Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Ciencia & Tec

16 de diciembre de 2021

«La realidad de lo que percibimos son alucinaciones nuestras», afirma neurocientífico

"La realidad de lo que percibimos son alucinaciones nuestras", afirma neurocientífico Youtube

El neurocientífico británico, señaló en su conferencia, que el cerebro humano entiende su mundo exterior a través de la percepción, pero que este mecanismo son sólo ilusiones nuestras. Estas ilusiones son en un sentido metafórico, ya que en realidad es una "respuesta" de lo que percibe.

Por

«La experiencia consciente del mundo que nos rodea son tipos de alucinaciones controladas». Así explicó el neurocientífico de la Universidad de Sussex Anil Seth el funcionamiento del cerebro humano.

Parte de su postulado es que el ser humano, al estar en constante contacto con el mundo exterior, trata de darle significación, entender y sobrevivir.

La significación es información procesada por el cerebro y se llama percepción. Anil explicó en una charla TED que «las señales que llegan al cerebro desde el mundo exterior, dependen tanto, si no más, de predicciones predictivas que fluyen en direcciones opuestas».

Básicamente, el cerebro combina sus experiencias previas con las señales sensoriales del mundo. Así le da un sentido a lo que sucede en su exterior. Mientras que el mundo interior (biológico-fisiológico), señaló Seth, el cerebro humano no lo percibe a menos que exista dolor.

En esto último, enfatizó que la percepción del mundo interior es para «mantener las variables fisiológicas dentro de los límites estrictos compatibles con la supervivencia». Es decir, es un mecanismo de autorregulación.

Aunque las «alucinaciones» son una metáfora, Anil Seth concluyó que «lo que llamamos ‘realidad’ son alucinaciones que asumimos como reales porque todos tendemos a percibirlas de la misma manera». Y esto es un trabajo que ha tomado años de evolución.

Los alcances del postulado pueden constituir una base para la neurología y la psiquiatría, para tratar enfermedades como la esquizofrenia y la depresión. Y no solo pueden hacerlo desde sus síntomas, sino que desde su origen.

VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario