El ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, anunció hoy la creación de un Comando Estratégico Nacional de Lucha contra el Contrabando en la frontera con Chile, un esfuerzo en el que el Ejército apoyará a la Aduana Nacional.

“Hay una reorganización de las actividades militares en apoyo a la Aduana que en pocos días se va a informar”, dijo el ministro en una entrevista con el canal de televisión estatal Bolivia TV.

Según Ferreira, la iniciativa busca mejorar la lucha contra el contrabando en “un territorio que se ha convertido, de tiempo a esta parte, en una zona peligrosa porque hay una red que cuenta con recursos tecnológicos, celulares digitales, satelitales, drones e informantes inclusive”.

El ministro adelantó que el nuevo comando podría bloquear o dinamitar pasos fronterizos ilegales.

Ferriera opinó que el contrabando “se está convirtiendo en una amenaza a la seguridad del Estado” y supone “un gran daño a la economía de nuestro país”.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, dijo hoy que la economía boliviana pierde 1.900 millones de dólares de producción nacional debido al contrabando y que 70 % de las mercancías de este tipo proceden de Chile.

Según el diario La Razón, Morales cuestionó comprar productos de ciertos países “si sabemos que algunos nos agreden económicamente”, en alusión a Chile y llamó a consumir productos bolivianos.

“Ellos, inundándonos con contrabando, quieren destrozar nuestra economía”, dijo poco antes el mandatario.

La supuesta tolerancia de las autoridades chilenas con el contrabando y la detención por parte de carabineros de nueve ciudadano bolivianos -que permanecen detenidos en Chile desde el 19 de marzo- en lo que según Bolivia era una operación contra el contrabando en territorio propio es la última fuente de controversia entre los dos países.

El martes, Bolivia anunció la movilización de tropas en la frontera con Chile, supuestamente en el marco de una reorganización de la lucha contra el contrabando. Chile catalogó esta decisión como “delicada”.