jaime burrows a1

El subsecretario de Salud, Jaime Burrows, dio a conocer que una funcionaria de la cartera, a cargo de la redacción del proyecto de ley Ricarte Soto, recibió algunas ofertas por parte de un laboratorio para dejar su cargo, según indica BíoBíoChile.

La abogada Andrea Martones fue contactada por un headhunter (persona que se encarga de reclutar a altos ejecutivos), quien le ofreció un puesto de gerente en un laboratorio, con un sueldo mayor al que actualmente recibe y con un vehículo nuevo.

“Uno ve que se le está ofreciendo un cargo a una persona clave en la tramitación de un proyecto de ley…para ofrecerle un cargo en un laboratorio, más de lo que se gana en el Ministerio de Salud y otras regalías. Eso, por favor, no es la forma de relacionarse con el Estado”, sostuvo la autoridad.

En esa línea, precisó a La Tercera, que “no puedo decir qué hay detrás de esta preocupación. Pero, conociendo la experiencia internacional como la del “Obama Care” (plan de salud en Estados Unidos), está comprobado que la industria farmacéutica trata de influir y hacer presión a través de líderes de opinión que son del mundo académico y de pacientes”.

“Cuando la asesora jurídica que está encabezando el equipo jurídico que lleva a adelante el proyecto de Ley Ricarte Soto, recibe un llamado de un headhunter de parte de un laboratorio farmacéutico para ofrecerle la gerencia de acceso a medicamentos, ofreciéndole varias veces más de lo que gana en el Ministerio de Salud, uno dice, bueno, si están dispuestos a ofrecer esto al Ministerio de Salud, qué estarán ofertando en otros lados. Es una pregunta que vale la pena hacerse”, agregó.

Consultado sobre si esto correspondía a una presión indebida, Burrows puntualizó que “es evidente. Ella no aceptó el cargo”.

Cabe decir que la autoridad señaló que el headhunter no reveló el nombre del laboratorio.

Durante esta semana se continuará con la discusión de la iniciativa en el Senado respecto a su implementación.