Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

17 de abril de 2022

Castración química a violadores: la drástica medida que propone el gobierno de Perú

Foto: Agencia EFE

Tras un caso de secuestro y violación de una niña de tres años, el gobierno de Pedro Castillo aceleró la tramitación de un proyecto para sancionar con castración química a los pederastas.

Por

El Gobierno de Perú planteó la aplicación de «medidas drásticas», como la castración química, contra los violadores de menores de edad. Esto tras la conmoción que ha causado en el país una agresión sexual contra una niña de tres años en ese país.

«Basta ya de tanta violencia, los crímenes de violencia sexual contra los niños y niñas no serán tolerados por este Gobierno, ni quedarán impunes. El dolor de esta familia también es el nuestro, me siento indignado ante tanta crueldad», afirmó el presidente Pedro Castillo.

El gobernante enfatizó que «este hecho atroz e inhumano», que ocurrió en la ciudad norteña de Chiclayo, «lleva a una enorme reflexión como país para adoptar políticas públicas de Estado más severas que salvaguarden los derechos humanos de los más indefensos».

La castración química como sanción para violadores

El primer mandatario llamó a no descartar medidas drásticas y subrayó que, contra violadores de menores de edad, «la castración química es una opción, no podemos esperar más».

En un comunicado, Castillo recalcó que espera que la medida sea aplicable en el Código Penal peruano. El presidente argumentó que medidas similares ya se aplican en países como Rusia, Polonia, Corea del Sur, Indonesia y Moldavia. Así también en siete estados de los Estados Unidos.

«Exhortamos al Congreso de la República a respaldar medidas concretas en favor de los más vulnerables. Porque no podemos seguir tolerando estos violentos hechos que dañan nuestra integridad como sociedad y destruyen la vida de indefensos», agregó.

La Presidencia peruana precisó que la castración química consiste en administrar medicamentos que reducen la libido e inhiben el deseo sexual. Se usa como «un método de prevención contra las agresiones sexuales, y también como castigo para los que cometen crímenes de esta índole».

El caso que consternó al país

El secuestro y violación de una niña de tres años en Chiclayo, la capital de la región Lambayaque, provocó indignación y rabia en Perú. Miles de ciudadanos salieron a las calles el pasado jueves 14 de abril en Lima y otras ciudades para pedir justicia para la niña.

La pequeña fue reportada por sus familiares como desaparecida el pasado 12 de abril. Al día siguiente, la Policía Nacional la encontró y detuvo al presunto culpable del abuso, un hombre 48 años, que fue acusado de los delitos de violación y secuestro de una menor de edad.

La Fiscalía de la Nación comunicó el jueves que se han dictado nueve meses de prisión preventiva contra el detenido. Además, el organismo adelantó que pedirían la pena máxima de cadena perpetua contra el imputado.

«Sin lugar a dudas, por los hechos, evidencias y flagrancias, no hay ninguna duda de lo que corresponde aquí es una cadena perpetua para este monstruo que ha atentado contra la integridad de un ser humano tan vulnerable y sensible como esta menor», señaló el ministro de Justicia, Félix Chero.

La ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Diana Miloslavich, también manifestó su «condena rotunda al crimen contra la pequeña de tres años agredida sexualmente». También exigió a las autoridades y al sistema de Justicia «la más severa sanción contra el violador».

Pedro Castillo aseguró que las autoridades «están vigilantes» del estado de salud de la niña. Además, sostuvo que se ha dispuesto que se le traslade a Lima junto a sus padres para que reciba apoyo psicológico, asesoría jurídica y defensa legal gratuita. 

Notas relacionadas

Deja tu comentario