Quienes conocen al ingeniero comercial Mikel Uriarte, el nuevo presidente del directorio de TVN, aseguran que cuando recién asume en una empresa lo primero que hace es evaluar quién funciona y quién falla en su cargo. Sólo luego de eso toma decisiones.

También afirman que el proceso, en general, dura un mes, por lo que en el canal estatal pronto deberían haber novedades luego de la molestia que ha desatado en el oficialismo el programa político Frente al Espejo que conduce Julian Elfenbein por el supuesto trato discriminatorio entre Michelle Bachelet y Andrés Allamand. Todos estos problemas, altos funcionarios de la red estatal lo atribuyen a la gestión del Director Ejecutivo, Mauro Valdés.

La mala percepción del trabajo del abogado se sustenta en los problemas que éste tuvo con los anteriores presidentes del directorio -Leonidas Montes y Carlos Zepeda-, en las cifras de rating e ingresos de la estación que no serían satisfactorias y en la conducción editorial principalmente en los programas que no son de prensa y donde, aseguran, se percibe una falta de pluralismo que será abordada mañana en la reunión de los jueves del directorio de la red estatal.

Estas mismas fuentes precisan que en cuanto al programa de Elfenbein, Uriarte no tiene mayores reparos en el tono de la conducción, pero sí en que se realicen preguntas que muestran tendencias políticas -como aquella en que el periodista legitimó las demandas estudiantiles- y el resto del contenido.

Respecto de que el espacio debutara con la entrevista a Michelle Bachelet, destacan que no hay dudas acerca de sí correspondía llevarla a ella primero al programa porque se entiende que la pauta periodística es la que debe primar. Pero en el tratamiento de los entrevistado hay una sola opinión en los representantes de la derecha en TVN: “Por qué no se le preguntó a Bachelet por Beyer en momentos en que era importantísimo saber su opinión. Tampoco se le consultó por los Lexus de su hijo (Sebastián Dávalos)”, explica una fuente de la emisora estatal.

En la estación reconocen que el programa fue visado en momentos en que Zepeda era un presidente del directorio ausente debido a los problemas que le generaba su enfermedad, pero desmienten que se haya hecho a la medida de Bachelet. El espacio, explican, siempre estuvo contemplado dentro de la parrilla programática de este año en el canal y fue pensado para llenar el espacio que dejó Animal Nocturno luego de la muerte del animador Felipe Camiroaga.

Ahora, destacan, al director ejecutivo se le ha escapado el tema de las manos y “es quien debe responder si hay errores”.

Por lo mismo, en un escenario de crispación política, Valdés estaría en la mira del ex director de Fonasa quien estima que no ha cumplido un buen rol y que sería deseable que abandonara su cargo.

En La Moneda, altas fuentes confirman que los cuestionamientos a Valdés se han hecho llegar a éste a través de autoridades y de Uriarte, pero destacan que si bien el presidente del directorio tiene la intención de “pasar la aplanadora”, no existen ni los votos en el directorio ni el contexto político para hacerlo. Aún así aclaran que existe consenso en Palacio en que Valdés no logró cumplir con el compromiso de dar un trato igualitario a todos los presidenciables y existió una disposición cordial hacia la ex directora de Naciones Unidas y hostilidad hacia Allamand.

Esta tesis es refutada por fuentes del directorio que aseguran que a Allamand se le dejó mostrar en plenitud su lado humano -al abordar la muerte de su hijo y su cuñado-, que es su mayor falencia como candidato.

VALDÉS NO RENUNCIARÁ

“No he recibido ninguna queja por mi trabajo ni del Gobierno ni del directorio” es lo único que comenta Mauro Valdés al ser consultado por The Clinic Online sobre la evaluación en Palacio de Frente al Espejo.

En tanto, fuentes cercanas al abogado resaltan que ha logrado cifras azules a pesar de la tragedia que afectó a la estación con la muerte su principal rostro, Felipe Camiroaga, y otros cuatro integrantes del Buenos Días a Todos en el accidente aéreo en Juan Fernández en 2011; y la reestructuración del mercado que generó el grupo Luksic al invertir en Canal 13 y la compra de Megavisión por la familia Solari-Heller.

“Hay que mirar su gestión en perspectiva. Hoy La Moneda está con una agenda para influir en los contenidos y crear un ambiente favorable a la entrevista de este domingo de Laurence Golborne, entonces es incómoda la independencia de Valdés”, destacan y agregan que pese al “bullyng” político, Valdés no está dispuesto a renunciar porque sería, comentan, reconocer errores que no se han cometido.

En este mismo sentido, aseguran que tampoco habrá cambios estructurales al programa de Elfenbein y que éste tiene todo el derecho y el respaldo para preguntar desde su perspectiva política. Admiten que “todo puede ser perfectible”, pero precisan que “no es aceptable que se diga que hubo una entrevista conciliadora y otra no. En ambas se abordaron temas complicados”.

Desde el directorio, en tanto, la vicepresidente Marcia Scantleburry comenta que “hasta donde yo sé, Mauro está firme y cuenta con todo nuestro respaldo porque lo ha hecho bien. El mío seguro que lo tiene”.

FRENTE AL ESPEJO NO TENDRÁ CAMBIOS

En el equipo de Frente al Espejo saben que todos los ojos están sobre ellos y afirman que, por lo mismo, no habrá modificaciones en el programa. “Este espacio no es periodístico, es miceláneo y se permite licencias”, se le ha escuchado decir al editor de contenidos Michael Müller cuando han discutido sobre las críticas que han recibidio.

Por su carácter distinto a las entrevistas políticas tradicionales, se permiten pautas como la nota humana de diez minutos donde los candidatos pueden mostrarse en otras facetas. E incluso se le agrega una cuota de humor como lo fue en el caso de Bachelet al recordar a Natalia Cuevas, actriz que la ha imitado por años.

Sobre la supuesta inclinación por uno u otro candidato, fuentes de la producción de Frente al Espejo cuentan que el día de la emisión, Bachelet y su equipo mostraron su molestia por ciertas preguntas en el estudio y por la nota humana donde Elfenbein le consultó por las canas. “Nos criticaron también por incluir la canción de Mecano Mujer contra Mujer cuando le preguntamos a Bachelet por el tema gay. Pero el programa seguirá dándose esas licencias”, reconoce la misma fuente.

En TVN afirman que el próximo domingo el trato será exactamente igual para el candidato de la UDI Laurence Golborne, a quien le podrían incoporar un humorista tal como se hizo con Bachelet, y descartan cualquier cambio en su estructura porque saben que para bien o para mal sería malinterpretado.

En tanto, desde el comando del ex titular de Obras Públicas comentan que éste no está asustado ni ha pedido detalles ni concesiones a la red estatal.