Piñera

Foto: Agencia UNO

¿Qué pasó ahora, Presidente? Cinco preguntas claves sobre el proyecto Imán, el nuevo flanco que complica a Piñera

Un reportaje de Ciper destapó los detalles de un nuevo negocio en el que se involucró la familia del Presidente durante su primer mandato: el proyecto Imán, una iniciativa minera que fue comprada por 13 millones de dólares a Arnaldo del Campo, quien pocos días antes había sido designado por el mandatario como director de la Enami, levantando las sospechas por un eventual conflicto de interés.

Los problemas para el Presidente Sebastián Piñera suman y siguen. A la investigación penal y la acusación constitucional en su contra por el caso Dominga, ahora se revelaron nuevos antecedentes sobre otro negocio que involucra a sociedades vinculadas a su familia: el proyecto Imán.

En The Clinic desglosamos la información en cinco preguntas claves para entender este nuevo flanco que complica al mandatario.

¿Qué es el proyecto Imán?

Imán es un proyecto minero que busca extraer hierro y escandio de alto tonelaje en la Región de Atacama. Está emplazado en un terreno de 11.200 hectáreas, a 10 kilómetros al suroeste de Vallenar y a unos 40 kilómetros de la costa.

Los metales pueden ser extraídos de manera subterránea o a tajo abierto. Los trabajos de exploración proyectan una perforación de 13.600 metros de profundidad. De eso, se han completado 5.700 metros por operadores anteriores, según los datos publicados en la página web de Minería Activa.

La vida útil de la mina está proyectada entre 22 y 26 años de explotación, con una producción promedio de 6.4 toneladas métricas anuales.

Mapa del proyecto Imán. Fuente: Presentación Junta Anual de Inversionistas Grupo Loa, 2016

¿Qué tiene que ver Piñera?

Hacia el año 2009, el dueño de Imán era Arnaldo del Campo, quien pretendía vender la mina y buscaba comprador. Fue ahí cuando apareció Minería Activa, un fondo de inversión levantado por Larraín Vial.

El grupo gestionó la compra de la iniciativa a través de Minería Activa Dos Spa entre 2010 y 2012, cuando Piñera ya era Presidente en su primer mandato. Por Imán pagaron 13 millones de dólares.

Sin embargo, un reportaje de Ciper reveló que la familia del mandatario poseía, a través del Fondo de Inversión Privado Mediterráneo -el mismo que utilizaron para el negocio de Dominga– el 33.3% del control de Minería Activa Dos Spa.

¿Por qué dicen que hubo conflicto de interés?

Porque Arnaldo del Campo, poco antes de ejecutarse la compra, fue nombrado por el Presidente Sebastián Piñera como su representante en el directorio de la Empresa Nacional de Minería (Enami), donde se mantuvo hasta el 2014.

Es decir, la familia Piñera Morel participó en la compra de un proyecto minero cuyas negociaciones coinciden con el nombramiento del vendedor -como representante del mandatario- en el directorio de una empresa pública del mismo rubro.

Además, Arnaldo del Campo es un reconocido militante de Renovación Nacional (RN) de la zona. De hecho, en 2001 fue candidato a diputado, sin embargo, no resultó electo. Tras su paso por la administración pública, se convirtió en director de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), donde actualmente es consejero.

¿Qué ha dicho La Moneda?

En el mismo reportaje de Ciper le preguntaron su versión a la oficina de Sebastián Piñera en La Moneda, desde donde señalaron que el Presidente no participa en la gestión de sus empresas o negocios desde el año 2009, ya que estaban dentro de fideicomisos ciegos.

Sobre el nombramiento de Arnaldo del Campo en la Enami, subrayaron que la designación de directores de empresas públicas se efectúa “sobre la base de propuestas de las entidades estatales encargadas de su administración”.

En el reportaje también le preguntaron su versión a Nicolás Noguera, máximo ejecutivo de la family office de los Piñera Morel (antes Bancard, hoy Odisea), quien recalcó que el mandatario nunca ha participado de la administración del Fondo de Inversión Privado Mediterráneo.

Sobre la designación de Arnaldo Del Campo, aseguró: “Ni en la época de la inversión, ni cuando la prensa la difundió, ni actualmente, se consideró que existiese un conflicto de interés, ni tampoco legal, producto de quien era el vendedor de este conjunto de concesiones mineras en etapas tempranas de exploración”.

¿Se puede incluir el proyecto Imán en la acusación constitucional?

Una vez entregada la acusación constitucional contra Sebastián Piñera -presentada por un grupo de diputados de oposición la semana pasada- ya no se pueden incorporar nuevos antecedentes. El libelo acusatorio, actualmente, sólo concentra detalles del caso Dominga.

Sin embargo, desde el Congreso ya se baraja la posibilidad de una comisión investigadora para indagar la compra del proyecto Imán. De hecho, el diputado Tomás Fuentes (RN) se manifestó a favor de su conformación en un panel donde también participó Nicolás Sepúlveda, periodista de Ciper que investigó el caso.

Sin embargo, para el diputado Tomás Hirsch (AH) la prioridad actualmente está en la acusación constitucional. Consultado por The Clinic, señaló que “ya veremos si además se agrega alguna comisión investigadora u otra instancia sobre otros negocios en que está involucrado, como la mina Imán. Pero hoy día lo importante es que la comisión revisadora estudie los antecedentes, se vote la acusación y se destituya al Presidente”.

Con respecto a la incorporación de estos nuevos antecedentes a la investigación penal que actualmente encabeza la fiscal Claudia Perivancich, The Clinic preguntó en el Ministerio Público, sin embargo, aún no se ha tomado una decisión.


Volver al Home para seguir leyendo más notas de The Clinic

The Clinic Newsletter
Comentarios