Fotos: Alejandro Olivares

Los tacos se incrustan en las baldosas y su eco agudo se multiplica rápidamente por los pasillos del liceo. Tres siluetas esbeltas, vestidas de animal print y pelucas frondosas, avanzan a una sala de teatro repleta de escolares, mientras contonean las caderas como top models en una pasarela de alta costura. Los chiflidos y gritos se multiplican.

-¡Ricas!- aúlla un grupo de colegiales en el patio.

El revuelo termina cuando los estudiantes se percatan que se trata de un grupo de compañeros disfrazados de minas. Son Eduardo, Sebastián y Patricio, miembros del grupo de artes escénicas que se dirigen a participar en el maratón de teatro que se realiza en el liceo Lastarria cada Teletón. Es el 3 de diciembre del año pasado y el colegio aún continúa en toma.

Los tres muchachos acaban de transformarse en la sala de tecnología del establecimiento, con ropas prestadas por amigas y compañeras del Liceo 7. Antes de ingresar al teatro pasan al baño y se sacan fotos junto a un retrato del Che Guevara. “Ahora empieza nuestra propia revolución”, se dicen, dándose ánimo.

-Antes nos conocían como las locas del colegio, porque éramos medio gritonas y peladoras, nada que ver con los gay piolitas del liceo. Por eso decidimos vengarnos de tantos años de injusticia social y salir del clóset con escándalo para que nadie tuviera duda que habían homosexuales en el colegio -recuerda Eduardo, uno de los jóvenes que participó en la obra.

La performance, inspirada en las aventuras de Priscilla la Reina del Desierto -la película de Stephan Elliott, ícono de la cultura transgénero en los noventa-, tuvo un rotundo éxito. Era, cuentan, un homenaje a los travestis de Chile. Algo impensado para un colegio de hombres administrado, en ese entonces, por el ex coronel Cristián Labbé, el mismo que meses antes había prometido erradicar a todos los estudiantes que no eran de la comuna. Eduardo, Sebastián y Patricio se transformaron en las vedettes de la noche. “Nos sentimos libres, auténticas y empoderadas con nuestros tacos y peluca”, recuerdan. Ese día los tres estudiantes, de tercero y cuarto medio, se juramentaron formar un colectivo artístico de orientación política en el liceo el año siguiente. Fue el origen de las Putas Babilónicas.

Revolución Sexual

La primera irrupción del grupo, fuera de su propio liceo, ocurrió en “La marcha de las putas” convocada por estudiantes, profesores y apoderados en contra del alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, que por esos días insultó a las alumnas del Instituto Nacional Femenino y acusó que la toma del establecimiento era un “puterío”. Un grupo de estudiantes homosexuales del Lastarria, encabezados por Eduardo, Sebastián y Patricio, solidarizaron con las chicas del INF y armaron lienzos. Un cartel que hicieron decía: “las putas de Labbé estamos acá”.

La pancarta generó curiosidad y la gente comenzó a preguntarles quiénes eran. Nadie supo qué responder. Aún no funcionaban estrictamente como colectivo y tampoco tenían nombre. Luego de la Marcha de la Igualdad, donde acudieron con tacos y los labios pintados color rosa vistiendo uniforme escolar, decidieron llamarse Putas Babilónicas, un homenaje a las primeras mujeres que se emanciparon del yugo de los hombres.

-Nos gustó porque es un nombre femenino súper transgresor para alumnos de un colegio de hombres. Además, representan a una casta de mujeres cultas, independientes y conscientes de su libertad. También nos gustó por el ensayo histórico de Fernando Vallejo, La Puta de Babilonia, donde hace una analogía entre las meretrices y la Iglesia Católica- cuenta Patricio.

Al poco tiempo debutaron en las redes sociales con un Facebook y sus fans crecieron hasta el millar de personas antes de finalizar el año. “El desafío del grupo era transformarnos en colas subversivos y revolucionarios, en un colegio de hombres emblemático, autoritario, ubicado en una comuna ultra facha”, cuenta Sebastián.

-Las Putas Babilónicas se formaron porque había una clara discriminación en la sociedad chilena y también en el Lastarria, donde había un margen importante de cultura homofóbica- agrega Carlos.

