La Contraloría le ordenó al ministro secretario general de Gobierno, el UDI Andrés Chadwick , en su calidad de jefe superior de la cartera, que destituya a un funcionario que veía páginas porno y editaba videos de la misma índole, como también filmaciones de “danza árabe” con un software sin licencia.

La información consta en un dictamen del organismo fiscalizador que publica íntegramente The Clinic Online.

La entidad revisora, en el documento devolvió el decreto que le había aplicado al funcionario, la sanción de tres meses de suspensión del cargo con medio goce de sueldo, por estimar que el castigo era muy blando.

La razón esgrimida por el organismo dirigido por Ramiro Mendoza fue que los hechos ameritaban echarlo de la pega, porque había usado herramientas entregadas por el Estado para fines institucionales, como también horas hombre por las cuales recibió sueldo, “infracciones que están revestidas de particular extrema gravedad, atendido el contenido de las páginas visitadas”.

El vivo

El funcionario fue descubierto por la Unidad de Informática, denunciado, iniciándose la correspondiente indagatoria administrativa.

Para pillarlo, los “computines” se conectaron de manera “remota” a su computadora sin que se diera cuenta, en septiembre de 2011.

Según el dictamen, el hombre, de la unidad de contabilidad, visitó más de 10 sitios porno (no indica cuáles) “procesándose cerca de 1000 peticiones a éstos”. Y lo pillaron chanchito, mientras editaba y reproducía el material.

El funcionario, creyéndose muy pillo borró los archivos, pero los sabuesos de informática le recuperaron la información del disco duro, “donde se encontraron imágenes, dibujos y animaciones pornográficas que fueron eliminadas por el usuario”. Cuando el fiscal administrativo le preguntó si era cierto, no pudo menos que reconocer su periplo web calentón.

Si bien no guarda una relación directa, recientemente el Consejo para la Transparencia ordenó al ministro Segpres Cristián Larroulet que revelara los correos electrónicos institucionales, luego de la solicitud de un particular. El secretario de Estado se negó a revelarlos y aseguró que su cartera recurrirá a la Corte de Apelaciones y a todas las instancias para evitarlo.