Agencia Uno

“Un cortocircuito de relaciones”: Detalles del tenso consejo de ministros de Bachelet que rechazó el proyecto Dominga

En medio del debate en torno a Dominga en el segundo Gobierno de Bachelet, el proyecto portuario-minero provocó un quiebre dentro del gabinete que desembocó en la renuncia de dos ministros y un subsecretario. Aquí, los detalles del comité ministerial en el que se impuso la sensibilidad ecológica de la ex Mandataria, en un proyecto que vuelve al centro de la polémica a raíz de los Pandora Papers.

Agosto del 2017, Comité de Ministros de la Presidenta Michelle Bachelet, antesala de la votación del proyecto minero Dominga.

Ante el riesgo de que la empresa portuario-minero pidiera un “silencio administrativo” (figura del derecho donde tácitamente se entiende que se accedió a la solicitud ante la autoridad correspondiente), el entonces ministro de Medio Ambiente y presidente de la instancia ministerial, Marcelo Mena, no consideró el plazo de diez días hábiles que establece el estatuto del comité para llamar a reunión y, a tres días de la fecha, convocó a que la instancia sesionara el 21 de agosto del 2017.

En medio de manifestaciones medioambientalistas, Dominga estaba demasiado expuesta al ojo público y los ministros, entre quienes se abría cada vez más una grieta producto de sus posiciones encontradas sobre este tema, tenían que llegar a una resolución. Para la sensibilidad ecol´ógica del gabinete de Bachelet, contrapuesto al énfasis productivo concentrado en las carteras de Economía y Hacienda, el tiempo de definiciones era más que urgente.

“Lo que yo tengo clarísimo de ese tiempo es que hubo un cortocircuito de relaciones para la cuestión de Dominga”, recuerda a The Clinic la actual presidenta del PPD, en ese entonces Subsecretaria de Economía, Natalia Piergentilli, respecto de las disputas ministeriales que posteriormente desembocaron en la renuncia de los ministros Luis Felipe Céspedes de Economía y Rodrigo Valdés, de Hacienda.

Así, en un ambiente de alta tensión, el 21 de agosto del 2017 los ministros de Medio Ambiente, Marcelo Mena, y su par de Economía, Luis Felipe Céspedes, se reunieron junto a Andrés Rebolledo (Energía), Aurora Williams (Minería), Carmen Castillo (Salud) y Carlos Furche (Agricultura) Podríamos decir que esa jornada era “el momento de la verdad” con dos opciones: se aprobaba o se rechazaba la iniciativa.

En la sesión, se revisó la presentación de cuatro recursos de reclamación interpuestos en contra de la resolución exenta N°25 de la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, la que entonces calificó “ambientalmente desfavorable el proyecto Dominga”. Uno de estos recursos correspondía a Iván Garrido de la Barra, representante legal de Andes Iron SPA, empresa a cargo de Dominga y controlada por la familia del empresario Carlos Alberto D´élano, amigo personal del Presidente Piñera.

Así, cuando llegó la hora de que la comisión emitiera una resolución, el entonces ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, solicitó que la sesión se pospusiera por 72 horas, a objeto de tener tiempo suficiente de revisar los antecedentes del proyecto.

Esto lo argumentó -según consta en las actas de dicha sesión del comité de ministros- debido a que la citación se hizo apenas tres días antes, siendo que se debían revisar diversos informes solicitados por el gabinete “para efectos de formarse una opinión fundada sobre estos”.

A esta solicitud, el entonces ministro de Economía recibió una rotunda negativa de parte de Mena, presidente de la instancia. ¿La razón? El entonces titular de Medio Ambiente temía que de no fallar el mismo día, la empresa solicitaría “inmediatamente” el silencio administrativo. A la opinión de Mena se plegaron el resto de los ministros presentes, quienes procedieron a fallar mientras, sin emitir opinión alguna, Céspedes dejaba la sala.

Finalmente, los ministros de Medio Ambiente, Salud y Agricultura optaron por rechazar el recurso de reclamación interpuesto por Andes Iron Spa, mientras que sus pares de Energía y Minería votaron en contra de la impugnación al requerimiento de la compañía.

Quiebre en el gobierno de Bachelet

Decidí no participar de la decisión producto de que, en realidad, lo que se requería era una decisión fundada“, coment´´o el entonces ministro Céspedes, según registra la prensa de la época, enfatizando de paso “la importancia que tiene la inversión en nuestro crecimiento como país”, proyecto que contaba con una inversión de US$2.500 millones.

Diez días después de rechazada la iniciativa, renunciarían al gobierno los ministros Rodrigo Valdés y Luis Felipe Céspedes, además de Alejandro Micco, subsecretario de Hacienda de la época. La fractura entre las diversas sensibilidades que cohabitaban en el Ejecutivo quedaron expuestas ante el comidillo político de aquellos d´ías.

Dos frases para ilustrar el quiebre. “Algunos no tienen al crecimiento dentro de las prioridades más altas”, comentó Valdés mientras salía del gobierno. La respuesta no se hizo esperar, en la voz de la jefa de los ministros del incordio: “es posible hacer crecer Chile con responsabilidad ambiental”, replicó la misma Presidenta Bachelet.

En su reemplazo, en tanto, llegaron a Economía Jorge Rodríguez Grossi, mientras que en Hacienda aterrizó Nicolás Eyzaguirre.

Aprobado, pero con “pendientes” en la Suprema

Actualmente, el proyecto minero Dominga fue aprobado en el mes de Agosto del año en curso por la Comisión Evaluación Ambiental de Coquimbo, contrariando el dictamen de la misma instancia del gobierno anterior.

No obstante este visto bueno, el proyecto minero controlado por la familia del empresario -y amigo personal del Presidente Piñera- Carlos Alberto Délano aún debe despejar los recursos de casación en la Corte Suprema interpuesto por activistas ambientales en contra del proyecto, entre estos, la ONG Océana.

También puedes leer: Piñera responde a los Pandora Papers: “Ser Presidente me ha significado perjuicios en lo personal y no beneficios”


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

Comentarios