¿Cómo es que regalas collares Swarovski a las niñitas en el cierre del taller Niñas Empoderadas, en medio de todos los cuestionamientos a tu gestión?

Porque las mujeres somos medias busquillas y buenas administradoras. Cuando asumí como Alcaldesa regalaban esas maderas típicas y raras que uno no sabría dónde guardarlas, nada especial, salvo por la poca gracia que tienen y su nulo significado. ¿Sabes cuánto costaban? Entre 38 a 45 mil pesos. ¿Sabes cuánto vale este collar? Sale 12 mil pesos y fracción. No hay comparación; este es un regalo que además es algo delicado, cuidado y que representa la fuerza de la mujer del Maipú que renace. Si te fijas, es un sol y yo misma lo mandé a diseñar. Claro que está el cristal Swarovski, pero créeme, este presente no vale ni menos de la mitad de lo que se gasta en un pedazo de palo que no tiene ni un significado. Vieras las caras de las mujeres y niñas que los reciben. En resumen, se trata de saber usar los recursos y buscar lo indicado. Es como lo que hicimos con los uniformes de las funcionarias con los que también he innovado ahí, además ahorrando.

Tienes una comisión de vestuario…
Hago propuestas, sí, pero obviamente hago participar a quiénes los van a usar. Tenemos uniformes desde el año pasado y créeme que están todas felices; se ven todas regias con un vestido maravilloso y un abrigo, atuendo que se complementará con la llegada de otro esta semana. Es súper corporativo, muy femenino y tiene la gracia de quedarle bien tanto a la mujer que es talla 38 como a la que es talla 50.

Te recuerdo asumiendo, con ese traje blanco que usaste, haciendo cientos de selfies e interrumpiendo tus apariciones para ir a amamantar a tu hijo que estaba súper chico…
Romeo siempre anda conmigo: piensa que sólo tiene dos años.

¿No tienes quién te pueda ayudar a cuidarlo?
No en mi casa, pero en la alcaldía con plata de mi bolsillo le pago a una señora que me ayuda a verlo.

¿Sigues sin una persona que te ayude en la casa?
No tengo nana… Mira mis manos… Me siguen delatando.

¿Por qué no tienes ayuda?
Es que es complicado porque yo soy una persona con mucha exposición pública y me cuesta encontrar gente… Yo me he decepcionado mucho de la gente en la política. Y claro, uno puede entender, de alguna manera, los ataques de los adversarios, pero lo que me ha desilusionado mucho, mucho, son los ataques de gente que creí cercana. Me he dado cuenta, muy a mi pesar, que el ser humano saca lo peor de sí con la ambición, con el poder, con las lucas. Imagínate que yo que soy la Alcaldesa, la autoridad máxima de una comuna como Maipú, y vivo mi vida igual que siempre, con las mismas cosas, pero hay gente a las que les hace muy mal el poder, yo de verdad te lo digo… Vieras cómo la gente pisa el palito, como caen en la tontera… Es muy, muy triste.

El fuego amigo…
Es el que más duele y el más peligroso porque te hace sentir vulnerable. Me han pasado tantas cosas que hoy yo no podría meter las manos al fuego por nadie… Pero yo creo en la resiliencia: mientras más cosas adversas me pasan, yo me fortalezco más y eso le llama mucho la atención a la gente más cercana de mi equipo, porque yo les tengo que entregar energía a ellos, en vez de ellos entregármela a mí. Hay varones que me dicen que yo actúo con más cerebro masculino que femenino, porque lo primero que hacen las mujeres es ponerse a llorar ante situaciones adversas, mientras que yo me fortalezco no sé cómo, pero lo hago. Creo que es un mecanismo de defensa que he adquirido a lo largo de mi vida; piensa que yo vengo de otro medio hostil como lo es la televisión, pero créeme: la tele es un chiste comparado con esto…

¿Hoy el mundo de la tele te parece una taza de leche?
Es que es nada comparado a esto; en la tele es el ego que se traduce en el codazo por tener más pantalla pero acá no po´, acá se ve lo peor del ser humano… Cuesta pisar tierra firme, cuesta confiar.

