La jueza de Mayor Riesgo A, Claudetee Domínguez, decretó hoy la extinción de la persecución penal contra el exdictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt en la masacre Dos Erres, donde estaba acusado de genocidio y delitos de lesa humanidad por la muerte de más de 200 personas.

Esta decisión se produce después de que el exjefe de facto falleciera el pasado 1 de abril.

La masacre en la localidad de Dos Erres, en el departamento norteño de Petén, fue ejecutada por militares y kaibiles, grupo de elite de las Fuerzas Armadas de Guatemala, durante el Gobierno del exdictador Ríos Montt (1982-1983) y en el contexto del conflicto armado que sufrió Guatemala entre 1960 y 1996.

Durante la masacre, perpetrada entre el 6 y 8 de diciembre de 1982, los kaibiles ejecutaron actos de suma crueldad contra la población, perpetraron violaciones, usaron la tortura para sus interrogatorios y se valieron de armas de fuego, granadas y objetos contundentes para asesinar a los campesinos.

La matanza de Dos Erres es una de las 669 que quedaron documentadas en el informe “Memorias del Silencio”, que elaboró la Comisión del Esclarecimiento Histórico y que se dio a conocer en 1999.

El conflicto armado que desangró Guatemala entre 1960 y 1996 dejó 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, y más de un millón de desplazados internos.

En la vista judicial de este miércoles, decenas de familiares de las víctimas asistieron con carteles con la imagen de Ríos Montt para recordar que murió “procesado” por esta masacre, y lamentaron el retardo de los procesos judiciales.

De hecho, en una conferencia de prensa celebrada a primera hora de la mañana, las víctimas criticaron que el sistema de Justicia haya sido “cómplice del litigio malicioso y discriminador” al facilitar “el uso y abuso” de los recursos de amparo, que retrasaron el proceso.