Cae la tarde en Nueva York y de a poco comienza a llenarse el summer Stage del Central Park, espacio que hoy recibe al LAMC, el Latín Alternative Music Conference, en su versión 2018.

Con una Entrada liberada pero con una contribución voluntaria y sugerida de cinco dólares, el entorno del escenario luce cada vez más lleno. El escenario está relativamente cerca del Strawberry Fields, el pequeño parque homenaje a Lennon. Abre los fuegos Nicola cruz,  quien es recibido con respeto e interés por la gente, sobre todo al mezclar electrónica con cumbia, al final de su show.

Luego ameniza Dj Bitman desde Arica y segundos después, el norte de Chile se hace presente otra vez en el escenario del Central Park, ahora con Tomasa del Real, artista chilena de música urbana, actualmente radicada en México.

“¿Hay fans de los tatuajes aquí?”, dice el presentador. Tomasa luce los suyos orgullosa y los combina con sus llamativas y coloridas ropas, cambios de vestuario y desplante escénico.

“Soy tu bomba de Hiroshima”, rima desafiante y sensual Tomasa, desde la tarima, imponiendo con fiereza su poderoso y singular estilo. La acompañan 4 músicos, entre ellos, Ulises de los mexicanos Kinky.

Impulsada en EE.UU. por el sello nacional Récords, Tomasa es una de las primeras artistas de Iquique y de su estilo, en llegar a escenarios tan importantes y de tanto prestigio como el LAMC, en Nueva York. Todo un logro.

El público, diverso, la recibió con mucho interés esta tarde, como descubriendo a una artista revelación pero con un futuro poderoso.

Al terminar su show, Tomasa se tomó fotos con los fans y dio paso a Gabriel Garzón Montano.