Despidos y odiosidades

Estás en medio de acusaciones de despidos injustificados y 317 demandas que te podrían costar cerca de 20 mil millones de pesos en indemnizaciones…
Eso habría que aclararlo y me gustaría que vieras el video que publiqué, en el cual por la transparencia que caracteriza mi gestión, expliqué este asunto. En 2012, la administración dejó 9 mil millones en sueldos y honorarios. Luego, cuando asume el alcalde que me antecede, esta cifra sube 3 mil millones de pesos más. Ya vamos en 12 mil millones. El 2013 sube 4 mil millones más, en 2015, 4 mil millones más y termina en casi 24 mil millones de pesos. Cuando yo asumí el el 6 de diciembre de 2016, me encontré con esta cantidad de plata gastándose en contrataciones de operadores políticos y de funcionarios fantasmas. Esta lucha es súper dura, hay gente que lo hace muy bien entre ellos y quizás siempre va haber algún margen menor de gente que pudiera verse perjudicada, pero lo cierto es que estamos hablando de miles de millones de pesos que han subido sostenidamente y si seguimos en esa lógica yo hoy, proporcionalmente debería tener en vez de 23 o 24 mil millones, 27 mil o 28 mil… No corresponde.

¿Entonces?
Lo primero es dejar súper claro que los despidos en ningún caso son antojadizos y que para esta Alcaldesa lo más importante es lo social, es la atención a los vecinos… Por lo mismo, si hay un funcionario que no tiene verdadera vocación de servicio público definitivamente no puede seguir trabajando conmigo. Luego, hay un tema de fondo y de forma, que se resume a que en concreto no se puede y no da. En ese video del que te hago referencia les pregunto a los concejales dónde están los defensores del patrimonio municipal, les pregunto si acaso conocían esta situación y ninguno respondió; todos se quedaron callados. Y, claro, guardan silencio ante las evidencias pero pucha que son buenos para decir “ay los despidos y los derechos”… Yo valoro mucho al funcionario municipal y lo he demostrado con capacitaciones y ceremonias de reconocimiento, entre otras gestiones. En Maipú luchamos por sus derechos, pero aquí hay gente que entró al municipio y que está haciendo otros trabajos lejos de lo social y peor, centrado en lo político…

Pero en rigor los despidos te pueden salir 20 mil millones de pesos…
Eso es una exageración y está distorsionado también. La realidad es que la he planteado y por otro lado están los juicios. Quiero decir que todas estas son decisiones que he tomado y he enfrentado responsablemente… Cuando tú tienes un correcto funcionamiento en un engranaje tan complejo como es un municipio y te das cuenta que hay una manzana que está echando a perder a las demás y que eso repercute directamente en la vida de los vecinos porque no pueden salir proyectos que los benefician directamente, eso tiene que sancionarse. Te contara, a mí me entrampan los papeles y actúan mal: sin ir más lejos se han perdido cosas valiosas de muchos millones de pesos, y eso no lo puedo permitir. Estoy cumpliendo y cumpliré mi rol.

Renunció tu director jurídico…
En cuanto a mi director jurídico, al día de hoy no ha renunciado y en eso es importante señalar que soy una Alcaldesa muy pública y es por eso que se dicen tantas cosas, las que muchas veces no son ciertas o se distorsionan, asunto que no sucede en otras comunas donde nadie habla del equipo de sus alcaldes, porque no son tan mediáticos como yo.

No le vengan con cuentos

Sigamos con Romeo en la alcaldía… Salió en la prensa que presentaron una queja porque le celebraste el cumpleaños en la municipalidad.
Eso es falso, incluso han mencionado una queja de Contraloria… A ver… Romeo es parte de la casa; él llegó conmigo cuando apenas tenía cuatro meses. Yo no tuve ni pre ni post natal, yo hice campaña con panza. El año pasado para su primer cumpleaños yo les regalé churros y chocolate caliente, de mi bolsillo lógicamente, a todos quienes trabajan cerca de mí. Este año hice lo mismo y en la misma alcaldía hicieron una vaca entre todos para comprarle una torta linda y cantarle el cumpleaños feliz. Aquí no hay ni un peso, ni un recurso municipal en juego; se trata de un niño que está de cumpleaños al cual la persona que quiso fue a saludar. Todo esto es tan odioso…

¿Y dónde está Romeo mientras trabajas?
En mi oficina… Es que tengo la oficina dividida…

¿Y en el día a día te da más tranquilidad o a veces te quieres morir?
Me da tranquilidad porque tenerlo lejos me tendría preocupada, pegada al teléfono. En cambio aquí no sólo me siento tranquila, sino que disfruto el apego.

