El cardenal Jorge Medina envió una carta a El Mercurio en la que felicita al Presidente, Sebastián Piñera, por el nuevo protocolo del Ministerio de Salud que dice relación con promover la objeción de conciencia en el proyecto de aborto en tres causales.

“El nuevo reglamento, publicado por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera, sobre la ‘ley’ de aborto en tres casos, me parece un acto que merece mucho respeto e incluso sinceras felicitaciones”, aseguró de entrada el religioso.

Añadió que el proyecto del anterior gobierno es “una legislación que contradice la Ley de Dios y que -por lo tanto- carece de legitimidad y no obliga en conciencia a quienes creemos en el Derecho Natural y en la vigencia universal del mandamiento de ‘no matar’, referido a seres inocentes”.

Añadió que “es muy oportuno recordarlo en Semana Santa, cuando los cristianos conmemoramos la muerte de Jesús, decretada por un funcionario que reconoció la inocencia del Salvador y, no obstante, consintió en su condena a muerte para complacer a una chusma vociferante que amenazaba su ‘carrera’ política de cortesano del Imperio Romano”.

La ‘objeción de conciencia’ es un derecho inalienable, sobre todo cuando se ejercita en defensa de la vida que constituye el primero y el más fundamental de los atributos de la persona humana. Pertenece a las personas y también a las instituciones, cosa que desconocía el texto aprobado en las postrimerías del gobierno de la señora Bachelet. Y de nada vale presentar, como justificación del aborto, un pretendido ‘derecho de la mujer’, ya que los derechos legítimos que posee una persona no pueden justificar acciones que son un atropello y desconocimiento de los que posee otro ser humano, por añadidura inerme e inocente'”, sentenció.