Goleada histórica al PC: Convención ratifica el quórum de los 2/3, eterno punto de discordia con el FA

En la última etapa de votación del reglamento general de la Convención, el pleno rechazó la propuesta para modificar los 2/3 como quórum de aprobación de normas constitucionales. Con esto, se cierra la puerta a lo que ha sido una de las principales banderas de lucha del Partido Comunista en el órgano constituyente, principal piedra en el zapato en su tirante convivencia con los convencionales del Frente Amplio.

Con 90 votos en contra, 63 a favor y una abstención, el pleno de la Convención Constitucional rechazó la indicación presentada por Chile Digno (PC-FRVS), Pueblo Constituyente (ex LDP), Movimiento Sociales y Pueblos Originarios que buscaba modificar el quórum de aprobación de las normas constitucionales de 2/3 a 3/5 de los convencionales en ejercicio.

A continuación, se votó el artículo 94 del Reglamento, ahí donde está estampado el quórum de 2/3. La votaci´ón ratificó el guarismo: 96 votos a favor y 54 en contra.

Con esto, se confirmó el quórum de 2/3 que fue zanjado en el Acuerdo de la Paz y la nueva Constitución del 15 de Noviembre del 2019, pacto que habilitó el Proceso Constituyente.

Así, el pleno cierra definitivamente la puerta para lo que ha sido una de las principales batallas que ha librado el PC en la Convención, quienes han abogado por modificar los 2/3 en todas las instancias de deliberación del órgano constituyente. El argumento es de forma y fondo. A juicio de los comunistas, ese quórum sería contramayoritario, es decir, otorgaría poder de veto a la derecha y, además, surgió de un pacto que los comunistas no suscribieron por carecer de legitimidad ante el mundo social, argumentan.

“El origen de esta Convención Constituyente debe estar desprovista de todo vestigio de la ilegítima Constitución que expira, en especial, de aquellas reglas indebidas que socavaron la democracia. Los 2/3 dañaron gravemente el funcionamiento democrático del actual Congreso, fueron utilizados para postergar derechos, anular soberanía y conservar y profundizar privilegios”, sostuvo, en el preámbulo de la votación, el convencional comunista Marcos Barraza, quien ha encabezado la ofensiva de su partido para modificar el umbral de votos para zanjar las normas constitucionales.

La nueva Constitución no puede dar continuidad o crear una nueva elite. La existencia de los 2/3 es un riesgo altísimo de que las normas constitucionales sean fruto del ensimismamiento y la desvinculación con las expectativas populares y sociales que han dado origen a este proceso constituyente”, finalizó Barraza, previo a la votación que terminó por enterrar la opción de los 3/5 que defiende su partido.

Un hito del divorcio FA-PC en la Convención

“Risa me da ver hoy a los mismos que pactaron con la derecha un proceso constitucional de espaldas a la ciudadanía, sin paridad ni pueblos originarios, criticando a la derecha porque no se hayan aprobado las mismas cosas”.

El mensaje anterior es de autoría del alcalde comunista Recoleta, Daniel Jadue, apuntado en su cuenta de Twitter el 18 de Noviembre del 2019, tres días después de que el Congreso, de forma transversal, ratificara el pacto que abrió el Proceso Constituyente, una respuesta institucional al Estallido Social que semanas antes había dejado en jaque la continuidad del gobierno de Sebastián Piñera.

La dura crítica de Jadue es elocuente de lo que vendría después. Por ejemplo, el diputado y actual candidato a la presidencia, Gabriel Boric, sí suscribi´ó este acuerdo a título personal, debido a que su partido, Convergencia Social, tampoco estaba de acuerdo con sumarse a un pacto que -a juicio del PC y la izquierda más dura- había dejado fuera la participación popular.

De hecho, Boric le respondió a Jadue por la misma red social. “Triste que te de risa. Aquí seguiremos luchando para nueva Constitucion sea paritaria, con escaños reservados para pueblos originarios e iguales condiciones para independientes. Saludos”.

Era el inicio de las desaveniencias en el seno de la izquierda. A Boric su partido lo pasó el Tribunal Supremo, mientras que su otrora aliado y compañero de militancia en Convergencia Social, el alcalde de Valparaíso Jorge Sharp, renunciaba al partido por tener a su figura emblemática pactando un acuerdo que surgi´ó desde una institución desprestigada como el Congreso.

“Los 2/3 dañaron gravemente el funcionamiento democrático del actual Congreso, fueron utilizados para postergar derechos, anular soberanía y conservar y profundizar privilegios”, afirmó el convencional comunista Marcos Barraza en el preámbulo de la votación que terminó por desechar la modificación del quórum.

