El director ejecutivo de América Solidaria, Benito Baranda, se refirió a la histórica renuncia de los obispos que viajaron a Roma para hablar con el Papa sobre los abusos sexuales ocurridos en Chile y el rol de encubridor de Juan Barros.

En conversación con Tele13 Radio, sostuvo que poner estos cargos a disposición “es lo que yo creo que se debió haber hecho, todos están involucrados”.

Sobre el supuesto arrepentimiento de dichos religiosos, Baranda es claro en señalar que “no se les nota en la cara…hay un porcentaje importante de ellos que no tiene consciencia del daño provocado, no tienen consciencia de que ellos también han sido cómplices de este daño, salvo algunas excepciones dentro de los obispos”.

Al ser consultado por esta destrucción de documentos que mencionó el Papa Francisco, disparó que eso “ya es para sacar a las personas que trabajan en archivo, puesto que afirma que “no es posible confiar, después de esto, en una justicia eclesiástica cuando denuncias un abuso, porque todavía están las personas que recibieron esas órdenes y en consciencia no se opusieron a esa orden”.

“Ahora viene un período que va a ser muy duro para ellos y para algunos que, a lo mejor, no van a ser confirmados como obispos, donde se va a hablar más frecuentemente de delitos”, sentenció.