Con tu primer hijo fuiste madre soltera y te costó ene…
También fue una maternidad muy aperrada y es que independiente de las condiciones económicas o laborales, yo me considero una súper mamá. Yo creo que todas las mujeres nos enfrentamos a la maternidad de distinta manera, porque somos únicas y diversas, pero en mi caso yo no me he querido perder ni un momento en la vida de mis hijos. ¿Sabes? Yo dudé hasta el último día para presentarme como candidata a alcaldesa y me acuerdo que una vez en el Core subí el ascensor y un hombre me miró y me dijo algo así como “usted no va a poder” y eso me empoderó. Muchos vieron mi maternidad como una especie de enfermedad y nada que ver. Perdona, yo sí que he enfrentado procesos más difíciles. Y así partí mi campaña y no he parado más. Debo reconocer que soy un poco trabajólica porque disfruto de mi trabajo; a mí lo que me complica es el ambiente adverso de la política, cuando es sucia…

¿Cómo definirías tú liderazgo? Porque prejuicios más o menos, te siguen trolleando por las fotos con los peluches, por los disfraces, por las princesas, por Mekano, por Robotina, por lo rosado…
Mi liderazgo es femenino 100%. Yo he sido siempre igual, siempre he sido una mujer de carácter, yo soy Aries, con los que son justos soy justa y yo voy hasta el final. Yo jamás voy a ser injusta, tampoco soy vengativa, ni rencorosa. Yo dejo que la vida fluya, que siga su curso y de verdad doy vuelta la página. Es que créeme, en esto si no das vuelta la página estás frito. Si yo tuviera que buscarle explicaciones a tanta tontera que se dice de mí, terminaría vuelta loca… A mí todos los días me llega un compilado de prensa con mis apariciones en medios y redes sociales y hay cosas que de verdad hacen mal. En mi caso he aprendido a diferenciar cuando algo viene desde la odiosidad y cuando algo es constructivo. Las descalificaciones y el odio tienen cargas que no me corresponden asumir.

Pero también se descalifica tu gestión, tu trabajo…
Mira, yo soy bien poco política, yo soy trabajadora, exigo mucho porque yo también me saco la cresta. ¿Cómo vas a pedirle cosas al resto si tú no las haces, si no das el ejemplo? Yo tengo esa formación desde que fui promotora y repartía volantes en la calle, y siempre lo hice con una sonrisa. Hacer bien mi trabajo y de buena gana me permitió ir abriendo distintas puertas y encontrar otros trabajos. Imagínate que para estar en las expos pedían modelos altas y yo, que siempre he sido chica, llegué a trabajar a la par con ellas por mi trabajo. Yo fui quebrando límites, yo soy de esa convicción, que los límites los rompe uno. Piensa que me presenté en concursos de belleza midiendo lo que mido…

Ondulación de pestañas

Cuéntame más de esta chochera tuya de Fuerza de Mujer y este taller de “Niñas empoderadas”.
¿Recuerdas lo que criticaron este programa, cómo trataron de destruirlo con lo de la princesas y hasta con lo del taller de ondulación de pestañas? ¿Te das cuenta cómo distorsionan todo? Eso te da cuenta de la maldad que hay. Lo del taller de ondulación de pestañas es un taller de emprendimiento para mujeres jefas de hogar, así como también hay otro de gasfitería. Lo de la ondulación de pestañas es un oficio que da plata ¿Sabes cuánto puede ganar una mujer ondulando pestañas considerando que cada sesión tiene un valor de 25 mil pesos? Bueno, pueden ganar fácil desde 500 mil pesos. Y las que van a domicilio hasta 800 mil o 1 millón de pesos. Entonces, ¿con qué cara juzgan y mienten atribuyendo este taller a una actividad de Niñas Empoderadas? Eso es maldad. Llevo un año seis meses en mi puesto y parece que fueran diez años.

El tema de la mujer sigue siendo tu bandera…
No sólo eso, el tema de la seguridad también; he tocado tantas puertas, he trabajado con carabineros y así he estado trabajando por construir una mejor comuna. Pero si uno no lo intenta, si tú no haces nada, las cosas no llegan solas. Y de ahí viene esta fuerza de la que hablo y con la que hago cosas, con el ímpetu que tienen todas las mujeres. Todos los días recibo historias terribles y reacciono, me la juego. Está el tema de las madres solteras, de las que se separan y quedan solas con sus niños. Bueno, en este mismo instante hay abogados en las ferias libres ofreciendo ayuda a través de Fuerza de Mujer. Yo motivo a las mujeres a que no se dejen estar, a que luchen porque es un derecho de los hijos y porque yo misma he pasado por eso. Una no tiene que consolarse y sentir que se humilla, que lo que hace es indigno. No, es justamente lo contrario: es devolverle la dignidad a nuestros hijos.

