Durante su participación en el programa Vértigo de Canal 13, el periodista Marcelo Arismendi se sinceró sobre su situación laboral y detalló por qué se encuentra sin contrato, pese al éxito que tuvo su programa “Espías del Amor” en Chilevisión.

Según consigna Glamorama, Arismendi manifestó que “son las cosas de la televisión. La gente cree que nosotros en la tele tenemos contratos eternos, que nunca se terminan, que estamos gozando de una vida llena de privilegios. Es cierto. Hacemos pega que nos gusta y, de pronto, muy bien remunerada. Pero también hay períodos en esta pega, en estos 18 años que he estado con altos y bajos. Y no sé por qué se me salió que en ese momento estaba en un momento de no contrato televisivo”.

Añadió que “hoy día me considero un tipo independiente que hace pegas. Pero el por qué no depende de mí, sino de esta industria, que tienen estos contratos temporales en los que tú haces un material hasta diciembre de 2016. Y enfrentas el 2017 esperando que salga tu programa al aire. Y resulta que está muy bien”.

A renglón seguido, explicó que “nosotros, los que trabajábamos en este equipo, sabíamos y teníamos la confianza que estas 20 historias iban a andar muy bien. Así que decidí esperar a ver qué pasaba. Y están pasando cosas. Así que estoy a la espera de lo que va decantando en estos tres, cuatro capítulos, que han sido súper exitosos”.

En cuanto a esta inestabilidad laboral, el ex CQC profundizó en que “es la etapa más difícil de este cuento. A los que nos gusta y nos apasiona más la tele, poder conseguir una estabilidad, cuesta mucho. En esta área, es bastante poco, especialmente los que estamos detrás de cámara. Significa que es poco habitual que nos encontremos con un compañero de labores en harto tiempo, y de un día para otro, pum, no está. En la tele, todos tenemos fecha de vencimiento, igual que el yogurt”.

Por su parte, Arismendi indicó que “yo creo que es una situación de manejo del ejecutivo. Yo a Chilevisión lo adoro. Es el canal donde he pasado más años. Considero que es una situación que se da de acuerdo a los manejos de cada canal. No me considero una víctima ni nada por esto. Gracias a esto, se me han abierto muchas posibilidades. Entonces, logré reinventarme. Enero y febrero con muchas cosas. Por lo tanto, es una situación de la industria actual”.

Recalcó además que “hoy día para nadie es un misterio que tenemos que compartir las lucas de los auspiciadores con internet, con revistas, con portales. Por lo tanto, las lucas bajaron y eso ha hecho más inestable nuestro trabajo. Considero que es una cosa circunstancial. Es como mala cuea, en buen chileno. Justo el programa se grabó en diciembre y después el canal decidió qué iba a pasar con esta cuestión al aire. Es una cosa difícil para todos los canales. Salvo para uno. Fue una cosa muy circunstancial”.