Colbún, uno de los socios de Hidroaysén, dijo que estaría lista para vender una parte de su participación en el proyecto hidroeléctrico en la Patagonia después de que la iniciativa se viera duramente cuestionada por distintas organizaciones sociales.

Así al menos lo anunció Ignacio Cruz, gerente general de la empresa en una entrevista publicada hoy por la cadena de noticias financieras Bloomberg.

Según Cruz, su empresa, que posee el 49 por ciento de las acciones de Hidroaysén, no tiene planes de reiniciar sus gestiones por el proyecto de 2.750 megawats hasta que vea un mayor consenso entre las autoridades sobre el futuro de la polémica iniciativa.

“Realmente no se tiene un proyecto hasta que se tienen una base sólida de apoyo social”, dijo Cruz y agregó que vender una parte de su participación a un tercer actor “podría ser una buena alternativa” si esta ayuda a hacer viable el proyecto.

Colbún anunció en mayo que quería suspender definitivamente sus planes de obtener los permisos medioambientales para las líneas de transmisión del proyecto.

Según Cruz, la falta de consenso sobre la matriz energética de Chile podría desinflar el crecimiento económico de Chile durante la próxima década ya que una serie de proyectos mineros se estarían posponiendo debido a la falta de energía barata.

En esa misma línea, el gerente de Colbún insistió en que Chile sufrirá precios de electricidad “altos y volátiles” por un “largo tiempo”. Según él, una reducción en los niveles de agua de las hidroeléctricas disminuirá su capacidad de generación de energía durante la primera mitad del 2013 y aumentará el costo de la energía ya que las empresas eléctricas tendrán que echar mano al diesel para funcionar.