El ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, quien fue invitado como “facilitador” del nuevo intento de diálogo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela afirmó hoy que su país no quiere un “diálogo simbólico” en Venezuela porque sería “inútil”.

“Lo que Chile no quisiera es simplemente participar en un proceso que sea simbólico y que no tenga efectos reales para una salida democrática para el restablecimiento del orden constitucional democrático quebrantado en Venezuela”, añadió el jefe de la diplomacia chilena que se encuentra en Nueva York.

En declaraciones a los periodistas que difunde la cancillería chilena, Muñoz advirtió que un diálogo de ese tenor sería “inútil”, y que por lo tanto, para tener resultados concretos “hay que tener una agenda acordada entre las partes y esperamos que eso se produzca”.

Heraldo Muñoz fue invitado como “facilitador” del nuevo intento de diálogo entre el Gobierno y la oposición de Venezuela, junto a sus homólogos de México, Paraguay, Bolivia y Nicaragua y República Dominicana, país anfitrión de la negociación.

La oposición venezolana, reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), anunció este jueves en Caracas que no continuarán con la “fase exploratoria” del diálogo hasta sean removidos los obstáculos que, a su juicio, ha puesto el Gobierno.

El ministro chileno añadió que la preocupación del momento es que esta reunión no haya podido realizarse como estaba presupuestada “aunque entendemos que tiene como fundamento el que se quiera un diálogo concreto con condiciones mínimas que permitan asegurar un buen resultado”.

“Yo creo que al final de cuentas no habrá acuerdo sin que los propios venezolanos definan cuál es el futuro que quieren, los países acompañantes o facilitadores o el propio anfitrión pueden hacer mucho pero al final la decisión es de los propios venezolanos”, concluyó el canciller chileno.