus intereses y necesidades; los partidos políticos son los instrumentos que articulan la democracia, son el puente que une a la ciudadanía con el poder político y actualmente se enfrentan a la importante tarea de renovar o profundizar sus líneas programáticas y mecanismos de participación para tener una relación fluida con la ciudadanía, y así contribuir al fortalecimiento del sistema democrático.

*Camila Castillo es investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo, CED.

También puedes leer: EXCLUSIVO. Rodrigo Rojas Vade y la posibilidad de regresar a la CC: “Sólo depende de los parlamentarios y se supone que todos quieren que renuncie”


Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario