Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Entrevistas

28 de Marzo de 2022

Diputada Javiera Morales, sucesora de Boric en Magallanes, sobre rol de Daniel Jadue ante el gobierno: “Uno siente como que se le hubiese olvidado quién ganó la primaria”

A pesar del crítico comentario que la diputada patagónica lanza contra el Alcalde de Recoleta, hace una distinción entre él y su partido: “No veo en ningún caso a la bancada del PC como una caja de resonancia de la vocería de Jadue”. Además, en esta entrevista aborda la instalación del nuevo gobierno y la compleja relación entre las dos coaliciones que lo apoyan. “Para que caminemos se requieren ciertas semanas, ciertos meses de conversación”, sugiere.

Por

Si bien Gabriel Boric dejó su escaño en el Congreso en representación de Punta Arenas para asumir su mandato presidencial del nuevo gobierno, su partido logró mantener el escaño en la Cámara a través de la elección de Javiera Morales como diputada.

Morales (38) es independiente, de profesión Abogada y hasta hace poco profesora de Derecho Constitucional en la Universidad de Magallanes. En la Cámara forma parte de la bancada de Convergencia Social en el nuevo Congreso, donde llegó con la peculiaridad de representar a su distrito con el antecedente de que su antecesor, ni más ni menos, terminó instalado en La Moneda como Presidente de la República.

En ese contexto, la parlamentaria se conectó a una videollamada con The Clinic, para analizar la agitada contingencia que recibió al nuevo gobierno y, por cierto, al nuevo Congreso.

“Creo que la primera semana se marcó muy fuerte las prioridades de la urgencia que requiere enfrentar el problema de seguridad y político en el sur y en el norte la crisis humanitaria. También se marcó muy fuertemente la prioridad medioambiental con el acuerdo de Escazú y sin duda esta semana nos adentrarnos un poco más en esa marca de prioridades, y vemos, por ejemplo, señales que son muy potentes: una que ha tenido poco impacto mediático fue el fortalecimiento del Mepco, que es una respuesta a la inflación, por ejemplo”, dice.

-La mano de el ministro Mario Marcel en Hacienda…

-Sí, y creo que es un proyecto que comunicacionalmente muy poca gente lo entiende, pero permite atacar uno de los problemas más masivos hoy día, o que afecta con mayor masividad, que es la inflación por el alza de los precios del combustible. Y al mismo tiempo, veo también la señal política de hacerse cargo o de seguir contribuyendo a sanar el proceso post Estallido con la urgencia del proyecto Amnistía.

-Ya han pasado varios días desde el fracaso de Izkia Siches ingresando a Temucuicui. ¿Cómo observa en retrospectiva todo lo que significó ese viaje?

-Es una escena que demuestra la profundidad del problema y también creo que nos hace reflexionar de que el camino del diálogo es muy complejo. Pero creo que en esto hay una decisión no solo por parte de la ministra, sino que los demás ministros de ir y enfrentar de alguna manera el problema en el territorio. Muestra también que hay una decisión política, una voluntad política seria de avanzar en el camino del diálogo.

Hay que reconstruir todas esas confianzas y eso va a costar. Pero, por ejemplo, lo complementaría con lo que pasó en el INDH: vemos un gobierno nuevo que, con un ánimo dialogante, permitió destrabar problemas. Obviamente guardando las proporciones de ambos conflictos.

“Este es un nuevo gobierno de dos almas que tiene que madurar”

-Estas primeras semanas ya hemos visto diferencias dentro del propio oficialismo, lo que se ha justificado como propio de un gobierno con dos coaliciones de apoyo…

-Es posible que distintas almas avancen en la misma dirección, pero se requiere coordinación y un buen clima de trabajo. También este es un Congreso que tiene mucha renovación, somos 90 parlamentarios nuevos. Entonces, nunca hemos tenido la oportunidad de encontrarnos, salvo en la segunda vuelta, estas distintas almas en un proyecto común.

-¿Y cómo proyecta la relación entre las dos almas del gobierno para los próximos cuatro años?

-Efectivamente hay un tema de prioridades en que las dos almas pueden no coincidir, pero tenemos muchas coincidencias, como en la reforma tributaria y en la urgencia de un nuevo sistema de pensiones, que son cosas que nos unen a todos. Esas prioridades que tenemos en común nos van a poder iluminar sobre cómo ir avanzando en la contingencia.

Puede haber diferencia entre el tema de los retiros, sin duda, pero yo diría que todos al mismo tiempo tenemos como piso común que queremos terminar con las AFP. Y para un nuevo sistema de pensiones seguro que falta mucha conversación y coordinación, para más que concentrarnos en lo que nos divide, ser capaces de ir a lo que nos une.

-¿Se podría decir que partieron con el pie izquierdo, como oficialismo en el parlamento?

-Me alegro que sea con el pie izquierdo, ajajaj. Pero respondiendo la pregunta, yo diría que sin duda este es un nuevo gobierno y una nueva coalición de dos almas que tienen que madurar y en un Congreso con muchas nuevas caras. Ante eso, para que caminemos a la par, con el mismo pie izquierdo pero a la par, se requieren ciertas semanas, ciertos meses de conversación y mañana (este viernes) va a ser un buen impulso para eso.

“No veo a la bancada del PC coma caja de resonancia de Jadue”

-Una piedra en el zapato del gobierno desde que Boric ganó la elección, ha sido el ex candidato del PC, Daniel Jadue, que ha lanzado varias críticas comparando al Ejecutivo con la Concertación o cuestionando que no se impulsen nuevos retiros de las AFP. ¿Cómo ha visto el rol del alcalde ante esta administración?

-Bueno, él es una figura importante dentro de Apruebo Dignidad, pero a veces uno siente como que se le hubiese olvidado quien ganó la primaria, de alguna manera, o quién ganó la elección presidencial. Y en eso también yo creo que hay que darle también voz a los parlamentarios y parlamentarias del Partido Comunista que dentro del Congreso yo tengo la seguridad que están muy comprometidos con este gobierno. Y en las últimas dos semanas te puedo asegurar que he tenido muchas conversaciones en que siempre se replica la idea de que al gobierno le vaya bien.

-A su juicio, ¿el actuar de Daniel Jadue no refleja el espíritu del PC?

-Yo veo a Jadue en un rol comunicacional, pero su rol más natural es a nivel municipal en Recoleta, donde tiene iniciativas muy importantes para el sector y no veo en ningún caso a la bancada del Partido Comunista como una caja de resonancia de la vocería de Jadue, sino que al contrario.

-La última crítica que lanzó Jadue fue decir que hay que evitar que el gobierno termine pareciéndose a la Concertación. ¿Para usted hay una similitud entre este gobierno y la Concertación?

-Habría que preguntarse en qué sentido. Porque acá se requiere cierta gradualidad en las políticas públicas que se están implementando y hasta el momento no he visto ningún cambio sobre la política pública propiamente tal y esto la gente lo sabe. Subir el sueldo mínimo, por ejemplo, obviamente tiene repercusiones para las pequeñas y medianas empresas, entonces hay que ir haciéndolo en la medida de ir generando el apoyo también desde Economía para que todo ese emprendimiento y todas esas personas puedan no verse afectadas y no se afecte el empleo.

Yo era muy joven en el tiempo de la Concertación, pero sin duda que ahí se critica mucho el modelo, las políticas públicas y el enfoque de las mismas. Acá yo más que eso, lo que veo es una discusión que se va a dar democráticamente sobre cómo gradualmente vamos avanzando hacia ese fin común que todos compartimos, en el que es muy distinto a las políticas públicas que se implementaron en el tiempo de la Concertación. Pero los cambios requieren cierta gradualidad, nunca son de un día para otro.

-En el Congreso también debutó Giorgio Jackson como ministro de la Segpres ¿Qué le han parecido sus primeras acciones, pensando en que de entrada tuvo un conflicto con los senadores PS?

-No he estado en el Senado, sólo he visto los medios y ahí, de alguna manera, le ponen un poquito más de sazón a los temas más polémicos. Pero en la Cámara lo vi llegar con una actitud bastante receptiva de cuáles van a ser nuestras propuestas, tratando de generar un canal de diálogo.

-De hecho, les entregó una especie de encuesta para saber sus prioridades…

-Claro, envió una encuesta para que nosotros también podamos expresar, desde el conocimiento que tenemos desde nuestros distritos, de cuáles son las prioridades e ir alimentando las decisiones del gobierno, más que llegar con una lista de prioridades.

Rechazo en el Plebiscito: “Todos los sectores deberían ponerse a la altura para establecer algún tipo de salida”

-En los medios se ha comentado que las presiones vienen desde el Senado para que el gobierno interceda en el debate de la Convención, a propósito de la eliminación del Senado. ¿Debe el gobierno involucrarse en el debate de la Convención?

-Creo que en esto tenemos que empezar a confiar un poco en la Convención Constitucional, aunque sea difícil. Y es difícil porque todos leemos en los medios y vemos cómo estamos plagados de información sobre las propuestas de las comisiones. Hemos visto bastante poco qué normas han sido aprobadas por los 2/3. Creo que ya es momento de empezar a dejar de incidir y escuchar un poquito más y tomar más atención de lo que se está aprobando. Hace poquitos días Plataforma Contexto publicó un estudio sobre el nivel de aprobación de la mayoría de las normas que ya van a la Constitución y creo que supera o rondaba el 80%.

