Un extraño hecho delincuencial se informó este martes luego que se diera a conocer el robo de más de 4.500 entradas para la Fiesta Chilena que se realiza en el Estadio Nacional.

La situación se dio en el municipio de Ñuñoa y fue comunicado por el alcalde de la comuna Andrés Zarhi, quien hizo una advertencia.

El edil manifestó a través de Twitter que “comprar y vender las entradas está penado por ley”.

De acuerdo a lo consignado por Cooperativa, fue un grupo de desconocidos quienes ingresaron al Departamento de Organismos Comunitarios, ubicada en la calle Brown Norte.

El mismo medio señaló que en el hecho, además de las entradas también fueron sustraídos 500 mil pesos en efectivo.

En el municipio pidieron no adquirir los tickets, haciendo “un llamado explícito a no comprarlas, pues estas tienen un folio que será comprobado a la hora de ingresar al Estadio Nacional”.

Al mismo tiempo agregaron que “este tipo de hechos que ya se habían suscitado en años anteriores”, por lo que “se decidió foliar las invitaciones e incluir una tinta indeleble para que tampoco fueran falsificadas”.