Estas diferencias se sostendrían en el tiempo. Simb´ólicamente, Gabriel Boric y Daniel Jadue volverían a reencontrarse durante este año, esta vez en calidad de precandidatos presidenciales del pacto Apruebo Dignidad. Por cierto, este incordio fue una piedra en el zapato en la campaña para las primarias legales del bloque. Boric, incluso, interpel´ó una vez a Jadue en un debate televisado, justamente por ese mensaje de la “risa” ante un camino institucional para superar la actual Carta Fundamental.

“Si discutiéramos lo que cada uno ha dicho en momentos de calentura, podría terminar mucho más tarde”, respondió Jadue sobre este punto cuando Boric lo sacó al baile. Tiempo después se impondrían los hechos: Gabriel Boric ganó aquella primaria con holgada ventaja ante el alcalde de Recoleta.

Luego se instalaría la Convención Convencional y los comunistas hicieron todo lo que estaba a su alcance para modificar el guarismo. Una bandera de lucha que tomó el convencional y ex ministro Marcos Barraza, quien elaboró un sesudo documento ideológico sobre la materia. El título no deja lugar a dudas: “Consideraciones Sobre el Derecho de la Convención Constitucional Para Definir su Quórum”.

A partir de la disyuntiva de dónde radica el poder constituyente -el Congreso, la Convención, el pueblo movilizado, etc-, Barraza proponía distintas alternativas para romper los 2/3 de la discordia, entre estas, “paralizar” el trabajo de la Convención a la espera de un “acuerdo político”.

En paralelo, se sucederían diversos hitos donde comunistas y frenteamplistas evidenciarían sus divergencias. Partiendo por la conformación de la mesa -el PC abogaba porque fuera la convencional coya Isabel Godoy, favorable a la postura comunista-. Después, volverían a chocar cuando se comenzó a articular las vicepresidencias de la Convención, donde el PC impulsó a su constituyente Bárbara Sepúlveda, opci´ón que no tuvo los votos del FA, quienes eran partidarios de ampliar la testera a otras fuerzas políticas. Así, se truncó la posibilidad de incidir desde la mesa de la Convención para modificar los 2/3.

Despu´és, el famoso qu´órum volvía a la palestra, cuando se intentó votar algunas normas para la aplicación de la Consulta Indígena en la Convención en base a los famosos 2/3. Algunos convencionales de los PP.OO. impugnaron a la mesa, tal como también lo hizo el propio Marcos Barraza a viva voz. Situación similar a la idea de los “Plebiscitos Dirimentes”, otro camino defendido por el PC como una forma de sortear los 2/3 en caso de no alcanzar el porfiado quórum.

Actualmente, no existe Apruebo Dignidad como orgánica en la Convención Constitucional. En los distintos apartados del Reglamento que se han tramitado hasta ahora, el FA ha terminado articulándose con el Colectivo Socialista e Independientes No Neutrales, mientras que el PC ha hecho migas con sus pares de los PP.OO., Pueblo Constituyente y Movimientos Sociales.

En voz baja, siempre fuera de micrófono, en Apruebo Dignidad reconocen que este itinerario de desencuentros afectará en algún momento la candidatura presidencial de Gabriel Boric.

Mientras, el debate se tomó los agudos circuitos de Twitter, donde fue la misma presidenta de la Convención, Elisa Loncón, quien argumentó su postura a favor del quórum. “Los 2/3 fue una votación difícil para mí, pero voté a conciencia como Presidenta de la CC (…) Mi voto es un llamado a construir grandes acuerdos, plurales y diversos, al interior de la Convención. Lo hemos logrado antes, lo podemos seguir haciendo”, dijo la convencional mapuche.

“Tanta tinta gastada, tantas voces, tantos tuits sobre la improcedencia de los 2/3. Seguramente ahora vendrán cientos de tuits “traidoreando” a todo aquel que no se compró esa tesis que no tuvo ni la mayoría simple de la Convención”, agregó el abogado Gabriel Osorio, destacado cuadro técnico del PS.

De aquí en más, el foco de atención estará puesto en si el PC encontrará otra alternativa para insistir en cambiar este qu´órum como, por ejemplo, impulsar una reforma constitucional desde el Congreso.

Mientras, un hecho elocuente: casi terminado de votar el Reglamento de la Convención, el Pleno acordó que para modificar este guarismo se necesitará nuevamente los 2/3 de los constituyentes. Una suerte de “candado” al quórum, concepto siempre utilizado por el progresismo para criticar los cerrojos de la actual Constituci´ón que han impedido -sostienen- llevar a cabo transformaciones de largo aliento.

También puedes leer: Dos semanas pidiendo el voto: las gestiones del comando de Provoste en la bancada DC para que se cuadraran con el proyecto de aborto


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios