La senadora del Partido Socialista (PS) por Atacama, Isabel Allende, se refirió este lunes a la aprobación del proyecto termoeléctrico de Endesa, Punta Alcalde, asegurando que la decisión a favor de la iniciativa del Consejo de Ministros condena a la comuna de Huasco a “a ser zona de sacrificio ambiental”.

“Reprobamos la decisión del Consejo, que no siguió la línea establecida por la Corema -que rechazó en junio este proyecto- pasando, en un gran contrasentido, por encima de la decisión anterior de no permitir la construcción de Punta Alcalde”, planteó la legisladora de oposición.

Isabel Allende agregó que “Huasco está declarada como zona de latencia y es un sector de alto impacto de actividades industriales contaminantes, y se le se está condenando a ser una zona de sacrificio. No se ha respetado el derecho de la comunidad de vivir en un ambiente libre de contaminación”.

Allende recordó que el Presidente Sebastián Piñera “el 1º de mayo pasado, calificó a Huasco y a otras zonas similares como ‘situaciones donde no podían seguir ocurriendo sacrificios ambientales’. Además, la propia Seremi de Salud de Atacama, en su rechazo al proyecto, argumentó que éste no cumplía con las exigencias para asegurar que no empeoraría la calidad del aire de la zona. Aprobando Punta Alcalde se borra con el codo lo que se ha escrito con la mano”.

La senadora sostuvo que “aún aprobando el proyecto el Consejo de Ministros no tiene la última palabra, ya que las resoluciones son impugnables. Con la aprobación de esta central termoeléctrica en una zona de latencia, es importante conocer el razonamiento de la autoridad y saber cómo pondera el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, además de conocer que otro tipo de presiones indebidas y de grandes intereses, actuaron a favor de Punta Alcalde”.

Este año, la Comisión de Evaluación Ambiental rechazó el proyecto argumentando que la empresa no especificó cómo haría el seguimiento para medir la emisión de gases en la planta.

Según ha señalado la empresa, la planta generaría 740 megawatts de capacidad instalada en dos unidades a carbón de 370 MW cada una, y una inversión estimada de US$ 1.400 millones.

En el comité participó el subsecretario del Medioambiente ya que la ministra María Ignacia Benítez, se inhabilitó de votar en este caso debido a conflictos de interés.