barraza

El recién nominado ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, fue una de las figuras del Partido Comunista que estuvo ligado a la crisis de la Universidad Arcis a través de Ical.

Las investigaciones periodísticas realizadas sobre el tema dan cuenta de que a través de distintas sociedades, como consignó una demanda de los trabajadores del centro de estudios, el PC se hizo del control de Arcis. Se trata del Centro de Estudios y Análisis de Políticas Públicas (representado por Pablo Monje); Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz, Ical (representado por Juan Andrés Lagos); Ediciones Ical e Ical Capacitación (representadas por Luis Espíndola), Servicios Ical y ONG Ical (representadas por Claudio De Negri) y Arrayán Seguridad y Aseo (representada por Patricio Palma). Todas las sociedades figuran domiciliadas en Cumming 350, dirección del Partido Comunista de Chile y al que pertenecen todos sus representantes legales.

Aunque el PC y el Ical se retiraron en enero de 2014 de la institución, la investigación jurídica, a la que tuvo acceso The Clinic en 2014, plantea la responsabilidad de todas estas empresas, unidas económicamente a través del PC, sobre los sueldos y cotizaciones de los trabajadores. A la vez, solicita el congelamiento de sus cuentas y el pago de una multa, según el artículo 507 del Código del Trabajo, por haber realizado acciones tendientes a ocultar el patrimonio de la universidad.

De Barraza, quien hasta hoy era subsecretario de Previsión Social, específicamente, según consignó Ciper Chile se establece que estuvo involucrado en el retiro de utilidades desde la inmobiliaria Libertad, ligada a su vez a Ical.

“El 12 de diciembre de 2012 se reunieron los cuatro socios de Inmobiliaria Libertad S.A. El socio mayor era ONG ICAL, representada por Claudio De Negri Quintana, que con 101 acciones tenía el 50,5% de la propiedad. Ediciones ICAL Ltda., cuyo representante era Marcos Barraza, tenía el 25,5%. Con ambas el PC ya controlaba el 76% de las acciones de la inmobiliaria. Además, el partido ya tenía la mayor parte de Inversiones Salvador S.A., que seguía siendo titular del 23,5%. Y Max Marambio, a través de Nazareno S.A., apenas conservaba una acción, equivalente al 0,5%.

El acta de esa sesión indica que Marcos Barraza, presidente del directorio, partió señalando que la venta de Huérfanos 1721 ya se había concretado. Después, informó que la inmobiliaria “no contempla proyectos de nuevas inversiones propias del giro, por lo que no tiene sentido y carece de justificación mantener en caja sumas superiores al capital de $1.600 millones” (*). Con esa justificación, Barraza propuso reducir el patrimonio de la sociedad. Acto seguido, De Negri tomó la palabra en nombre de ONG ICAL y pidió aprobar la propuesta “porque su representada requiere dichos fondos para las actividades propias de su institución”. Así, se sancionó la segunda repartición de utilidades detectada por CIPER en el manejo de la universidad ARCIS.

La expansión del PC en Arcis

En 2004 se creó la Inmobiliaria Libertad para sacar de la crisis a una universidad desfinanciada por una expansión regional fracasada. La sociedad quedó constituida por cuatro socios, cada uno con cerca del 25% de sus acciones: Max Marambio (mediante sus sociedades Marambio y Rodríguez S.A. y Comercial Cañaveral S.A.), Ediciones Ical Limitada, Inversiones Salvador S.A. (formada por académicos para esta instancia) y Corporación Universidad Arcis.

Ediciones Ical, según establece el estudio, habría sido creada poco antes, en diciembre de 2003. Fue constituida por Óscar Azócar y el ahora diputado Daniel Núñez, ambos miembros del PC y socios de la Corporación Arcis. Este fue el comienzo de una serie de acciones entre otros miembros de la Corporación y el PC, quienes formaron varias sociedades paralelas que se desprenden del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (Ical), think tank del PC fundado en 1983, y que en el transcurso de la permanencia del partido en la universidad, recibieron pagos o ejecutaron acciones en representación de la casa de estudios.

La primera de estas sociedades fue Ical Capacitaciones, creada el 22 de agosto de 2006 por los socios constituyentes Gastón Quezada, Rolando Álvarez y Marta Godoy. Luego, el 3 de marzo de 2008, Patricio Palma y Juan Andrés Lagos, quien ocupó cargos directivos en la Corporación desde 2004 hasta enero de este año y actualmente es asesor de Nicolás Eyzaguirre en el Ministerio de Educación, formaron el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz Sociedad Anónima.

El estudio también establece que miembros de la Inmobiliaria Libertad, representada por Patricio Palma, Jorge Cárcamo y Pablo Monje, constituyeron, el 31 de marzo de 2011, el Centro de Estudios y Análisis de Políticas Públicas. Y el 4 de septiembre de 2013, Inmobiliaria Libertad, representada por el propio Palma, constituyó Arrayán Seguridad y Aseo S.A, junto a la socia Camila Vergara. Ambas sociedades también con domicilio en Cumming 350, sede del PC.

La arremetida del Ical en Arcis continuó. Primero mediante modificaciones a la sociedad comercial de responsabilidad limitada Servicios Arcis, cuyo nombre de fantasía era Liberarcis y que fue creada por Jorge Arrate y Roberto Celedón y administrada por Sergio Trabucco en 2003. El 11 de julio de 2010, Jorge Echeverría cede el 100% de sus derechos a Ical Ediciones quedando ésta y la Corporación como únicos socios de Liberarcis, dejando como administrador a Pablo Monje. Un año después, el 25 de septiembre de 2011, la Corporación Arcis cede a Ical el 100% de sus derechos sociales (90% del capital social) en $900.000. Así, con la ONG Ical controlando el 90% de los derechos sociales e Ical Ediciones con el 10% restante, se modificó la razón social a Servicios Ical Limitada, pudiendo usar como nombre de fantasía Consultora Ical.

La presencia de Ical, desde entonces, quedó sin contrapeso en el Directorio de la Corporación. La presidencia fue asumida por Marcos Barraza, actual subsecretario de Previsión Social, quien entonces era director de Ical. Con Barraza a la cabeza el PC sumó seis directores –de un total de siete- controlando completamente la universidad.

Hasta ahora el rol del PC en la crisis Arcis no ha sido aclarado: en abril el informe de la comisión investigadora que eximía de responsabilidad a miembros del PC con el argumento de que no había antecedentes para concluir que hubo lucro en esa casa de estudios fue rechazado, lo que generó una crisis en el oficialismo.