En el fondo, aseguran, sintieron la necesidad de generar un quiebre irrumpiendo en la monotonía de un liceo de “machitos heterosexuales”. Y la única forma para lograrlo, aseguran, fue a través de la disidencia sexual.

Lo primero que hicieron fue concitar el interés de los homosexuales que estudiaban en el establecimiento. “Ojo de loca no se equivoca”, asegura Eduardo. “Comenzamos a salir del clóset, nos juntábamos en el patio, nos hicimos amigos y empezamos a educarnos en materias que no nos pasan en el liceo. Al principio el colegio fue reticente, pero al vernos tan seguros con nuestra sexualidad, se dieron cuenta que era imposible cambiarnos”, relata.

Poco a poco empezaron a informarse sobre teoría Queer, a leer textos de sociología sexual y literatura homosexual. Se hicieron fans de Lemebel, Fernando Casas y performistas como Hija de Perra. También leyeron a Michel Foucault y Beatriz Gimeno. Cada trabajo se transformó en una posibilidad de profundizar en sus propias investigaciones de género.

“En el fondo intentamos llevar la voz de las Putas Babilónicas a la sala de clases”, cuenta Carlos.

Cada uno lo hizo a su manera. Sebastián aprovechó el lectivo de retórica para hablar de disidencia sexual. Patricio usó la clase de historia para analizar las sexualidades periféricas. Eduardo utilizó la clase de lenguaje para hacer un texto argumentativo fundamentando su desacuerdo con la Ley Antidiscriminación. También participaron en una obra de teatro, basado en un texto publicado en The Clinic, donde contaron la historia del tratamiento del sida en los hospitales públicos.

El camino no fue fácil. Al principio debieron enfrentar el prejuicio de compañeros y profesores. Una vez, recuerdan, estaban almorzando en el casino del colegio y un grupo de alumnos los “bombardeó” con cáscaras de naranja. “Les dijimos que pararan la hueá y empezaron a gritarnos que por qué no nos íbamos al Carmela”, recuerda Eduardo. La batahola casi termina en una batalla campal.

-Les molestó que estos maricones se pararan, se pusieran choros, se empezaran a defender y a devolverles los insultos- añade Sebastián.

Hace poco fueron llamados a inspectoría luego de repartir panfletos llamando a “una revolución sexual para la revolución social”. Acusan que fueron censurados y que las autoridades del colegio les prohibieron exponer los folletos en el diario mural. La orden, aseguran, era apaciguar cualquier manifestación revolucionaria dentro del establecimiento. Algo que va en contra de la esencia del grupo. “Hacer entender a los anarquistas de cartón que la revolución nos compete a todos y que nosotros también hacemos revolución”, sentencia Eduardo.

-Muchos compañeros creen que hacer revolución es leer a Marx, ir a las marchas y tirar piedras. Nosotros les hemos demostrado que la revolución debe ser también sexual. Los compañeros asumen ahora que buscamos otra manera de lograr los cambios y que todos podemos formar parte de una única revolución- explica Carlos.

Articulación política

La aceptación, sin embargo, no fue inmediata. Aunque hubo un episodio que marcó un antes y un después en la relación del colectivo con sus compañeros de liceo. Fue en una marcha a mediados de este año. Las Putas Babilónicas encabezaban la protesta con una pancarta que decía “Somos maricones, pobres y defendemos la educación”. El cartel provocó la burla de un grupo de estudiantes del Liceo Alessandri que comenzaron a insultarlos. Los alumnos del Lastarria saltaron de inmediato a defenderlos. “Les gritaban que éramos sus maricones, sus colitas y que nos dejaran tranquilos”, recuerda Sebastián.

-Fue bacán que nos defendieran nuestros propios compañeros, ahí entendimos que habíamos generado un cambio importante en el liceo- agrega Eduardo.

