Plebiscitos Dirimentes: lo que se juega el PC en la apuesta parlamentaria para sortear el quórum de 2/3 en la Convención

En el Partido Comunista ven las elecciones parlamentarias como una chance para capitalizar los casi 700 mil votos obtenidos por Daniel Jadue en la primaria legal de Apruebo Dignidad. De esta forma pretenden aumentar su incidencia programática en un eventual gobierno de la coalición e impulsar una reforma constitucional desde el Congreso para habilitar los plebiscitos dirimentes en la Convención Constitucional.

Si bien el Partido Comunista (PC) se ha mantenido fiel a la campaña presidencial de Gabriel Boric, las diferencias con el Frente Amplio han sido constantes en la colectividad.

Esto se ha expresado en varias discusiones, como la que abordó los requisitos para el cuarto retiro, o en el respaldo frenteamplista a la institucionalidad del Banco Central.

Pero el centro de las diferencias entre el FA y el PC se ha dado en la Convención Constitucional. En este organismo, ambos bandos han preferido actuar por separado en vez de armar un colectivo conjunto, lo que también se reflejó en las votaciones del reglamento de la Convención.

Plebiscitos Dirimentes: el objetivo del PC

Desde antes de comenzar el trabajo constituyente, los comunistas venían planteando sus críticas al quórum de 2/3 en la Convención. Para revertir este requisito agotaron todos los recursos a su alcance.

Tras el rechazo a modificar los 2/3 en la Convención, el PC reforzará la bandera por los plebiscitos dirimentes. Por esto, buscan reforzar su campaña parlamentaria para concretar ese desafío.

La primera jugada comunista fue a través de un proyecto presentado en la Cámara por Camila Vallejo en diciembre del año pasado, rechazado al mes siguiente. Luego, se coordinaron con otros grupos en la Convención para acordar una rebaja del quórum a 3/5. Además, coordinaron una reunión entre los partidos de Apruebo Dignidad y el comando de Boric para buscar apoyo a la modificación del guarismo.

Goleada histórica al PC: Convención ratifica el quórum de los 2/3, eterno punto de discordia con el FA

Sin embargo, ninguna de estas movidas por parte del PC dieron resultado. De hecho, en las votaciones de este miércoles 29 de Septiembre, la Convención ratificó los 2/3 como el requisito para aprobar normas constitucionales.

Por esto, cuentan fuentes de la colectividad comunista, los herederos de Luis Emilio Recabarren prefieren dejar en el pasado esa discusión. Ahora, se concentrarán en una ventana que aún permanece abierta: la aprobación de Plebiscitos Dirimentes para destrabar desacuerdos en la Convención que no logren los 2/3 de los votos, pero sí un 60% de apoyo de los constituyentes.

“Todos los que apoyamos la modificación de los 2/3 también apoyamos los plebiscitos dirimentes, yo creo que todos tenemos la interpretación de que esto es un triunfo democrático”, dice Marcos Barraza.

“Todos los que apoyamos la modificación de los 2/3 también apoyamos los plebiscitos dirimentes, yo creo que todos tenemos la interpretación de que esto es un triunfo democrático”, comenta el convencional PC, Marcos Barraza.

En este sentido, fuentes del PC señalan que pondrán todos sus esfuerzos en la campaña parlamentaria, puesto que la aplicación de estos plebiscitos requiere de una reforma constitucional aprobada por el Congreso.

Actualmente, reconocen estas fuentes, el PC no cuenta con el apoyo necesario -también de 2/3- para aprobar un proyecto así en el Parlamento. Por esto, subrayan, la conformación del próximo Congreso será clave para darle peso a sus convencionales.

Además, en el comunismo se muestran optimistas de sacar buenos resultados en las próximas parlamentarias. Esto, porque ven esa elección como una chance para capitalizar el apoyo de los casi 700 mil votos que obtuvo Daniel Jadue en la primaria legal de Apruebo Dignidad.

Una jugada que, sin embargo, reconocen arriesgada e incierta. En un escenario político líquido y cambiante, también dependerá de si logran elegir al candidato presidencial del bloque para impulsar este proceso. Sin contar que ambas autoridades -Presidente y Congreso- asumirán recién en Marzo.

Además, tiene otra dificultad: los tiempos del trámite legislativo para una reforma constitucional. Esto hace dudar sobre si calzará con el itinerario del Proceso Constituyente, donde el Plebiscito de salida está contemplado para Agosto del 2022 como plazo máximo.

La parlamentaria por sobre la presidencial

Otro factor que ha desmotivado el interés comunista en la campaña presidencial, ha sido la restringida incidencia que tienen en las decisiones políticas de esta.

Esto se ha detonado por la baja participación del partido en el comando. Ahí, solo Karol Cariola tiene un rol expuesto a los medios y de mayor incidencia política en las decisiones de la campaña.

Incluso, la misma diputada comentó en entrevista con The Clinic: “todos los que estamos en el comité político hemos planteado la necesidad de darle más protagonismo a ese espacio de decisión política”.

Mientras, otras figuras importantes del PC han sido incorporadas con roles de menor perfil. Por ejemplo, la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, participará sólo en coordinar las propuestas programáticas que surjan desde los territorios. Mientras tanto, la diputada Camila Vallejo integra la dirección estratégica política del comando, rol alejado de las cámaras y las vocerías.

La baja incidencia del PC en la campaña de Boric ha llevado a la colectividad a no poner todas sus cartas en la presidencial. En cambio, apuestan por lograr más presencia en el parlamento para influir en un eventual gobierno.

Por lo anterior, el PC ha optado por mantener la cautela en la campaña de Boric, en vez de dar la pelea por sus banderas.

Un claro ejemplo fue que los comunistas cedieron ante la presión del FA por agregar un impuesto al cuarto retiro. Esto, pese a que la bancada del PC había dicho que lo aprobarían sin requisitos.

Fuentes del partido explican esto mencionando que no quieren quemar todos sus cartuchos en una campaña donde no tienen la incidencia que quisieran.

Así las cosas, el PC ve en el próximo Parlamento una posibilidad de tener mayor influencia en un eventual gobierno de Apruebo Dignidad. Con mayor participación en el Congreso pueden disputar mejor las propuestas del Frente Amplio, las que en privado, suelen motejar de “liberales” o “socialdemócratas”.

Un ejemplo del foco que tienen los comunistas tiene que ver con el rol de Camila Vallejo. Mientras en el comando no se expone, sí ha invertido todas sus energías por la candidatura de su reemplazante en el distrito 12, Daniela Serrano.

Además, a principios de septiembre el presidente del PC, Guillermo Teillier, pidió una reunión con Gabriel Boric. Esto por una molestia a narrativa moderada en la campaña.

La intención de Teiller -que solicitó esta reunión junto al ex presidente de la FRVS, Jaime Mulet- era que Boric reforzara en su discurso las propuestas programáticas importantes para el PC. Entre ellas, el royalty minero y la eliminación de las AFP.

El trasfondo de esta petición, según las fuentes, era reforzar la campaña por escaños en el Congreso. Resulta que tanto los comunistas y la FRVS estimaban que el discurso más moderado de Boric, los perjudicaría en la carrera parlamentaria. Esto ya que acercaba a la coalición hacia el electorado socialista, en detrimento del polo de izquierda, ahí donde el PC siempre ha apostado a ser hegemónico.


VOLVER AL HOME

Comentarios