Si la ultra-exposición está instalada como táctica predominante del ejercicio y el negocio musical, la aparición precisa, no insistente ni cargante de información es un gesto que se opone a la corriente imperante.

Es precisamente este gesto aliviador el que sigue caracterizando la personalidad de los escoceses de Boards of Canada, quienes acaban de publicar bajo una campaña sobria, casi imperceptible, su último álbum: Tomorrow´s Harvest. Con él, Boards of Canada nos invita a una escucha de larga duración (diecisiete cortes componen el disco) en la que el oído parece atraído como por un imán a detenerse, calmarse, a escuchar desde el plano sensual, ese en el que no se analiza un carajo, porque no es necesario hacerlo, porque sólo disfrutamos del placer de las vibraciones que nos van llevando a cualquier parte.

Sin perjuicio de lo anterior, observamos en Tomorrow´s Harvest una serie de aspectos atractivos y complejos de mencionar, asuntos casi siempre presentes en sus anteriores discos, aunque también, atornillados una vuelta más allá, o más acá.

La abundancia de capas sonoras, de múltiples dimensiones (primeros, segundos y terceros planos), de texturas que confunden las armonías y lo van dejando todo suspendido, de ritmos firmes, bien pensados (“Jacquard Causeway”), de melodías bucólicas (“White Cyclosa”), de estados sonoros que permanecen.

En ningún caso es este el disco más inspirado en la carrera de los hermanos Sandinson, pero se trata sin duda alguna de un disco valiosísimo no solo para ellos (Boards of Canada) o para la música en situación de electrónica, también para lo que va del 2013 y muy probablemente para lo que siga. Solo basta con escuchar “Sick Times” para darse cuenta que Boards of Canada camina a paso tranquilo, por las piedras.

Boards Of Canada
Tomorrow’s Harvest (2013)
Warp