“¿Dónde está ese oráculo que es la CEP?” decía anoche en tono inquisitivo Beatriz Sánchez, en medio de una lluvia de críticas por la gran diferencia entre los pronósticos de las encuestas y los resultados del Frente Amplio, el conglomerado ganador de estas elecciones.

En el comando de Sebastián Piñera también cuestionaron al Centro de Estudios Públicos, ya que la encuesta que nunca había errado en sus proyecciones, se tornó falible con el debut del voto voluntario en la carrera presidencial y lo peor para el candidato de Chile Vamos, es que todos los cálculos triunfalistas se sustentaban en aquellos números que no tuvieron un correlato con la realidad.

Ante este huracán de posiciones en contra, el CEP intentó explicar qué ocurrió este domingo a través de un comunicado de prensa.

El texto parte reconociendo que “La encuesta del CEP ha sido objeto de críticas. La principal de ellas ha sido que sobreestimó la votación de Sebastián Piñera y subestimó las de Beatriz Sánchez y de José Antonio Kast”.

A continuación señalan que “Obviamente, entendemos que ello produce reparos en los afectados, quienes sienten que se ha cometido una injusticia con ellos”, ante lo cual exponen los siguientes ocho puntos para intentar defenderse:

1. La encuesta es una “fotografía del momento”. La última encuesta se realizó entre el 22 de septiembre y el 16 de octubre de 2017, es decir, el trabajo de campo terminó un mes antes de la elección. Por lo tanto, no alcanzó a capturar la parte más intensa de la campaña que incluyó la franja televisiva.

2. En ese lapso, en un escenario político líquido, las preferencias de los votantes pueden haber cambiado. La campaña pudo haber influido en los votantes y haber modificado las proporciones. La propia encuesta CEP muestra que la “carga” política o ideológica de los votantes es débil y, por tanto, hay espacio para que fluyan los votos entre distintos sectores con mucha más facilidad que en momentos donde las identificaciones políticas son mucho más fuertes.

3. El orden obtenido por los candidatos principales fue acertado. A grandes rasgos, entonces, la encuesta estuvo en línea con el desarrollo político que intentó capturar. Esto es distinto a lo que pasó con las encuestas en el resto del mundo, pues éstas erraron en el orden, es decir, dieron por ganador permanecer en el caso del Brexit, o que ganaba el Si en el caso la consulta en Colombia.

4. Sostener que las diferencias entre las votaciones efectivas y las proporciones informadas por la encuesta CEP obedecen a una particular intencionalidad desconoce la transparencia con la que ésta se lleva a cabo y los controles que se aplican en su elaboración.

5. Cabe también explicar la metodología de la CEP. Para la selección de la muestra se establecen estratos por regiones y zonas (urbana y rural). En cada uno de ellos se sortean aleatoriamente manzanas en proporción a la población que existe en cada uno de esos estratos. La selección de esas manzanas la realiza una organización externa al CEP. Luego, en cada una de esas manzanas se seleccionan hogares y al interior de cada uno de ellos personas y se les aplica el cuestionario. Este trabajo en terreno es elaborado por otra organización externa y entrega una base de datos cuya calidad es chequeada por la primera de estas organizaciones. También supervisa que el trabajo en terreno se haya hecho correctamente. Los resultados son dados a conocer apenas se recibe y se procesa esa base de datos. Pocos días después se sube la base de datos a la que pueden acceder todas las personas e instituciones que quieran.

6. Todas las encuestas utilizan los mismos marcos muestrales (mapas del pre-censo 2016 y proyecciones de población del INE). Es posible que existan problemas en esta área y no podremos saberlo mientras no se publiquen los datos del último Censo.

7. La mayor parte de la evidencia en esta materia sugiere que los resultados de las encuestas no son determinantes en los comportamientos electorales de los votantes. Por tanto, atribuirle a una encuesta específica capacidad de moldear los resultados de una elección es un error importante.

8. Con todo, tenemos claro que hay que hacer una revisión profunda de las encuestas para descubrir por qué pueden no estar captando adecuadamente lo que están opinando las personas en materia política.