La salida del clóset de las Putas Babilónicas no se dio sólo en la interna del establecimiento. El colectivo también forma parte de la Codisex, la Coordinadora de Organizaciones de Disidentes Sexuales, que plantea la necesidad de problematizar las sexualidades desde una articulación política. Perspectiva que los ha llevado a enfrentarse públicamente al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual, Movilh, el Movimiento por la Diversidad Sexual, MUMS, y la Fundación Iguales.

-Estas organizaciones han tratado de instrumentalizar el movimiento, pueden tener buenas intenciones pero están vendiendo la identidad de todos los fletos de este país- sostiene Sebastián.

Las críticas, según Patricio, apuntan a que estas agrupaciones no estarían respaldando al amplio espectro de la comunidad homosexual como los travestis y los gay de población. Situación que, aseguran, se refleja en la aprobación de la Ley Antidiscriminación que abunda en generalidades y no asume lo diverso y particular.

-La ley Zamudio es un placebo para el movimiento homosexual, un retraso. Nosotros creemos que es necesario politizar el movimiento, pero no queremos que se haga desde un sistema heteronormado, que tengamos que pasar piola para que nos acepten. Por eso detestamos a Simonetti- cuenta Carlos.

La crítica a Pablo Simonetti, escritor y presidente de la Fundación Iguales, tiene que ver con la representación del movimiento. “Él cree que está representando a mucha gente, pero apenas representa a un grupo minoritario que no está dispuesto a tocar temas más profundos como el de la gente con sida. Simonetti representa el estereotipo del gay burgués, de gimnasio, que no se le nota su orientación sexual y aparenta ser bien machito”, agrega Sebastián.

La lucha de las Putas Babilónicas se ha extendido también a otros colegios. Durante las tomas de este año varios liceos optaron por establecer horarios protegidos para que los estudiantes propusieran talleres. Fue así como un grupo de alumnas del Liceo 7 los contactó para que realizaran un curso de sexualidad y género. La convocatoria fue tan alta que terminaron por habilitarles el gimnasio para realizar el taller.

-Hablamos del aborto, la Ley Zamudio, los travestis, ha sido gratificante porque las niñas comenzaron a entender su sexualidad a partir de los movimientos políticos de liberación de la mujer. La idea es que ellas también se organicen y puedan realizar este tipo de actividades en sus colegios- cuenta Sebastián.

La iniciativa sólo duró tres sesiones. Las autoridades del liceo, hace un mes, les prohibieron la entrada al establecimiento por decisión de la Corporación Educacional de la Municipalidad de Providencia.

-La inspectora nos dijo que no correspondía que nos pintáramos los labios y usáramos tacos, que no le parecía correcto lo que hacíamos- agrega Eduardo.

La semana siguiente las alumnas del Liceo 7 realizaron una masiva protesta en el establecimiento. No hubo caso. Las Putas Babilónicas no pudieron entrar más al liceo. Una decisión que, asumen, responde a la precariedad de la educación sexual en Chile. “Lo único que se hace en el país es hablar del uso el condón para que no te pegues alguna enfermedad de transmisión sexual. No existe una discusión respecto a orientaciones sexuales y algo tan fundamental como el respeto”, asegura Sebastián.

Las Putas Babilónicas no se dan por vencidas. A tal punto ha llegado su “empoderamiento” en el Lastarria que una lista al centro de alumnos les ofreció un cargo para la próxima elección del gobierno estudiantil. También piensan crear una secretaría de género en el establecimiento. Una experiencia que en el gobierno de Ricardo Lagos se intentó implementar en los colegios, a través de las Brigadas Escolares Gay Lésbica promovidas por el Movilh, que finalmente no prosperó luego que la Conferencia Episcopal de Chile pusiera el grito en el cielo. Pese a todo, el trabajo de las Putas Babilónicas ha comenzado a rendir frutos.

- Si no hubiéramos estimulado entre nosotros una conciencia crítica, lo más probable es que hubiésemos aguantado cualquier cosa, porque no teníamos la fuerza de levantarnos y responder. Pero ahora nos encanta decir que a más de algún compañero le hemos quitado la homofobia de la cabeza- agrega Sebastián.

La clave, según Eduardo, pasa por un viejo adagio del mundo gay: “el día que te aceptas como diferente, te vuelves inmediatamente normal”.