Diputado-Gaspar-Rivas-foto1-Alejandro-olivares

¿Fue una salida de madre lo que le dijo a Andrónico Luksic en la sesión de la Cámara?
–Mi rabia fue genuina, pero tenía todo pauteado. Sabía lo que le iba a decir, incluso media hora antes tenía claro que iba a nombrarlo a él. Quería hacer el contrapunto entre el lumpen que roba pistola en mano y los delincuentes de cuello y corbata, y cómo iba a dejar fuera al rey de los delincuentes de cuello y corbata.

¿Por qué eligió insultarlo con “hijo de puta”?
–Busqué un garabato que estuviera a la altura del personaje. Podría haberle dicho “imbécil”, “idiota” o “tonto”, pero era muy suave. Desgraciadamente, en nuestro idioma castellano los garabatos de grueso calibre hacen referencia a la progenitora femenina: “hijo de puta”, “concha de tu madre”, “mal parido”. No es mi culpa, yo no inventé los garabatos. Él, astutamente, invirtió el sentido de la grosería haciéndole creer a todos los chilenos que yo estaba insultando a su madre. Y se lo digo ahora, por si él se confundió, lo estaba insultando a él, a su madre ni la conozco.

Pero hijo de puta no es el garabato de más “grueso calibre” que existe, hay peores…
–Le podría haber dicho que era un culiao, pero él se hubiera defendido diciendo “nadie me ha fornicado”. Igual creo que hijo de puta es más elegante, culiao es más vulgar. Él siempre se va a fijar en el insulto, no en lo que lo motiva. Luksic se victimiza, y hay personas que pisan el palito y piensan “cómo es posible que ofenda a la mamá”. Claro, quién va a defender a alguien que ataca a una madre, pero está equivocado el hueón, lo estoy puteando a él.

¿Y a usted le han dicho hijo de puta alguna vez?
–Muchas veces. Pero me lo tomo con humor. Es más, a mí me han mandado tantas veces a la concha de mi madre, que si ella estuviera viva, más que concha, necesitaría un garaje para que yo estacione todas las veces que me han mandado para allá.

¿Qué opina del video?
–Hay una doble lectura. Desde la ventana se ve todo Santiago, o sea es como decir, “yo hablo desde las alturas, desde el Olimpo”. Pero a la vez él dice, “yo soy igual a ti”, “soy un ser humano como tú”. Lo que sucede es que la vista de mi departamento no es tan alta, vivo en el primer piso. Los chilenos no vivimos en un penthouse como este señor.

Y el reloj de oro, tampoco es tan común.
–Ni un chileno anda con un reloj de oro. Tampoco pueden recibir al hijo de Michelle Bachelet y a su nuera, o darse el lujo de no cumplir un fallo de la Corte Suprema, o gastar millones de dólares en comprar la conciencia y la dignidad de algunas personas para que dejen de funar su proyecto. ¡Que no venga a vender el cuento de “chileno y chilena, tú eres igual que yo”! Eso es una burla.

En el video, Luksic dice que si se querella contra usted y gana, él pierde. Y que si se querella y le va mal, también pierde.
–El hombre está diciendo la verdad. Está perdido por todos lados. Él mismo se reconoce como un poderoso y lo único que le faltó decir fue “soy poderoso ¿y qué?”. Luksic entiende el odio que ha generado en los chilenos y chilenas, por lo tanto sabe que está en un jaque mate.

Lo trata de “pobre diputado”, ¿se siente así?
– Si él, que debe estar bastante más cerca de Dios y de aquellos que mandan lo dice, supongo que sí, seré un pobre diputado. Pero si un simple diputado hizo que uno de los hombres más ricos rompiera el silencio que había guardado durante años y se decidiera a dar la cara… Chuta, en ese caso estoy feliz de ser un pobre diputado.

Esta pelea le está dando buena publicidad.
–Evidentemente. Y si este caballero sigue concentrándose en la premisa falsa de que este es un episodio “Rivas contra Luksic”, tendré más publicidad. Pero está equivocado, porque el conflicto aquí es “todo Chile contra Luksic”. Eso es lo que él no entiende. Yo no lo estoy insultando porque sí, sino para hacer un llamado de atención frente a los abusos que este delincuente está cometiendo, pasándose “por cierta parte” a todos los chilenos.

¿Tiene antecedentes para tratarlo de delincuente?
–Cuando digo que él es un delincuente, me refiero a que hace cosas que hoy en día no son delito, pero que en toda la sociedad chilena hay un consenso que deberían serlo. Lo que busco es generar un remezón en el país y que la gente empiece a exigir que legislemos para que aquellas cosas que no son delito, pero que la gente en su mayoría las considera como tal, las incluyamos en el Código Penal.