Te has declarado feminista y has recibido cantidad de críticas…
El ataque dentro del mismo género es muy fuerte, ¿pero sabes? A mí no me han contado cómo es la vida: yo me hice sola, trabajando, yo fui al consultorio con mi hijo mayor, yo sé lo que es pasar necesidades, yo sufrí violencia intrafamiliar… yo sé de lo que me hablan las mujeres más desprotegidas porque yo he vivido en carne propia humillaciones y el maltrato que implica salir adelante sola, cuando la gente te juzga… ¿Me entiendes? En mis tiempos ser madre soltera implicaba aguantar muchas cosas, pero a todo eso le he dado una vuelta desde la resiliencia y lo he materializado en acciones. Yo me tiré a la piscina.

La última vez que hablamos te declaraste feminista pero sin bigotes y quedó la escoba…
Pero qué se supone que haga si yo soy así; a mí me gusta maquillarme y verme bien. De hecho amé la agenda con espejo que me acaban de regalar las niñas del taller, la encontré práctica y linda. Pasa que algunas mujeres quieren ser como los varones para igualarse y yo creo que no necesitamos ser como ellos para empoderarnos, nosotros somos mujeres y somos diferentes. Hay como una cosa de decir que la que anda más al lote y más desarreglada es la más matea, mientras que la que anda con taco y con rouge es tonta. Yo me rebelo a eso. Son puros prejuicios. Yo ando arregladita porque yo me peino, yo me tiño el pelo sola, yo me dedico mi tiempo levantándome más temprano, yo no le quito tiempo ni a mi trabajo ni a nadie… ¿entonces por qué el prejuicio? ¿Quién decide quién es más o menos feminista? ¿Quién decide quién es más o menos mujer? ¿Quién es quién para decir cómo tenemos que ser? ¿Quién podría hacer la diferencia entre las que tienen o no hijos en circunstancias de que es una decisión personal?

El Presidente y la derecha, sin ir más lejos…
Pucha, yo no me puedo hacer cargo de las palabras de otras personas. Creo que cada mujer debe decidir en su fuero interno la vida que quiere llevar y cómo quiere ser. Por mi parte puedo contar mi historia y que se condice con esta alma de mamá que siempre quise ser y me encanta. Me gustan los niños, me gusta mi rol de mamá, pero hay mujeres que no po´, y eso es lo que he transmitido con este taller: cada una tiene que decidir el camino de su vida sin ser juzgada.

En el tema del aborto también has manifestado explícitamente tu postura…
Hay que ponerse en el lugar y en el pellejo de las mujeres que viven las tres causales, que por supuesto comparto. Además tenemos que preguntarnos cómo se educa, cómo prevenimos con una educación sexual efectiva y abarcando muchas otras materias.

Selfie con el Papa

Estuviste con el Papa en el Templo Votivo de Maipú… Como católica, ¿cómo has visto lo de los abusos y todo lo que se originó después de la visita del Papa?
Ha sido muy fuerte todo lo que ha pasado… Yo tengo mucha fe, soy muy creyente, pero creo que hay que saber diferenciar entre la institución y la espiritualidad de las personas. Al final lo que queda es la tristeza porque al final ¿qué nos queda si no se salva ni siquiera la casa de Dios? Es como lo que hablamos: la desilusión, la pérdida de la confianza…

Te dijeron que no hicieras selfies con el Papa y era que no…
Yo pregunté antes y me dijeron que no, que de ninguna manera… La cosa es que llegó el momento y dije ¡ya! Yo desafié el sistema… Es que siempre desafío el sistema, es que no sé si llamarme rebelde pero es que estaba de cajón: era súper representativo, era el encuentro con los jóvenes que son los que más se sacan selfies, los más rebeldes… Yo no lo tomé por asalto, yo tenía la cámara lista, lo saludé y le pregunté en privado y me dijo que sí. Además le di un beso también, que tampoco se hace. Lo más curioso es que cuando le pasé el teléfono a Joaquín ¡la foto salió perfecta!. Estaba con Romeo en brazos, a quien también le hizo la bendición y fue vestido con esta capita tan linda, que es la que usan los niños en Roma cuando se bautizan. A Romeo le puse este mismo traje porque era el que usó Trompito cuando lo bautizamos en Roma.

¿Lo bautizaste en Roma?
Bueno, fue porque recibimos una invitación a peregrinar con la hermana monjita de Joaquín que vive allá. Recorrimos Croacia, Bosnia, Medjugorje, que es un pueblito que vive de la religión y donde apareció Virgen… Fue así que lo bautizamos en Roma… La gente me preguntaba por las redes sociales por la ropa de Romeo con el Papa porque pensaban que había ido vestido de cuasimodista.