Todos estamos con un diagnóstico del avance de la Constitución bastante errado en la realidad, y ante eso creo que el Senado, más que hacer una defensa corporativa sobre su eliminación o no, debiese probablemente estar contribuyendo al mejor consejo territorial o el órgano que probablemente lo va a reemplazar. Cuáles son las mejoras que debiese tener.

Por eso creo que es recomendable que los distintos actores le demos espacio a esos dos tercios para que sean escuchados. Hace rato que no escuchamos a los 2/3 y estamos pendientes de qué dicen las comisiones y creo que hablamos poco sobre lo que dicen los dos tercios.

-¿Hay que eliminar el Senado?

-Yo creo que sin duda hay un diagnóstico que es compartido, que es que la actual institucionalidad política derivada de la Constitución de 1980 es bastante lenta, incapaz de responder a las demandas políticas de la ciudadanía. Ese es un diagnóstico que yo creo es bastante transversal.

O sea, no poder ponernos de acuerdo en materias tan sensibles hace tanto tiempo como el tema de pensiones, es uno de los síntomas. Ante eso, institucionalmente hay distintos mecanismos, porque quiero salir un poco de la defensa corporativa de ‘Senado sí, Senado no’.

Efectivamente un mecanismo era eliminar una Cámara, otro era hacer el proceso legislativo de una forma distinta. Pero creo que hoy día la Comisión de Sistema Político, después del portazo del Pleno, está avanzando en una figura institucional que más que eliminar a un órgano, está buscando la mejor forma para que sea más receptivo políticamente a las demandas ciudadanas.

-Justamente lo último que dijeron los 2/3 es que el sistema político planteado por la comisión de Sistema Político no era bueno. Como profesora de Derecho Constitucional, ¿cómo cree que se debe dar el debate en esa comisión?

-El portazo de los 2/3 demuestra lo compleja que es esta discusión, porque siempre se lleva mucho la atención en el listado de Derechos Fundamentales, y poca atención va a esto que se le denomina la sala de máquinas, y este es uno de los ejes principales de una Constitución en cómo se va a procesar la discusión política en un país.

En ese sentido, creo que la comisión, no sé si debiese aislarse de la discusión política desde el Congreso y el Ejecutivo, pero quizás escuchar un poco más o, más bien, recordar que acá lo más importante es que tiene que ser un sistema político que funcione bien. Y eso significa ser capaz de procesar, independiente del debate público nacional, de una manera eficiente el engranaje.

-¿Cree que esta comisión está más bien pegando ideas que le gustan a cada uno de los conglomerados, que en vez de estar diseñando un engranaje fluido del sistema político?

-Lo que yo he escuchado los últimos días es que eso fue probablemente lo que más falló o una de las causas de por qué rebotó el informe con los 2/3. Y yo confío en que los convencionales de esta comisión aprendieron de ese portazo que le dio el Pleno y que están trabajando ahora en tratar de que el sistema que se cree sea más armónico.

-Durante el fin de semana se instaló la idea de una tercera vía para el Plebiscito, ya sea cambiando sus opciones o agregando alguna etapa en caso de que se rechace. ¿Usted está abierta a esa posibilidad?

-A ver, es que son dos cosas distintas. Por un lado, la idea de agregar una tercera opción creo que sería un error, tendríamos que discutirlo sin duda en el Congreso, pero a primeras luces me parece que acá hay un acuerdo político, hay un trabajo de hace un año de la Convención en base a las reglas del juego, y creo que también existe el enorme peligro de que ninguna opción alcance más del 50%, que probablemente es lo que ocurriría.

-La duda es qué hacer en el caso de que se rechace la propuesta de Constitución. ¿Volveríamos a tener la Constitución vigente haciendo como que nada hubiese pasado desde el Estallido hasta ahora?

-Y con otro problema, que no sólo es la Constitución del 80, sino que un 80% dijo que no la quería en el Plebiscito de entrada. Entonces, en el eventual escenario de que se rechace el Plebiscito, que espero que no pase, creo que todos los sectores políticos deberían ponerse a la altura para establecer algún tipo de salida, porque es una situación en que institucionalmente es muy compleja para el país. Porque la Constitución de 1980 ya en su legitimidad está vencida y no creo que un Plebiscito de salida la pueda revivir.


VOLVER AL HOME

Notas relacionadas

Deja tu comentario