Pancho Reyes conversa con los amigos de Pousta sobre el momento del Oscar de “Una mujer fantástica”. Pero también lo hace respecto de la coyuntura.

Entonces le preguntan sobre Ezzati y sus dichos acerca del cambio de sexo registral en menores trans. Y, por supuesto, también con relación al surgimiento de personajes políticos del tinte de Kast. José Antonio.

Del primero, aun cuando afirma que responder a su “no porque yo a un gato le pongo nombre de perro, comienza a ser perro”, sería rebajar el debate a ese nivel y que, por lo tanto, se queda con la contestación de Daniela Vega, el actor dirá que: “Me parece importante que se vayan sincerando los pensamientos y las posiciones. Si estos temas hacen que personas como Ezzati sinceren sus posiciones es positivo. Pero Ezzati sin duda es una desgracia para Chile, para la iglesia chilena también, porque es una persona poco evolucionada. Sus dichos son muy violentos, si yo le respondiera en su lenguaje, si me pusiera al nivel de su violencia básica tendría que decirle que un pedófilo no deja de llamarse pedófilo por ser cura, pero no sirve para nada porque no me voy a poner a ese nivel. Por eso lo que le dijo Daniela me parece atractivo, que fue ven a conversar conmigo, a ver si te atreves, que es tender un puente, pero también un poco desafiante, y se entiende”.

De Kast, en tanto, responderá que “me parece que la evolución es imparable, y hay gente a la que cuando le mueven lo que considera correcto o estable, aunque eso no exista, porque la naturaleza es móvil, va a reaccionar con sus herramientas. Si yo soy rígido, facho o izquierdista, es porque no tengo herramientas para surfear y ser flexible. Los movimientos evolutivos van a generar estas apariciones de Kast, Ezzati, es parte de”.

Como para cerrar el tema, Francisco Reyes sostenerá que “si uno quiere cueca hay que bailarla. Y la inteligencia para bailarla es no responderle a Ezzati con sus mismas bajezas, o no responderle a Kast con la violencia que pregona. No caer en su provocación, porque el es un provocador, y si caes en su juego le das la razón, le das poder. Él viene de un mundo de provocadores, instigadores, de los que pusieron a Pinochet en el poder justamente a través de la violencia, la instigación y la provocación”.