Una de las tantas situaciones complicadas por los incendios en el Maule, es lo que se vive en el sector de Santa Olga, camino a Constitución, donde el fuego amenaza al poblado.

Ahí los vecinos han debido intentar aplacar el fuego con lo poco que tienen, para que el fuego, que está a poco metros de las viviendas, no queme sus hogares.

El aserradero del lugar, de propiedad de Celulosa Arauco y con gran cantidad de material combustible, es uno de los lugares que ha comenzado a ser afectado por el fuego, instalación a la que han ingresado los vecinos para tratar de que el siniestro no avance.

En redes sociales los usuarios que conocen el sector criticaron a la empresa forestal del grupo Angelini por no disponer de los recursos necesarios para ayudar a combatir las llamas.