El capitán de La Roja  y arquero de la selección, Claudio Bravo, ha cosechado una gran cantidad de elogios tras su tremenda actuación en la clasificación del Manchester City  a cuartos de final de la Copa de la Liga.

El primero en alabarlo fue el entrenador, Pep Guardiola,  luego la prensa británica y también se sumó su compañero Ilkay Gundogan, quien le bautizó como “el asesino de penales”.

“¡Pienso que es un asesino de penales! Ya lo había demostrado con Chile. Estamos muy contento de tenerlo. Definitivamente fue el hombre de la cancha”, dijo el seleccionado alemán.

Gundogan también destacó sobre Bravo que “estuvo genial en los mano a mano que salvó. Fue brillante. En la semana, en el entrenamiento, ya había salvado varios goles”.

Además, el jugador sostuvo que  Bravo mostró un gran nivel, pese a que esta temporada suma pocos minutos en la cancha.  “Cuando no juegas todas las semanas es difícil. Si es complicado para nosotros, lo es mucho más para los arqueros. Cuando no tienes ese ritmo, es un desafío, sobre todo si juegas 120 minutos. Debes estar 100% concentrado”, concluyó.