Camilo Ballesteros recuerda que un grupo trostkista de estudiantes de su universidad, Las Armas de la Crítica, a principio de las movilizaciones planteaba que el movimiento estudiantil se debería transformar en una especie de mayo francés. A Ballesteros la frase le quedó dando vueltas en la cabeza. “Mi temor justamente es que seamos un segundo mayo francés, o sea, que se genere mucho revuelo y ningún cambio”. Para el actual presidente de la Federación de estudiantes de la Universidad de Santiago el mayor triunfo de los estudiantes es tener a una sociedad entera opinando sobre el sistema educativo. Los jóvenes han demostrado que sí les interesa participar, dice, y hablar de derechos ciudadanos, como el consumo de marihuana, y temas relacionados con la sexualidad.

A propósito de esto último, ¿cómo se manejó el tema adentro de las tomas?
-Como Sodoma y Gomorra… nooo… mayoritariamente el tema de la sexualidad en las tomas se trabaja bajo la lógica de convivencia, de no pasar a llevar al resto.

O sea, hacerla piola..
-Sí, puede ser…

¿Cómo se mantiene vivo un movimiento después de tantos meses movilizados?
-No sé bien, de hecho me pregunto lo mismo. Creo que hoy día hemos logrado llegar a la gente, que discuta, entonces, mientras exista el estímulo debería continuar el movimiento, es lo más lógico…

Pero hace poco dijiste que las marchas semanales aburren a la gente…
Creo que aburren a la gente. Quizá hay que cuestionarse que existen otras formas de movilizarse y poder avanzar en torno a esas formas. La marcha es una herramienta como hay muchas más, pero hay que darle objetivos concretos, caracterizarla, y que la gente entienda cuál es el motivo de la marcha o si no pasas a ser un productor de actividades, más que un actor político en torno al tema.

¿Cómo se van a reinventar de cara al 2012 considerando que el número de repitentes va a ser alto y, me imagino, va a existir un gran nivel de frustración?
-Se va a generar frustración. Cuando tienes a 50 mil estudiantes que van a repetir la enseñanza media o la posibilidad de que otros 100 mil estudiantes de educación superior pierdan el año, claramente va a generar rabia. Hoy día la violencia no nos sirve porque nos resta gente.

Y al gobierno, ¿le sirve?
El que le ha sacado más provecho a la violencia es el gobierno que, más que buscar soluciones concretas a la problemática, ha tratado a este movimiento como delincuentes.

Piensan seguir movilizados en el verano.
-En realidad me gustaría tomar vacaciones, pero mientras exista la necesidad de seguir movilizados, lo haremos.

No han pensado hacer una protesta veraniega en Cachagua…
-Habría que ver dónde se va de vacaciones nuestro querido presidente y en una de esas lo podemos acompañar para que no se olvide de nosotros ni de las demandas estudiantiles.

Cabezas de Pistola
La Concertación estuvo bastante ausente en el comienzo de las movilizaciones y ahora asoma casi como mediadora…
-Yo no sé si es mediadora, creo que hoy día la Concertación lo que hace, en conjunto con el resto de los sectores, es establecer una propuesta. La ley de presupuesto no es el termino del conflicto pero marca una fase diferente. Actualmente está asumiendo un rol más potente, que es positivo. Pero hay que definir cuál va a ser ese rol, no se trata de que intervengan, dejen la cagá y traten de lograr un acuerdo sin importar lo que digan los estudiantes.

Crees que es un interlocutor válido.
-Para nada, nosotros no necesitamos interlocutores para relacionarnos con nadie.

Quizá sea su momento para capitalizar el movimiento previo a las elecciones del próximo año.
-Sería absurdo que hoy día trataran de capitalizar algo, es cosa de ver las encuestas…

Por eso mismo…
-La gente no le cree a esta marca, por eso no creo que tengan muchas posibilidades de capitalizar y, si lo quieren hacer, no es malo. Creo que la mejor forma de redimirse que hoy día tiene la Concertación es avanzar en conjunto con los actores sociales en pos de los cambios que piden los chilenos.

Camila Vallejo ha dicho que no sostendrían un acuerdo que traicione el movimiento
-Una traición sería que se zanje algo que sea completamente diferente a lo que los actores sociales están pidiendo como ocurrió en el año 2006. Nosotros hemos dicho una serie de cosas y esperamos que la discusión gire en torno a eso. No se trata que somos nosotros los que legislen. Si hay un 80% de chilenos en contra del lucro, espero que no vayan a legislar a favor del lucro. Es lo mínimo. Eso sí que sería una traición.

Cómo ven este escenario los grupos más radicales dentro de la Confech que han sido bastante críticos con la Concertación.
-Hay gente que se la está jugando 100% por lograr un triunfo para los estudiantes, avanzando en torno al financiamiento, y hay otros que terminan siendo bastante egoístas y que simplemente buscan capitalizar a través de este conflicto

¿Cómo así?
-Bueno, para decir que fue la Concertación y otros sectores quienes nos vendieron. Ese discurso les permite capitalizar y tener triunfos electorales. Hay muchos sectores que no les interesa generar un cambio al sistema educativo.

De hecho hablan de generar un movimiento social amplio, junto a trabajadores y sindicatos, como plantean Urrea y Petersen…
-Pero, ¿quién es Guillermo Petersen? Guillermo Petersen, lo digo con pena, es uno de los grandes perdedores de este movimiento. La Universidad de Concepción debe ser una de las universidades más importantes de este país y ha tenido cero rol en lo que ha sido este proceso. Petersen es un tipo muy inteligente pero no ha sido capaz de concretar nada. Ellos están en su derecho de hacerlo pero que sean transparentes y que digan que intentan generar hegemonía en ciertos espacios.

Situación que en cierto modo lograron al revocar a algunas federaciones e introducirse en la mesa ejecutiva.
-Sí, porque tenían más votos pero no proyección política. Si nosotros vemos sus declaraciones, ellos no se querían juntar con el presidente, con el ministro, no querían ir al parlamento y la Confech ha hecho todo eso. Eso hace que hoy día ellos mismos estén en posiciones distanciadas y ya no se quieren tanto como se querían antes.

De hecho algunos todavía mantienen como premisa que el movimiento se radicalice…
Todo el mundo habla de radicalizar pero no dicen cuáles van a ser esa formas. Cuando te has tomado una universidad, estás en paro, has estado en toma, ¿cuál es la siguiente forma de seguir radicalizando? La proyección política tiene que ver como vives a corto, mediano y largo plazo. Hay un montón de personas que les encanta mostrarse más revolucionarios que otro, quién es más rojo, más amarillo. Finalmente los que tienen más cabeza de pistola son un grupo minoritario dentro del Confech y lo que aportaban no conducía a ningún lado.

Buscaban en el fondo generar política para una minoría y no para las mayorías.
-A mí jamás se me va a olvidar algo. Un cabro me dijo “huevón, nosotros no podemos bajar la toma de la Usach porque espero poder mirar a mi hijo el día de mañana y decirle que luché hasta el final”. Le dije que me daba lo mismo y que yo esperaba mirar a mi hijo y decirle logramos esto. Nosotros no tenemos que ser consecuentes con la toma sino con lograr objetivos. La política se discute con la cabeza y no con el corazón…

Por eso algunos te han catalogado como el gran “muñequero” del movimiento.
-Sería peor que la gente no opinara en torno a lo que hace uno… mucha gente cree que soy el hombre más siniestro del movimiento estudiantil.

Nuevo Rostro
Existe un nuevo rostro del partido Comunista o es el mismo partido de siempre…
A nosotros siempre se nos ha criticado que tenemos ideas viejas, que vivimos en el pasado pero, sin embargo, hoy día las demandas de los estudiantes son las mismas que nosotros hemos planteado en los últimos 20 años. Hemos demostrado que no somos tan añejos como pensaban muchos, que teníamos una visión sectaria como pensaban otros y que hoy día también somos parte de este movimiento como lo son muchos sectores más. Hay mucha gente que pensaba que podíamos internar armas al país para poder dar un golpe al gobierno…Hoy día tenemos otro rostro.

Un rostro más bello y amable como decían por ahí en una columna…
-Claro, que rompíamos con los parámetros estéticos de los comunistas.

Barbones y feos…
-Bueno, no me he afeitado hace algunos días.

No son “comeguaguas”, entonces.
-No, o por lo menos dejamos de serlo.

¿Cómo se ha trabajado en la interna el tema de la educación en el PC?
-Generando comisiones que ya no funcionan separadas. Por ejemplo, hoy día existe una comisión donde se discute educación con miembros del partido y la jota. Mucha gente piensa que en la noche nos llama Tellier y nos dice hagan esto y esto otro.

Ha sido buena la discusión entre la juventud y los viejos estandartes…
-Ha sido un trabajo interesante, nosotros tenemos más alegría, más energía y ellos también manejan experiencias anteriores. Hoy día tenemos un partido completamente revitalizado y estamos a punto de cumplir 100 años.

Y con posibilidades ciertas de que alguno de los jóvenes sean actores políticos en un futuro cercano.
-Se ha dado mucho esa discusión. En el proceso municipal el partido definió que hay dos prioridades que van a ser la comuna de Santiago y de Estación Central pero, para mí como para Camila, la prioridad es terminar este proceso de la mejor manera y una vez que se termine veremos si somos candidato o no.

¿Ballesteros alcalde?
-No me lo negaría en su momento, sería una tremenda oportunidad, no se descarta, hoy día traemos una forma nueva de hacer las cosas.

Una nueva forma de hacer política, dices.

También, pero eso no se hace solamente con las caras…