Niñas empoderadas

¿Qué sacaste en limpio del taller de Niñas Empoderadas?
Fueron seis meses con talleres que iban desde aprender sobre reciclaje, pasando por modelaje y el estudio del calentamiento global. Vimos la protección de las ballenas, aprendieron defensa personal, yoga, fotografía, como cuidar su piel, alimentarse sanamente… hicimos muchas cosas que yo misma me encargué de buscar procurando siempre que entendieran lo importante que es tener opinión, participar en debates… En fin, todo se trata de empoderarlas porque hay un concepto raro del empoderamiento…

¿En qué sentido?
En definitiva el empoderamiento es quererse así mismo, es estar conforme contigo misma para poder proyectarte. No tiene que ver con estar por sobre los demás, tampoco tiene que ver con mandar, con esa creencia de que al ser empoderada eres mandona… no, no es eso. Y en ese sentido es porque soy y he sido feminista, y es por eso que estoy feliz con todo lo que está pasando porque llevamos mucho tiempo calladas… y ya está bueno.

¿Es un buen momento?
¡Pero obvio! El feminismo no tiene banderas políticas sino que una única bandera de batalla por las mujeres.
Y como sacamos la voz ahora nos dicen que estamos chorizas, pero no estamos chorizas: es una lucha por igualdad no más. No es una lucha contra los hombres, aquí nadie es mejor que el otro o está por sobre el otro.

¿Establecerás en Maipú la misma ordenanza municipal que puso tu suegro Joaquín Lavín en Las Condes contra el acoso callejero?
Estoy viendo una más integral que abarque las redes sociales también porque aquí hay un tema muy potente que debe ser atacado transversalmente. Acá no es sólo la calle, es más profundo que eso: está el colegio y sin ir más lejos las redes sociales, el bullying en todas sus formas, asunto que yo también he vivido y me consta que afecta a la honra.

Las estudiantes han marchado, entre otras cosas, exigiendo una educación no sexista…
Yo pasé por la universidad y evidentemente tienen toda la razón. Quien piense lo contrario quiere tapar el sol con un dedo. Desde la educación nace el machismo que tiene que ver con la proyección profesional de las mujeres, desde la distinción entre las carreras que son de hombres y las que son de mujeres.

Yo creo que las personas que estén leyendo esta entrevista llegaron al punto en que se preguntan cómo es que, a través de los talleres de princesas y esas cosas, replicas los estereotipos de género…
¿Sabes qué? Todo es tan extremista que de verdad no lo comprendo. Yo no soy una embajadora de las princesas por así decirlo, me he disfrazado, sí, como también he hecho otras cosas. Si a las niñas les encanta el negro y son como góticas, bien por ellas. Y si hay otras hipsters o rockeras o como sean, ¡da lo mismo! ¿Qué pasa con las niñas a las que les gustan las princesas? Ellas deben elegir, de eso se trata, de que jueguen futbol, que sean lo que quieran ser. ¿Tendríamos que cerrar Disney y ponerles una multa para que no hicieran más películas? Aquí nadie se titula en la vida como princesa, esto se trata de jugar…

Pasa que esa idea de la princesa tiene que ver con hartas cosas po’ Cathy, entre ellas la idea de necesitar un príncipe azul… por lo bajo…
¡Y yo soy cero princesa! A ver, qué tipo de princesa sería yo, que trabajo desde los 15 años, que me he sacado la mugre, que fui mamá soltera, que estudié en la universidad de noche y trabajaba de día, que saqué adelante a mi hijo sola, que lamentablemente viví violencia intrafamiliar… ¡Oye la princesa especial! Fíjate que esta “princesa” jamás esperó un principe azul, de hecho ha sido independiente y no ha parado nunca, nunca de trabajar. Y cuando se casó ya tenía sus cosas, su departamento, por ejemplo. Yo creo que estoy lejos de ser una princesa, muy lejos. Y si fuera una, sería la princesa del pueblo.

¿En qué discrepas con el movimiento feminista?
En nada, sólo en la tristeza que me provoca la poca solidaridad que tenemos entre nosotras. Siento que nos debilitamos al estigmatizar las diversas formas que hay de ser mujer en circunstancias de que la lucha es una sola, independiente de si te gusta el blanco o te gusta el negro, si quieres ser madre o si no quieres serlo: somos un género y lamentablemente a veces quienes más nos hacemos daño somos nosotras mismas.