Carlos Larrain a1

El ex presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín, se ganó el masivo repudio de redes sociales por un impensado comentario que lanzó esta mañana durante una entrevista con la radio Agricultura, sobre la situación judicial y de salud que vive la machi Francisca Linconao, vinculada al asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay.

En ese sentido, el ex senador profundizó en la rebaja de cautelares que recibió Linconao ayer, y que dice relación con pasar de prisión preventiva al arresto domiciliario total. Al respecto criticó que “es tal la presión mediática sobre los tribunales que al parecer están casi fomentando la impunidad. Porque si hay antecedentes que permitían imputarla, no formalizarla, imputarla, no pueden dejarla en su casita para que siga cocinando hierbas ahí para alienar a quién sabe quién para cometer qué crimen”.

En otros pasajes de la conversación, el ex timonel de RN aseguró que “yo no digo que lo haya cometido, pero parece ser que sí tuvo que ver con la incitación al crimen, al menos eso. Y eso que el crimen de la familia Luchsinger es verdaderamente un horror. Porque incendiaron la casa sabiendo que los habitantes estaban dentro”.

“Esto debiera ser casus belli. La agricultura en Chile debiera parar un día completo para que de una vez por todas vuelva a imperar la ley en la Araucanía”, recalcó, al mismo tiempo que le lanzó un palo al Partido Comunista: “Se han quemado creo que 19 capillas, todas ellas católicas. ¿Tú te imaginas lo que habría pasado si se hubiera chamuscado, ni siquiera quemado, una oficina del Partido Comunista? Oooooh, habría sido ‘volvió Hitler’, ‘campean las camisas pardas en Chile’”.