FACTURA SQM

Más de un mes después de que el gerente general de Soquimich, Patricio de Solminihac, informara, en el marco de la junta ordinaria de accionistas de la compañía el 24 de abril, que realizaría una nueva rectificación de su contabilidad ante el Servicio de Impuestos Internos (SII), específicamente respecto de la filial SQM Salar -la que, como reveló The Clinic Online, fue a la cual facturó Asesorías y Negocios SpA (AyN) del recaudador de Michelle Bachelet, Giorgio Martelli-, finalmente la operación se realizó e incluyó, entre otras, a la empresa de Martelli y a “Cristian Warner comunicación y markenting”, vinculada a Marco Enríquez-Ominami.

Ambas estaban incluidas en un borrador de rectificación que fue modificado en más de una ocasión acorde con la convulsión generada por la arista Soquimich en el SII -donde cayó primero el director Michel Jorratt y luego el subdirector jurídico Cristián Vargas- y en el Gobierno, que se reestructuró con la partida del ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, que boleteó a AyN, y el titular de Hacienda, Alberto Arenas, entre otros.

Fuentes cercanas a la compañía relatan que la decisión administrativa, tras varios vaivenes, se realizó por facturas de 14 rut entre personas naturales y empresas por un total de $826.468.564, y además de Martelli y Warner, incluyó, entre otros a Carlos Eguiluz, Carlos Tudela, IMBC Ltda y la ONG Chile Ambiente, de Patricio Rodrigo, que facturó $57 millones.

QUE SÍ, QUE NO

El viernes 17 de abril, el abogado Pablo González Suau llegó hasta el SII para reunirse con Bernardo Seaman, fiscalizador de grandes contribuyentes, para plantearle la decisión de SQM Salar de rectificar y pedirle que, para ello, desbloqueara el RUT de la compañía. El procedimiento y las oficinas no eran desconocidas para González Sau quien durante cuatro años -entre 2006 y 2010-, se desempeñó como subdirector jurídico del SII, cuando la entidad era dirigida por Ricardo Escobar.

Sobre lo que ocurrió en aquel encuentro hay dos versiones contradictorias que se tradujeron en que ni Martelli, que entre enero de 2012 y octubre de 2013 AyN Spa emitió 23 documentos a SQM Salar por un total de $246 millones; ni Warner, que entre 2011 y 2013 facturó $362 millones, fueran incluidos en el proceso. Según fuentes de SQM la decisión fue del SII; según la versión del SII, fue de SQM.

Como sea, desde esa primera maniobra hasta que se rectificó y se realizó el pago respectivo el miércoles pasado, la presión respecto de conocer cómo operó Asesorías y Negocios para la pre campaña de Bachelet fue en aumento en la medida en que The Clinic Online entregaba antecedentes como los $16 millones que recibió de la entidad Peñailillo, la nómina de sus asesores que trabajaron en la empresa y el arriendo por parte de Martelli de la sede de Tegualda donde operó la campaña de Bachelet, entre otros.

LA DENUNCIA PENDIENTE
Así fue cómo finalmente Jorratt, a quien el gobierno le pidió su renuncia y que acusó al partir una serie de presiones para no avanzar en la indagatoria contra SQM, decidió finalmente presentar una denuncia contra Salar la que está redactada desde el 18 de mayo y que aún no se presenta.

La acción estaba dirigida en contra de Solminihac, del ex gerente general Patricio Contesse y el Vicepresidente de Finanzas Ricardo Ramos, y se solicitaba al Fiscal Nacional, Sabas Chahuán, que investigara los delitos cometidos por SQM Salar previstos y sancionados en el artículo 97 N° 4 del código tributario, esto por efectuar declaraciones maliciosamente incompletas o falsas, que pueden “inducir a la liquidación de un impuesto inferior al que corresponda”.

Según la denuncia, y de acuerdo al análisis de los documentos que SQM Salar hizo llegar al SII para la rectificación, se determinó que las boletas y facturas se extienden entre los años 2009 y 2013. Además, se concluyó que dicha sociedad registró boletas de honorarios respecto de los cuales no acompañó “ningún antecedente que haga verosímil la prestación que se da cuenta”. En total, son 14 contribuyentes, quienes podrían ser investigados en caso de que el SII finalmente presente la denuncia de acuerdo a la investigación que debería realizar el Ministerio Público.