Carla Morrison

Carla Morrison (28) es la estrella y la voz privilegiada del pop alternativo mexicano. Con dos Grammy Latino a su haber, la chica de Tecate, Baja California, ha conquistado a buena parte del mercado de su país, y ha logrado ser escuchada en toda Hispanoamérica.

Siendo una niña empezó a mostrar aptitudes musicales, y su madre, que “siempre cantaba en la casa” la apoyó llevándola a cuanto concurso había. Cuando cumplió los 18 se fue de México a vivir a Phoenix, Estados Unidos, donde vivían sus hermanos mayores. Inicialmente fue a estudiar, pero no le gustó. “Entonces me compré unos teclados y unos tarros y seguí aprendiendo sola. Así hicimos una banda con gente de por allá, y después de tres años de tocar juntos me salí para empezar una carrera solista. Quería cantar en español y ellos cantaban bilingüe”, dice Morrison.

De ahí, ya resuelta a comenzar una carrera solista, grabó en EP casero con la ayuda de un amigo. Lo subió a MySpace –red social de músicos- y ocurrió el “milagro”. Ni ella ni nadie se lo esperaba, pero de a poco empezaron a preguntarle quién era, dónde vivía, y que si quería grabar algo, de diferentes lugares. “De pronto, esto se convirtió en un trabajo”, cuenta desde México a The Clinic Online.

LOS GRAMMY

Después vino la consolidación. Se mudó a México DF para “agrandar su proyecto” y se encontró con que Natalia Lafourcade quería conocerla. “Quería producirme mi siguiente disco y eso como que me puso en otro nivel”.

La estrella del pop mexicano produjo su segundo EP “Mientras tú dormías”, y logró encaminar a Morrison hacia lo que vendría. “Fue muy bonito porque ella es una mujer que percibe la música de una manera muy parecida a mí. Es una artista tan completa y tan profesional, no sé, como que yo me sentí muy cuidada y acompañada y muy tomada en serio. Es muy respetuosa… es una genio, en realidad”.

Con una carrera incipiente a base de tres EP’s, los Grammy Latino 2012 serían la consolidación que le faltaba. En una noche que los mexicanos Jesse y Joy se llevaron cuatro gramófonos, la de Baja California, ganó dos: mejor canción alternativa y mejor álbum de música alternativa, por “Déjenme Llorar”, su primer LP.

“Para mí los Grammy son una motivación. No me definen como artista ni como persona. Pero es algo que hicimos bien. Seguimos más el corazón que la idea de quedar bien con la gente. Pero claro, ahora los veo y es como órale, algo he hecho bien, tengo que seguir en esta ruta”, dice la cantante.

CHILE

Morrison tiene una buena e inusual relación con Chile. Conoce bastante la movida de pop alternativo que surgió con artistas como Gepe, Francisca Valenzuela, Javiera Mena y Alex Andwanter, y se reconoce una admiradora del proceso que se está viviendo con el pop, y la música chilena en general.

“Creo que hay mucho talento en Chile. Como te digo, Gepe, Mena, el Alex, la Francisca Valenzuela, la Anita Tijoux, Los Bunkers. No, creo que hay muchísimo pero muchísimo talento allá. Y creo que todos deberían de venirse a México, jajaja, sería muy bueno”.

Con Gepe, de hecho, grabó el tema “Bailar bien bailar mal” de su disco ‘GP’, y, aunque les ha costado juntarse para tocarla en vivo, lo hicieron una vez en el Teatro Lunario en la capital mexicana, durante una gira del chileno.

“A mí me gusta mucho Gepe. Creo que tiene mucho talento y mucha onda. Tiene una personalidad muy explosiva en su música y muy libre, aunque cuando lo vi lo encontré como tímido, calladito, como que todo lo piensa y lo vive por dentro. Pero siempre ha sido muy bonito cuando lo he visto”, recuerda Morrison.

La colaboración con el chileno ocurrió luego que Carla lo invitara a cantar en uno de sus shows en México. Al tiempo, Gepe le ofreció cantar con él en su disco y Morrison aceptó encantada. Grabó todo en el DF y se lo envió a Chile, donde se mezcló el tema final, muy bien recibido entre los fans del artista nacional.

Lo han tratado de tocar juntos después del Lunario. En el Lollapalooza chileno del 2013 era la oportunidad, pero todo falló a último momento, y en otra gira de Gepe en suelo mexicano, Carla reconoce que quiso pero estaba muy ocupada con sus proyectos. Para este show en el Frontera Festival, Carla no asegura nada, pero no se cierra a la posibilidad de que canten juntos nuevamente.

Pero la relación de Carla con Chile no termina con Gepe. Uno de los dos productores de ‘Déjenme Llorar’, su primer LP, es chileno. Su nombre es Andrés Landón y hace años que se desempeña como productor en México, además de músico en la banda under ‘Sonido Landón’.

“Más que Andrés tuviera una gran carrera y aunque no tuviera Grammys en su casa, me encantó su impresionante talento y su ingenio. Es alguien muy bueno con quien trabajar”, dice Morrison.

Y tuvo buen ojo, al parecer. Porque con Juan Andrés Torrealba y Andrés Landón como productores, “Déjenme Llorar” se llevó los dos Grammy Latino que pondrían sello definitivo a su carrera musical y la catapultarían a nuevos espacios en la industria musical.

A días de su show en el Frontera Festival, Carla ha estado encerrada en su casa escribiendo nuevas canciones, “viendo para cuándo podrían estar”, entre idas y venidas al doctor para verse algunos problemas de salud derivados de las constantes giras. “Entre tanto viaje, si no te cuidas, puedes sentirte muy mal”, dice entre risas Morrison.

Para su show en el Frontera Festival promete un nuevo repertorio. Como es su tercera vez en el país no quiere repetir lo que ha hecho anteriormente y aunque no cree que presente nuevas canciones, “sí escucharán cosas que en vivo no había tocado antes en Chile”, cuenta desde México.

El show de la voz privilegiada del pop alternativo mexicano está presupuestado a partir de las 17:30 del “Escenario Pacífico” del Frontera, que se realizará este sábado 15 en el Club Hípico de Santiago.