A través de una declaración pública, el matinal de TVN Muy Buenos Días, respondió a los duros dichos del diputado Fernando Meza.

El parlamentario radical se desató este miércoles en el Congreso, exigiendo un listado de nombres y sueldos de quienes trabajan en la estación estatal, a raíz de las críticas que el espacio mañanero emitió por la moción que busca que los parlamentarios lleguen más tarde el 2 de enero.

Meza habló en el hemiciclo de “la ignorancia supina en la que caen algunos comentaristas, pseudo periodistas o pseudo opinólogos en distintos medios de comunicación, particularmente en TVN, Televisión Nacional de Chile. Hablando con un ignorancia tremenda sobre la labor parlamentaria y desprestigiando las instituciones a diestra y siniestra”.

El diputado del PRSD añadió que “Esta mañana hemos sido objeto de un escarnio tremendo, abusando de las cámaras y los micrófonos, señalando que nosotros nos fijamos el sueldo, que nosotros no ponemos ciertas prebendas de garantía, diciendo que ganamos más de 10 millones de pesos cada uno, mintiendo descaradamente. Yo no sé si podemos pedir que TVN nos envíe la nómina de esas personas, el horario que trabajan, el sueldo que perciben, porque nosotros tenemos todo absolutamente claro, señor presidente”.

Ante esta situación la editora periodística del matinal, Paula Ovalle, emitió una aclaración pública donde señala que “El matinal Muy Buenos Días y TVN consideran que no existen temas vetados, aunque se traten de informaciones que involucren a algún poder del Estado”.

A continuación señala, según consigna SoyChile, que “la libertad de expresión es propia de todos los medios de comunicación, independiente de si son públicos o privados”.

Ovalle agrega que “El diputado Meza en su queja hace énfasis en una información que nuestro programa nunca entregó. Señala que nuestros panelistas informaron que los integrantes de la Cámara de Diputados percibían un sueldo de $10 millones de pesos, por trabajar 2 horas diarias. Dicha información jamás fue entregada por nuestro panel. De esta manera, lo que el diputado califica como una “mentira descarada”, es una aseveración de la cual no podemos hacernos cargo”.

En el punto final la editora señala que “como espacio televisivo de conversación, nuestra intención es tomar los temas de interés y contribuir a la discusión pública”.