¿Entonces no tiene antecedentes para denunciarlo ante un tribunal?
–Así es.

¿Pero al menos le reconoce a Luksic el hecho de haber pedido perdón?
–Sí, pero le faltó ser más explícito. Yo creo que se demoraría siete horas y no siete minutos en pedir perdón a cada una de las personas que ha perjudicado. Como en Antofagasta, a la gente que le está provocando problemas de cáncer…

…Él dice que creció en Antofagasta y que tuvo sus primeros pololeos ahí.
–Una persona decía que este señor Luksic, que habla de los pololeos, se presenta como una especie de “galán regional”. ¿Por qué no se hace cargo de todo el daño que le hace a Antofagasta? ¿O a la gente de Alto Maipo?, que además de perjudicarlos, sabe que les va a dañar el ecosistema.

Luksic dice que Alto Maipo le ha afectado a su familia y le ha traído costos a él.
–Lo han puteado para arriba y para abajo, yo creo que a eso se refiere. No sé qué otro costo le podría traer a este señor Alto Maipo. Eso es victimizarse, decir “mire, yo mato a 40 personas a balazos y digo que esto me ha traído muchos costos, porque es denigrante que la policía me espose”, eso es una burla.

¿Qué le parece cuando él aclara que fue un error haber recibido a Dávalos y a Compagnon?
–Es extraño y llamativo, porque se le olvida mencionar los 6.500 millones de pesos que les prestó para comprar el terreno en Machalí. Él lo reduce a que “uy, solamente los recibí y nada más”.
¿Prestarles la plata también fue un error? Si fuéramos al hueso, y este señor tuviera que pedir perdón, tendría que hacer una mini serie de siete capítulos.

En todo caso, Luksic no inundó Santiago, ¿o sí?
–Eso es lo único que rectifico. No inundó Santiago, lo dejó sin agua.

Él dice en el video que, aunque tenga mucha influencia, es ridículo pensar que puede hacer llover en Santiago…
–Eso es relativo. Yo le aseguro que si la lluvia se transara en la bolsa, Luksic sí podría hacer llover en Santiago. Él se aferra al error conceptual y se le olvida decir que sí tiene responsabilidad en el corte de Aguas Andinas. Es dueño del 40% de las acciones de Alto Maipo y de un 49% de Aguas Andinas. ¿No se dio cuenta que talar diez mil hectáreas de árboles facilitaban la erosión de un terreno con tierra blanda, que iba a ser llevado abajo por una lluvia potente? ¿No previó que esa corriente de barro y elementos tóxicos iban a terminar llegando a las piscinas de acumulación de Aguas Andinas? ¿No se dio cuenta que iba a tener que cortar el agua? ¿No tiene plata para contratar un experto que sea capaz de prever eso? ¡Se hizo el loco!.

¿Luksic debería irse de Chile?
–No, nunca he dicho eso. Él puede seguir siendo un hijo de puta en Chile. Tuvo la posibilidad de no ser un hijo de puta, pero eligió libre y soberanamente serlo. La guinda de la torta es cuando dice “Chile lo construimos entre todos nosotros”, cuando en el concepto de “nosotros” solo caben los poderosos. Debería decir, “Chile lo construimos entre todos nosotros, los poderosos, ustedes miren cómo lo hacemos a nuestra pinta”.

¿Diputado, a quién más le hace falta echarle la foca?
–A Eliodoro Matte. Pero no voy a decir otra grosería porque los empresarios son de piel muy delicada y de oídos muy finos, parece que nunca las hubieran escuchado. Matte también debería dar explicaciones, más que las que dio por el papel confort. No me acuerdo qué tontera dijo, algo así como “mire, no quisimos provocar daños…” Estas personas deberían enfrentarse al escrutinio público y afrontar que los puteen y les echen las broncas encima.

¿Alguien más?
–Todos los políticos con financiamiento extraño. Longueira, Novoa, von Baer, Rossi, los podemos meter a todos en el mismo saco de la corrupción.

¿Qué les diría si los tuviera al frente?
–Ellos son parte del sistema que rechazo, porque son los lacayos, los empleados de los dueños de Chile. También podría incluir a Laurence Golborne y al expresidente Frei… se me habían olvidado. Esta gente no representa a los chilenos, representa a sus amos, que les financian las campañas. Representan lo peor de las prácticas del dinero respecto de lo público.

¿Se le olvida algún empresario?
–Angelini, Paulmann, Saieh…

¿Cómo habría que castigarlos?
–Con cárcel. Redefinamos el concepto de delito y delincuente, e incluyamos este estilo de crimen de los grandes empresarios. No puede ser que a estos sinvergüenzas no les podamos decir delincuentes porque la legislación actual los protege, sino que los llamemos “infractores tributarios” y paguen multas no más.