Durante la asamblea de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) celebrada el pasado martes, Lorena Díaz, Evelyn Gahona y Olga Morales, presentaron su renuncia a la dirección del colectivo.

Así lo confirmaron a The Clinic diversas fuentes ligadas a la Agrupación y presentes en la cita, quienes, además, agregaron que la renuncia de las tres mencionadas se dio en medio de un ambiente “de excesiva discusión y de gritos” en la reunión del martes, que se extendió entre las 18:30 y las 21:00 horas, aproximadamente.

Tal como consignara este medio anteriormente, Díaz, Gahona y Morales fueron quienes, el 9 de mayo pasado, denunciaron ante el juez Mario Carroza el hallazgo de casi 80 fragmentos óseos al interior de la sede de la AFDD.

Esta situación gatilló un conflicto inédito entre la directiva de la Agrupación, algunos de sus miembros, y otros familiares de víctimas de la dictadura, quienes criticaron que los restos se guardaran por tanto tiempo sin entregarlos a los organismos competentes para que fueran periciados.

La directiva de la AFDD, encabezada por Lorena Pizarro, ha sostenido que tales osamentas fueron entregadas a la Agrupación a mediados de los años 90 y que en su oportunidad fueron analizadas por el Grupo de Antropología Forense, que en aquel tiempo colaboraba en los esfuerzos por identificar los restos que habían comenzado a encontrarse y que podrían corresponder a sus familiares.

“Ellos emanan un resultado que dice que pertenecen a humanos y animales que preceden a la dictadura, y sugieren botar los restos. La AFDD no lo hace, y se encuentran después de 23 años mientras se hacía aseo en la sede. En el intertanto, nadie los halló ni conoció de su existencia, y se entregaron inmediatamente al juez Carroza”, consignó Pizarro a este medio cuando se recogió su versión.

Días más tarde, la AFDD volvió a referirse a la situación a través de un comunicado público. En esa ocasión, la directiva aludió directamente a las ahora exintegrantes de la Agrupación, cuando consignó que debido a la “inexperiencia de algunas nuevas dirigentas, quienes actuando por iniciativa propia, determinaron hacer una denuncia de esto, lo que ha generado todas las interpretaciones dadas a conocer por algunos medios de comunicación, distorsionando los hechos, causando angustia y preocupación a familiares y amigos en general”.

Horas después, y a condición de anonimato, cercanos a una de las aludidas afirmó que el párrafo que critica su inexperiencia fue agregado “a espaldas” de las tres señaladas.

La declaración de la directiva de la AFDD motivó una respuesta, también pública, de parte un grupo de familiares y activistas de derechos humanos, quienes, entre otros puntos, solicitan “la renuncia de la directiva que estuvo a cargo de la AFDD durante los 20 años anteriores, en específico a las señoras Lorena Pizarro Sierra y Alicia Juica por las responsabilidades que les competen”.

“Más penoso es que la dirigente culpe a la nueva directiva por ‘falta de experiencia’ (…) Por el contrario, debiera estar agradecida y felicitar el gesto de las dirigentes que han mostrado la sensibilidad que todos esperamos de la dirigencia de la AFDD y el coraje de presentar estas evidencias ante el magistrado”, dice en parte el comunicado.

Pericias

Según fuentes ligadas a la Agrupación, los restos óseos -cuyo destino era un misterio hasta las últimas horas– llegaron durante la tarde del miércoles al Servicio Médico Legal.

Versiones de prensa aseguran que fueron periciados previamente por el Laboratorio de Criminalística (Lacrim) de la PDI, donde se habría confirmado que algunos de los fragmentos corresponden a un ser humano.