pato yañez

El ex jugador de la Roja, y autor del mítico golazo a Paraguay marcado en 1981, Patricio Yáñez fue categórico tras el choque que provocó Arturo Vidal durante la noche del martes mientras conducía en estado de ebriedad.

El goleador de la Roja y hoy comentarista de TVN, DirectTV y Radio Agricultura fue rotundo: “Si yo hubiera sido el entrenador, no habría perdonado a Vidal, porque no se le puede permitir un hecho de esta naturaleza a un jugador de su calidad, con el sueldo que gana, con lo que significa para el equipo. Puede haber miles de explicaciones, pero es un pésimo ejemplo que él siga en la selección”.

En entrevista con el diario La Segunda, el Pato Yáñez desmenuzó las consecuencias que el choque de Vidal puede tener en la Selección, argumentando que “te aseguro que muchos jugadores están muy molestos, aunque públicamente no lo van a decir. Es que estas cosas no pueden darles lo mismo a quienes viven esta responsabilidad de manera intensa y completa”.

El ex artillero precisó que puede entender la decisión del DT, Jorge Sampaoli de dejarlo seguir formando parte del plantel y tenerlo para lo que queda de Copa América, sin embargo es claro: “Simplemente no lo comparto”, argumentando que “para mí el fin no justifica los medios. La selección merece respeto. No porque sea un jugador importante vas a pasar por alto este tipo de cosas”.

Un hecho repudiado por el ex jugador de Colo Colo fue que “lo que hizo Sampaoli fue tirarle la pelota a Sergio Jadue y a los tribunales de justicia; decirles sancionen ustedes; pero el primero que debió tomar medidas fue él”.

Al ser consultado por si el casildense hubiese perdonado a un jugador de menor importancia tal y como lo hizo con Vidal ayer, Yáñez no la tiene clara, pero dice que “quiero creer que habría hecho lo mismo”, pero no mete las manos al fuego por el ex técnico de la U, porque “no conozco tanto a Sampaoli”.

Por su lado lamenta que el cagazo de Vidal provocará que “paguen justos por pecadores”, y que “no les den más permisos en las concentraciones”.

Agrega que está de acuerdo con esta medida: “De todos modos. Yo dije antes que no me parecía que los jugadores tuvieran permisos para salir porque se corría el riesgo de esto, y justamente pasó”.

El análisis de Yáñez es categórico y sin pelos en la lengua: “Al futbolista chileno hay que tenerlo cortito, porque no le toma el peso a la responsabilidad y a la trascendencia de sus actos”.