Varios diputados opositores venezolanos, así como representantes de la prensa, fueron agredidos hoy por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), encargados de custodiar el acceso a la sede del Legislativo, informó la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).

Los legisladores Jony Rahal y Winston Flores sufrieron golpes y empujones en una refriega con las fuerzas del orden por la negativa de estas de permitir el acceso de la prensa a la sede legislativa, señaló el Parlamento, controlado por la oposición, en su cuenta de Twitter.

“Nuevamente la dictadura arremete contra los diputados y también contra los medios de comunicación, a la dictadura hay que afrontarla sin miedo”, dijo por su parte Rahal.

Los opositores señalaron al coronel de la GNB, Bladimir Lugo, como responsable de los sucesos violentos en los que también resultó afectado el camarógrafo José Rivas, del canal privado Venevisión.

Rivas “sufrió traumatismo costal y traumatismo periorbitario izquierdo”, mientras que su equipo de trabajo fue destruido, señaló el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela (SNTP) en su cuenta de Twitter.

Fue la sexta ocasión este mayo en que la GNB niega la cobertura de los medios dentro del palacio legislativo, añadió la SNTP más tarde.

Rahal y Flores forman parte de los 112 diputados con los que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se aseguró el control del Parlamento en las pasadas elecciones legislativas de Venezuela, que le dio a la oposición la mayoría por primera vez en 19 años.

No es la primera vez que se señala a la GNB de agredir a diputados y a reporteros en la entrada y en el interior de la sede del Legislativo.

En junio del año pasado el coronel Lugo empujó al entonces presidente del Parlamento Julio Borges en el Palacio Legislativo.

Semanas después varias decenas de hombres y mujeres, algunos de ellos encapuchados, que se identificaron como afectos al Gobierno, ingresaron de forma violenta al Palacio Legislativo y golpearon y robaron a diputados, camarógrafos y periodistas y los obligaron a permanecer dentro del sitio durante horas sin que la GNB los reprimiera.