Ahora sí parto la dieta: consejos y precauciones de una experta para un óptimo ayuno intermitente

Pixabay/Skica911

Ahora sí parto la dieta: consejos y precauciones de una experta para un óptimo ayuno intermitente

El ayuno intermitente es de las últimas dietas que están en tendencia. Pero no todo lo que brilla es oro, ya que realizarla mal puede hacer el efecto contrario.

El ayuno intermitente consiste en dejar un espacio entre la última comida de un día y la primera del siguiente. Aunque suene sencillo, esta práctica tiene sus precauciones que requieren consejos expertos.

En un caso de dieta restringida como este, las personas pueden pasar un periodo de 16 horas sin comer. Por lo mismo, es usada como una herramienta para perder peso.

“Reduces las calorías, pero no aprendes el cambio de comportamiento esencial en torno a lo que estás poniendo en tu cuerpo”, señaló a BBC Future Rachel Clarkson, fundadora de The DNA Dietitian.

El ayuno está relacionado con la autofagia. Es un proceso celular en que se reciclan proteínas viejas, junto con el núcleo (ADN). Las mitocondrias sintetizan sustancias químicas que las células usan como energía. De allí nace una nueva estructura celular que podrían fabricar proteínas protectoras de las células y así extender la vida útil de ellas.

De momento, esto solo se ha estudiado en animales. Lo que se sabe de la autofagia en personas afecta la respuesta inmunitaria contra células cancerosas.

Cómo reacciona el organismo al ayuno intermitente

El cuerpo necesita de glucosa; es su fuente de energía. Cuando está presente, se denomina “estado de alimentación”. Cuando se agota, el organismo entra a un estado catabólico y el glucógeno presente en el hígado y los músculos se descompone en glucosa.

Si se agota el glucógeno, cambia de glucosa a cetonas, que nacen de los ácidos grasos del hígado. A este proceso, se le dice cetosis; allí se produce la autofagia.

“No sabemos exactamente cuándo cambiamos de glucosa a cetonas. Depende de tantas cosas; genética, salud, estilo de vida. La cantidad de glucógeno que tengas se basará en la cantidad que hayas comido y la cantidad de energía que hayas quemado”, señaló Clarkson.

Consejos para ayunar

La estrategia para usar este ayuno es que hay que reducir la sensación de hambre. Esta sensación es producida por la grelina, una hormona del estómago que desencadena a las hormonas NPY y AgRP en el hipotálamo.

La grelina se le conoce como ‘respuesta de hambre a corto plazo‘, porque se libera cuando hay menos presión sobre la pared del estómago. Puede suprimirse un poco bebiendo agua.

“Nuestras hormonas del hambre están reguladas por muchas cosas, siendo la genética una de ellas”, dice Clarkson

Así como existen estas hormonas, en el caso contrario, hay “hormonas de saciedad”, como la leptina. Esta hormona de largo plazo, se libera de las células grasas y suprime a la grelina.

Según BBC Future, la cetosis usualmente ocurre entre las 12 y 24 horas después de comer, es decir, en las primeras horas de la mañana. Pero el problema, según la experta, es que las personas continúan comiendo aún después de la última comida: el famoso “picoteo“.

Clarkson recomienda empezar “comiendo más temprano un domingo por la noche, o desayunar una hora más tarde y comenzar desde allí, aumentando uno o dos días a la semana”.

El ayuno intermitente puede dar buenos resultados, pero hay que tomar precauciones en que no es una dieta permanente y en caso de buscar algo más de largo plazo, siga al pie de la letra los consejos de su médico.

The Clinic Newsletter
Comentarios